Juan Espino, ayer, en el careo que mantuvo con el estadounidense Jeff Hughes, el rival al que se medirá esta noche en Abu Dabi. / C7

ARTES MARCIALES MIXTAS

Llegó el día para Juan Espino: nuevo pulso universal en la jaula de la UFC

La gala en la Isla de Yas de Abu Dabi arranca a las 23.00 horas y su pelea ante Hughes será la segunda de un certamen que se verá en todo el mundo

I. S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

Será hoy, a partir de las 23.00 horas (en directo por Dzan) y programada como segunda pelea del programa de una gala que tendrá audiencia planetaria. Juan Espino, El Guapo, regresa al universo de la Ultimate Fighting Championship (UFC), la mayor y más prestigiosa franquicia de artes marciales mixtas en el mundo. Después de su histórico debut triunfal en 2018 en Las Vegas, al convertirse en el primer español en ganar en la jaula exclusiva, hoy persigue subir un escalón más, para lo que necesitará imponerse al estadounidense Jeff Hughes, un conductor de camiones criado en Ohio, con larga experiencia en el gremio «e imposible, de momento, de llevar al suelo, buenas manos y grandes reflejos», según todo lo que se ha estudiado y observado de él.

El luchador grancanario lleva ya una semana en Abu Dabi, cumpliendo con los estrictos protocolos sanitarios (antes de pisar suelo oriental tuvo que hacer escala y confinamiento obligatorio en Londres) y hoy mantendrá la exigencia en las normas: hasta dos horas antes permanecerá en su hotel de concentración y el vendaje, justo cuando resten 45 minutos para su aparición.

«He venido a ganar», lleva repitiendo en los últimos días, entre las sesiones de fotos y vídeos requeridas por los medios oficiales de la UFC, el titán de Guanarteme. Lo dice con argumentos: atrás ha quedado su lesión en la mano, acumula meses de entrenamiento espartano, midiendo intensidad y esfuerzos bajo la lupa de los mejores entrenadores y sparrings, y ahora exhibe sensaciones «perfectas». Él, que conoce los límites de su cuerpo, habla con propiedad atendiendo a la evolución que ha sentido en carne propia. «Me veo mejor que nunca», pondera confiado.

El Guapo va más allá de ponerse las guantillas y alzar los brazos al cielo, también le mueve su orgullo por representar a su tierra, Canarias, y a su país, España.

Sabe que sobre su figura se van a posar millones de ojos (la UFC se sigue con devoción en los cinco continentes) y quiere estar a la altura para lucir como embajador imbatible.