Borrar
Damaris Olivares, fotografiada esta semana en el gimnasio Taz Jinámar. Fotos; Cober Servicios Audiovisuales

Damaris Olivares y su evolución sideral: de un gimnasio de Gáldar a Miami

Deportes de contacto ·

La luchadora grancanaria competirá el próximo 21 de octubre en la ciudad norteamericana, donde ya se ha hecho un sitio en su disciplina

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 30 de septiembre 2023, 11:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

De Gáldar a Miami a través del muay thai, kickboxing y las MMA. Damaris Olivares (Las Palmas de Gran Canaria, 1991) volverá el próximo 21 de octubre a la ciudad norteamericana para pelear en un evento de eco internacional y en el que pretende seguir labrando su camino en el deporte de contacto.

No será la primera vez que cruza el Atlántico, pues, como significa, ya hay dos precedentes suyos y uno muy reciente, el de junio y con victoria. Ahora, y «con la máxima ambición», prepara las maletas dispuesta a seguir dejando bien alto el pabellón de la escuela grancanaria, la misma de la que ha salido a base de tenacidad, empeño y ganas de disfrutar de lo que más le gusta.

«Empecé compitiendo en en muay thai en un gimnasio de Gáldar, pero acabé en el kickboxing por recomendaciones que me hicieron, lo que motivó que acabara en el Taz Jinámar con Ney Montesdeoca. Y, a partir de ese momento, se puede decir que mi carrera comenzó a despegar», resume.

Lo cierto es que sin ganar ningún título y a base de exhibir unas condiciones privilegiadas, Damaris terminó recibiendo una oferta para unirse a la promotora Combate Global que, impresionada por su desempeño, le terminó dando una proyección más allá de Canarias y España que le ha hecho asentarse nada más y nada menos que en Miami.

«Empecé con Combate Global el año pasado. Buscaban deportistas que ofrecieran la combinación perfecta para tomar parte de eventos importantes, ya fuera con campeonatos en juego o en peleas de exhibición para coger rodaje, como la que me espera ahora. Para mí ha sido un paso muy importante por la dimensión que adquiero pudiendo estar en Estados Unidos, que ya sabemos que es el centro del mundo en muchos deportes como las MMA. De ahí la motivación con la que me estoy preparando con mis entrenadores actuales, que son José Julio Santana y Juanma Suárez y a los que agradezco de corazón el trabajo que realizan conmigo y todo lo que me enseñan y aportan. Sin ellos sería imposible», enfatiza.

Habla con argumentos porque, detrás de su entrega diaria en el gimnasio, hay una rutina de máximo sacrificio y que le obliga a una rutina medida al milímetro: Damaris ejerce de educadora social por las mañanas y, ya en turno vespertino, se mete de lleno en su rol de luchadora. Así, de lunes a viernes sin respiro, saliendo de casa antes del amanecer y llegando cuando ya es noche cerrada.

«Me siento muy orgullosa de todo lo que he podido conseguir y, también, de lo que viene en camino porque siempre he creído en mí y he tenido gente a mi alrededor que no ha parado de apoyarme. No es fácil llevar una vida tan estructurada y en la que muchas veces no puedes hacer cosas que te apetecen porque la alimentación, el descanso, el trabajo y la concentración te llevan al límite. Pero es el único camino para hacer lo que estoy haciendo», concluye.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios