Deportes

La trastienda de un gran premio de motociclismo

    Cargando reproductor ...
08/05/2018

Detrás del espectáculo en el asfalto hay un trabajo perfectamente coordinado y engrasado para minimizar riesgos. Nada está sujeto a la improvisación en estas ciudades rodantes gigantes que comienzan a montarse desde el inicio de la semana para la carrera el domingo

Pero un circuito es mucho más y CANARIAS7 tuvo la oportunidad de informar desde la trastienda de un evento mundial que necesita una planificación milimétrica y mucho trabajo detrás para que todo salga a la perfección.

Un lugar donde por encima de la velocidad está la seguridad, en la que se invierten millones de euros en elementos de la carrera que luego se trasladan a la calle para el uso cotidiano tras ser testadas al límite en la pista.

Detrás del espectáculo protagonizado por los pilotos en el asfalto, hay un trabajo perfectamente coordinado y engrasado para minimizar riesgos. Nada está sujeto a la improvisación en estas ciudades rodantes donde aproximadamente trabajan 3.500 personas, conviven decenas de camiones, que trasladan toneladas de mercancía, además de las miles de personas que ven las carreras en directo y millones a través de la televisión. Y todo ello, controlado y sin errores.

Al contrario que el ambiente festivo que se vive en las gradas, en el entorno del circuito con el desplazamiento de miles de moteros o en los ruidosos encuentros en las calles de la ciudad, el paddock cobra vida días antes y se desmonta cada domingo por la tarde sin dejar rastro.

La trastienda de un gran premio de motociclismo

El motorhome también se monta y desmonta con el latido de la carrera. De unos 200 metros cuadrados, da cobijo a técnicos, mecánicos, invitados VIP, patrocinadores y pilotos durante la carrera. Este diario vivió el gran premio español desde el flamante motorhome de Ducati con Lorenzo y Dovizioso de anfitriones. Allí mantuvieron un encuentro con los invitados y atendieron a la prensa tras la carrera. Allí, junto al resto del equipo de trabajo de la escudería italiana. Una casa rodante en la que incluso algunos pilotos utilizan para el descanso y donde ocurre todo.

Los trailers llegan al circuito a comienzos de semana con la intención de empezar el montaje del motorhome el miércoles por la mañana. Casi una jornada de trabajo se necesita para desplegar toda la logística, que se divide en dos plantas unidas por una escalera metálica exterior.

Desde muy temprano

Ya desde primera hora todo está preparado para servir desayunos, comidas, cenas y aperitivos a lo largo de los días que conforman la cobertura de la carrera. La vida en un motorhome es intensa como una carrera constante. Una logística así necesita de días de preparación y coordinación y en el caso de Jerez, porque sus dimensiones son más reducidas que las de otros circuitos, todo tiene que ser muy progresivo para que fluya bien el trabajo en el paddock. Sus exclusivos invitados pueden disfrutar de un moderno espacio con todas las comodidades y con un servicio digno de un restaurante de lujo.

El viernes por la tarde paddock, con los entrenamientos oficiales y a pocas horas de la calificación, entra en ebullición con la llegada de los aficionados y los invitados al circuito. Mientras, en los garajes y los box de los equipos se trabaja a contrarreloj para ultimar aspectos técnicos de cara a la carrera. Fuera de las entrañas de los equipos, hay un trajín de gentes de todos los lugares y equipos, ataviados con los ropajes de sus pilotos favoritos esperando que las motos comiencen a rugir.

Cargando reproductor ...
$!La trastienda de un gran premio de motociclismo
  • 1

    ¿El relevo del entrenador de la UD Las Palmas mejorará el rendimiento del equipo?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados