Borrar
Directo El Parlamento, a favor de una tasa para acceder a espacios naturales protegidos
Butaci, en un momento del recorrido de la Classic. Arista Eventos
«Cuando ganas la Transgrancanaria no puedes diferenciar la realidad de lo soñado»

«Cuando ganas la Transgrancanaria no puedes diferenciar la realidad de lo soñado»

Carrera por montaña ·

Raúl Butaci, vencedor de la Classic, saborea su gran triunfo en la edición recientemente celebrada

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 27 de febrero 2024, 14:28

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El rumano Raúl Butaci (Cluj, 1985) todavía tiene las piernas en reposo después de convertirse en protagonista de la última edición de The North Face Transgrancanaria con su triunfo en la prueba de 126 kilómetros, con un tiempo de 13:22:32, diez minutos por encima de Miguel Heras, segundo. «Ahora toca disfrutar porque el esfuerzo ha sido enorme... Pero, ganando, se lleva de maravilla», reconoce. Figuraba entre los favoritos pero, con todo, lo de cruzar la línea de meta antes que nadie le provocó un subidón que, admite, todavía no termina de asimilar.

-¿Qué sensaciones en plena resaca de confirmar que sí, que regresó a Gran Canaria para ganar?

-El año pasado hice un cuarto puesto que me animó a volver a probar y sí, estoy muy contento. No creo que yo fuera el gran favorito para la Classic. Heras o Simón sí lo eran. Pero siempre hay sorpresitas y ahí estuve. Fue clave aprender de los errores que cometí la edición pasada y eso me hace estar muy contento. El aprendizaje de aquella experiencia es lo que me ha dado ser ahora el vencedor.

-¿A qué errores se refiere?

-En 2023 llegué sin el volumen de kilómetros que necesitaba para afrontar una carrera de esta exigencia y dificultad. Vine en plan probatura, a ver qué pasaba... Y me faltaron piernas. Ahora no fue así, me preparé muchísimo, corregí algunos aspectos de la dieta. Y también otorgo importancia a conocer el terreno. Eso me ayudó muchísimo.

-En esas más de trece horas corriendo, ¿tuvo momentos malos, fases en las que pensaba que no iba a lograrlo?

-Tuve dos momentos malos. Al inicio, nada más salir de Ayagaures, me encontré muy mal del estómago. Iba en un grupo y lo que hice fue ponerme a la cola y tratar de aguantar. Me resguardé de un desgaste mayor pensando que, luego, ya tendría tiempo para recuperar los minutos que se me podían ir. Y llegando a Fontanales mejoré mucho y me vine arriba. Me dio mucha fuerza sentir que superaba esa mala sensación. Luego, en El Garañón, saliendo de Tejeda, yendo al Roque Nublo, pensé que mi diferencia con Heras se había acabado porque me lo crucé y, psicológicamente, me afectó. Tenía 4 o 5 minutos y, de repente, ahí estaba. Pero, ya camino a Tunte, no volví a verlo y pensé que la distancia se repuso, como así fue.

-Llega a Parque Sur y cruza la meta como ganador de la Classic de la Transgrancanaria. Explique qué se siente.

-Pues es algo muy raro. Como que no te lo crees. No diferencias la realidad de lo que habías soñado. Luego sí, es muy bonito. Ves recompensados todos los esfuerzos, cada sacrificio que has hecho durante tanto tiempo... Es difícil de explicar porque ese momento es muy especial. Pero es de felicidad máxima, de satisfacción. Sientes que todo mereció la pena.

-¿Y ahora?

-Ganar la Transgrancanaria me altera un poco los planes, porque no pensaba competir en el circuito World Trade Majors y ahora me lo estoy pensando. Si lo hice en Gran Canaria lo mismo puedo repetir en otro sitio. Estoy en fase de pensarlo todo. De aquí a mayo o junio lo que haga no será muy duro. Luego, seguramente sí.

-La organización de The North Face Transgrancanaria, con Arista Eventos a la cabeza, ha sido unánimente elogiada por su competencia, esmero y labor desarrollada para alcanzar de nuevo la excelencia en la edición de 2024. ¿Comparte esta catalogación?

-Totalmente. Estuve dos semanas antes de la carrera en Gran Canaria entrenando y sentí por parte de Arista una pasión, una dedicación... Es que ponen el alma, el corazón y la vida en todo lo que hacen. Cuidan todos los detalles, hasta los más pequeños, que son los que terminan marcando la diferencia. Y ellos la han marcado en todos los sentidos. Se merecen todas las felicitaciones que reciban porque el evento ha sido insuperable. Un gran cartel de participación, una logística perfecta, un recorrido increíble, una atención a los atletas insuperable... Realmente te quedas sin palabras.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios