Kiko Narváez celebra el gol del triunfo en la final de los Juegos de Barcelona'92. / Abc

Tokio 2020 | Fútbol

Tras los pasos de la 'Quinta del Cobi'

La 'furia española' se estrenó con la plata en los Juegos de Amberes, pero luego solo subió al podio para colgarse el oro en Barcelona'92 y ser subcampeona en Sídney

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

Sin brillo y con algo de fortuna, sobre todo en el duelo de cuartos ante Costa de Marfil, la selección olímpica de fútbol ha cumplido con lo que se le exigía en estos Juegos de Tokio a un equipo que en su once tipo compite con hasta seis futbolistas que cayeron ante Italia en las semifinales de la pasada Eurocopa: Unai Simón, Pau Torres, Eric García, Pedri, Dani Olmo y Mikel Oyarzabal. Frente a Brasil, el sábado, el combinado de Luis de la Fuente puede reeditar el oro olímpico conquistado en Barcelona'92, el mayor hito del fútbol patrio junto al Mundial de Sudáfrica y los tres títulos continentales.

Con la plata o el oro de Tokio, se elevará a cuatro la cosecha de medallas españolas en el deporte rey. Desde que el fútbol se convirtió en disciplina olímpica en los Juegos de París de 1900, los españoles han obtenido dos medallas de plata y una de oro, todos en categoría masculina. No es un gran bagaje, hasta el punto de que antes de Tokio el fútbol español se situaba en el noveno puesto del palmarés olímpico, igualado con Polonia y por detrás de países como la extinta Yugoslavia, Hungría o Estados Unidos, líder gracias a su dominio insultante en el fútbol femenino.

Coincidiendo con su nacimiento, la 'furia española' se estrenó con un metal en los Juegos de Amberes de 1920. Un formato muy diferente permitió al combinado de Paco Bru, seleccionador y delegado federativo entonces, luchar por la plata frente a Países Bajos tras perder en primera ronda ante la anfitriona y superar un torneo de consolación. La victoria por 1-3 de un equipo formado por leyendas como el portero Ricardo Zamora o el delantero Rafael Moreno 'Pichichi', elevó a España hasta el segundo escalón del podio.

Tras 72 años y 15 Juegos de sequía olímpica, España se colgó el oro en Barcelona'92. La 'Quinta del Cobi', con históricos como Pep Guardiola, Luis Enrique, Kiko Narváez o Santiago Cañizares, superó en el grupo a Colombia (4-0), Egipto (2-0) y Catar (2-0), hizo lo propio en cuartos con Italia (1-0) y en semifinales ante Ghana (2-0), y se presentó en la finalísima del 8 de agosto.

El Camp Nou, presidido por los reyes de España, Juan Carlos y Sofía, y el entonces príncipe Felipe, se transformó en una fiesta española jamás vista para celebrar la remontada de la selección de Vicente Miera –aunque Javier Clemente ya había sido nombrado seleccionador y merodeaba por la concentración de Valencia– ante Polonia (3-2). Kowalczyk abrió el marcador, pero Abelardo y un doblete de Kiko sentenciaron. Lo que había comenzado con los jugadores amotinados por no alcanzar un acuerdo sobre las primas con la FEF de Ángel Villar y renunciar al final a cobrar, acabó en un jolgorio nacional.

Tras ese sonado éxito, España afrontó los Juegos de Sídney 2000 con una plantilla en la que participaron algunos de los jugadores clave en la posterior 'edad de oro', como Xavi, Puyol o Capdevila. Tras pasar segunda detrás de Chile, el equipo de Iñaki Sáez dejó por el camino a Italia y a Estados Unidos para citarse con la Camerún de Samuel Eto'o en la final. España rozó el oro con la punta de los dedos en un partido que comenzó ganando y que se acabó escapando en la tanda de penaltis (2-2 y 3-5).

Desde entonces hasta hoy, la selección española no ha vuelto a acercarse al podio olímpico, encadenando fracaso tras fracaso. No participó en Atenas 2004, ni en Pekín 2008, ni tampoco en Río 2016. Y en la última experiencia olímpica de Londres 2012 tampoco hubo suerte, pues La Roja solo logró un punto en la fase de grupos y acabó colista.