Con ganas de triunfar en Hong Kong

Con 17 años apenas cumplidos, el arrecifeño Gabriel Cabrera tendrá ocasión de vivir la semana próxima días que probablemente nunca olvidará. El día 19 tendrá la suerte de representar a España, en Hong Kong, en el mundial de surf-ski, modalidad de piragüismo en aguas marinas abiertas que se prevé sea deporte de exhibición en Tokio 2020. Lo hará en clase juvenil, de la que es campeón nacional.

Gabriel será uno de los 14 competidores de España, considerando todas las categorías, siendo el único de Lanzarote. No obstante, no será el único lanzaroteño del grupo, pues la expedición contará también con José María García Riolobos, técnico con dilatada experiencia, responsable del club Marlines de Lanzarote, entidad que sirve para que casi dos decenas de jóvenes hagan piragüismo por aguas del Charco de San Ginés. Ambos saldrán el lunes con destino al continente asiático, para así poder disponer de varios días de aclimatación horaria.

El preparador confía en la capacidad de Gabriel, con muchas ganas de hacerlo bien en el mundial, pero sin lanzar las campanas. Cuando el joven dicen que «aspiro a podio», de inmediato su entrenador reclama «tener los pies en el suelo», añadiendo que la experiencia debe servir para aprender. «Cualidades tiene, sí, y muchas», relata José María de su pupilo, «pero insisto, con los pies en el suelo», a sabiendas de que de Australia, Italia, Francia, Portugal o Sudáfrica irán a Hong Kong competidores con ganas de también ser los mejores.

Para el viaje ha contado Gabriel con apoyo familiar y con el patrocinio del club, así como con respaldo de Turismo Lanzarote. y de la Federación Canaria de Piragüismo. Para tomar parte en la cita mundial, este joven deportista ha tenido que reunir sobre 4.000 euros. Parte de la suma irá para el alquiler de la embarcación, pues de casa se lleva solamente la vestimenta, con los colores nacionales, ya en su poder; y su pala, adaptada a su cuerpo.

La prueba consistirá en una ruta de un mínimo de 22 kilómetros de longitud, por unas aguas que conocerá apenas un par de fechas antes de que tenga lugar la competición. En el momento de la salida, Gabriel partirá con la intención de hacer buenos los intensos entrenamientos de los últimos meses en casa. Cada día ha estado navegando un mínimo de dos horas, en sesiones de mañana y tarde, en solitario y en compañía de otros integrantes de Marlines de Lanzarote. Será un gran colofón para un joven que con 13 años se subió a una piragua «para probar».

Con 17 años apenas cumplidos, el arrecifeño Gabriel Cabrera tendrá ocasión de vivir la semana próxima días que probablemente nunca olvidará. El día 19 tendrá la suerte de representar a España, en Hong Kong, en el mundial de surf-ski, modalidad de piragüismo en aguas marinas abiertas que se prevé sea deporte de exhibición en Tokio 2020. Lo hará en clase juvenil, de la que es campeón nacional.

Gabriel será uno de los 14 competidores de España, considerando todas las categorías, siendo el único de Lanzarote. No obstante, no será el único lanzaroteño del grupo, pues la expedición contará también con José María García Riolobos, técnico con dilatada experiencia, responsable del club Marlines de Lanzarote, entidad que sirve para que casi dos decenas de jóvenes hagan piragüismo por aguas del Charco de San Ginés. Ambos saldrán el lunes con destino al continente asiático, para así poder disponer de varios días de aclimatación horaria.

El preparador confía en la capacidad de Gabriel, con muchas ganas de hacerlo bien en el mundial, pero sin lanzar las campanas. Cuando el joven dicen que «aspiro a podio», de inmediato su entrenador reclama «tener los pies en el suelo», añadiendo que la experiencia debe servir para aprender. «Cualidades tiene, sí, y muchas», relata José María de su pupilo, «pero insisto, con los pies en el suelo», a sabiendas de que de Australia, Italia, Francia, Portugal o Sudáfrica irán a Hong Kong competidores con ganas de también ser los mejores.

Para el viaje ha contado Gabriel con apoyo familiar y con el patrocinio del club, así como con respaldo de Turismo Lanzarote. y de la Federación Canaria de Piragüismo. Para tomar parte en la cita mundial, este joven deportista ha tenido que reunir sobre 4.000 euros. Parte de la suma irá para el alquiler de la embarcación, pues de casa se lleva solamente la vestimenta, con los colores nacionales, ya en su poder; y su pala, adaptada a su cuerpo.

La prueba consistirá en una ruta de un mínimo de 22 kilómetros de longitud, por unas aguas que conocerá apenas un par de fechas antes de que tenga lugar la competición. En el momento de la salida, Gabriel partirá con la intención de hacer buenos los intensos entrenamientos de los últimos meses en casa. Cada día ha estado navegando un mínimo de dos horas, en sesiones de mañana y tarde, en solitario y en compañía de otros integrantes de Marlines de Lanzarote. Será un gran colofón para un joven que con 13 años se subió a una piragua «para probar».