Fútbol: UD Las Palmas

Llegó la hora de sacar los colmillos

13/10/2018

Después de los dos últimos tropiezos, la UD tiene la obligación de ser valiente y dar un paso al frente ante el Almería. Araujo se postula, salvo sorpresa, como la principal novedad en el once. La dupla con Rubén debe marcar hoy las diferencias.

Es la hora de los valientes. Tras los dos últimos tropiezos en liga, donde la UD perdió un partido y empató otro, el combinado de Manolo Jiménez debe dar un paso al frente. Es necesario. Para eso es la plantilla a batir en la categoría de plata del fútbol español. Este sábado no valdrán medias tintas. Enfrente esperan un rival de enjundia y un campo donde tan solo vencen los que lo intentan hasta sudar sangre.

Los equipos de arriba no aflojan y Las Palmas no puede hacer menos. Sin ir más lejos, el Málaga metió más presión si cabe a los isleños. Volvió a vencer en La Rosaleda y sigue contando sus partidos en casa por victorias. Es por ello que la escuadra grancanaria necesita sacar los colmillos. Mostrar sus garras, despellejar al rival y llevarse los tres puntos a la isla. No será fácil. La igualdad en Segunda División es máxima y se plasma un fin de semana tras otro. No obstante, la plantilla sabe que para lograr el ascenso hay que sumar de tres en tres y, tras ocho jornadas de exámenes y calibraciones varias, está preparada para asaltar cualquier fortaleza. Los Juegos del Mediterráneo es otra piedra de fuego en la que Jiménez se verá obligado a usar sus mejores cartas. Y una de ellas podría ser la apuesta por el factor Sergio Araujo.

El Chino está de vuelta y lo demostró en los minutos que estuvo sobre el tapete del recinto de Siete Palmas ante el Alcorcón. Su entrada en el segundo tiempo dio aire fresco a la Unión Deportiva. La calidad del argentino es innegociable y el técnico sevillano ya medita si darle la alternativa desde el inicio de la contienda. Es la mejor opción para saciar la sed de gol que está padeciendo el conjunto isleño. Con todo, Las Palmas podría juntar en la punta de ataque al pistolero Rubén Castro y a Sergio Araujo. Un dúo al que, sin duda, teme más de una de las retaguardias de la categoría. El de La Isleta y el de Neuquén formarían pareja inicial por primera vez en lo que va de competición doméstica. Y con semejante artillería en la delantera crecen las opciones de salir triunfadores de Almería. Pero Araujo y Castro no estarán solos. Por detrás habrá otros nueve guerreros.

Mantovani suplirá la baja de David García

Raúl Fernández volará con el objetivo de poner el candado a su arco. La baja de David García –por paternidad– obliga a maquillar la defensa. Su puesto lo ocupará Martín Mantovani, que acompañará a Cala en el eje de la zaga. En los costados, los «extremos» de Jiménez. Alberto De la Bella galopará por la banda izquierda y Álvaro Lemos no dejará de percutir, como acostumbra, por el carril derecho. En la sala de máquinas David Timor sacará el músculo, de Galarreta hará de brújula, Tana pondrá la magia y Maikel Mesa, la pegada. Arriba, el Chino y Rubén tendrán la escopeta cargada. No se olviden de Fidel Chaves, el extremo onubense vuelve a la que fuera su casa y esa motivación podría abrirle la puerta del once inicial.

El Almería, por su parte, peleará con todo para retener los tres puntos en Andalucía. La semana pasada cayó por la mínima ante el Córdoba en el Arcángel, pero antes de eso había sumado nueve puntos de nueve. Los rojiblancos están en mitad de tabla y sueñan con colarse en los playoffs de ascenso a final de temporada. Lejos queda ya la campaña pasada, donde estuvieron coqueteando con el descenso a Segunda División B durante toda la liga. Fran Fernández, técnico de la escuadra almeriense, le ha dado aire nuevo a un equipo que, cómo no, se encomienda a los goles de Álvaro y al poderío físico de Eteki

Con todo, y con el objetivo del ascenso entre ceja y ceja, la UD sabe de primera mano que no puede dejar que el Málaga se escape. Mientras los amarillos ponían rumbo a Almería en la guagua desde la Costa del Sol, los de Muñiz tiraban de épica para remontar el partido al Albacete. Vencer supondría colocarse a cuatro puntos del líder. Toca dar un golpe sobre la mesa.