Luis Enrique se baja el sueldo un 25%

El seleccionador nacional toma la iniciativa de pedir a la Federación una reducción de salario como gesto de solidaridad por las tremendas consecuencias económicas que está provocando la pandemia del coronavirus

R.C. / MADRID

Luis Enrique cobrará un 25% menos como seleccionador español, según ha avanzado el diario ‘AS’ y confirman fuentes federativas. La reducción salarial se ha producido a instancias del propio técnico asturiano, que pondrá esos emolumentos, en torno a unos 350.000 euros, a disposición de la Federación Española de Fútbol (FEF) como gesto de solidaridad por las tremendas consecuencias económicas que está provocando la pandemia del coronavirus en el mundo del balompié.

Pese a que la situación financiera de la Federación es sólida, el entrenador gijonés ha tomado la iniciativa de rebajarse el salario, que asciende a un millón y medio de euros por temporada, y así se lo ha pedido a la FEF. El ente que preside Luis Rubiales no había seguido el camino de otras federaciones que habían decidido renegociar los contratos de sus seleccionadores en un momento en el que las competiciones se hayan completamente paralizadas a causa de la epidemia del Covid-19, pero Luis Enrique ha optado por dar el paso.

El seleccionador nacional, que regresó al cargo el pasado 19 de noviembre pero que aún no ha podido dirigir de nuevo al combinado nacional debido a la suspensión de los amistosos que La Roja tenía previsto disputar en marzo como preparación para la Eurocopa, finalmente aplazada al verano de 2021 por la pandemia, ha querido dar ejemplo en un momento extremadamente complicado.

Complicidad con la sociedad y el fútbol

Luis Enrique volvió a tomar las riendas de la selección española en sustitución de Robert Moreno, quien le había suplido en marzo de 2019 por la grave enfermedad que acabó con la vida de su hija Xana, primero de forma interina y a partir de junio ya a todos los efectos. El punto de mira estaba en la Eurocopa que debía disputarse entre el 12 de junio y el 12 de julio de 2020 en doce sedes del continente. Pero aún no ha podido sentarse en el banquillo. La Federación había programado dos amistosos en marzo, frente a Alemania y Holanda, y otros dos en junio, contra Portugal y Lituania, que quedaron cancelados por a causa de la pandemia del coronavirus.

El preparador asturiano tiene contrato en vigor hasta el Mundial de Catar 2022, con un salario anual de un millón y medio de euros, pero la delicadísima situación que afronta el conjunto de la sociedad y también el mundo del deporte ha movido a un gesto de complicidad por parte del seleccionador, pese a que la Federación no se lo había pedido.

« Desgraciadamente, nos toca vivir una película de terror, pero no tengo ninguna duda de que la capacidad del ser humano de adaptarse es innegable y lo superaremos seguro por muchos problemas económicos que podamos tener. Lo único importante es la salud. No dejo de pensar en los que están sufriendo en hospitales, los que pierden seres queridos sin despedirse y los niños ingresados», dijo hace unos días el seleccionador en un encuentro digital en el que elogió el comportamiento ejemplar de la sociedad española mientras arremetía contra los políticos que «sólo piensan en sus intereses y no en el interés general».