Javier Guerra / Archivo

Entrevista a Javier Guerra

«Perderme los Juegos de Río fue como caer a un pozo sin fondo»

Martín Fiz charla con su amigo... Javier Guerra, triple campeón de España de maratón y olímpico

MARTÍN FIZ

Javier Guerra Polo nació el 10 de noviembre de 1983 en Segovia. Llevaba genes de corredor. Su padre, 'Paquillo', fue un buen atleta de cross. Le tuve de compañero de equipo y de rival directo en campeonatos de España de campo a través. En 1984, cuando 'Guerrita' apenas tenía un año, Diego García y yo nos concentramos en Segovia para preparar el Europeo de Maratón que se iba a celebrar en Helsinki. Pues bien, todos los domingos 'invadíamos' la finca de sus abuelos para recuperarnos de los 30 kilómetros que recorríamos por el Puerto de Navacerrarada con una sabrosa paella que nos dejaba como nuevos. 'Guerrita', como le llamo familiarmente, correteaba queriendo imitar a su padre, pero nunca hubiera imaginado que llegaría a ser uno de los mejores atletas en campo a través, el mejor maratoniano del momento y ¡¡olímpico!!

-¡Cuánto tiempo! ¡Qué recuerdos! Esos domingos en Segovia, esas paellas...

Que quienes luego serían mis referentes deportivos fueran amigos de mi padre, que hubieran estado comiendo con mi familia... Aquellos veranos en la finca de mis abuelos marcaron mi infancia. Siempre estarán presentes.

-2020. Maratón de Sevilla. Tus 2:07:27 me han relegado unos pisos más abajo. ¿Te imaginabas un registro tan impresionante? ¿Ese día fuiste a por el récord de Julio Rey (2:06:55) o tu objetivo era asegurarte una de las tres plazas que te llevaran a los Juegos?

Sabía que estaba en un gran estado de forma por todos los entrenamientos previos que había realizado. De hecho contraté una liebre personal porque la organización no me garantizaba.Propuse un ritmo de 3'01'' para intentar finalizar en 2h 07'30« y ahí estuve.Aunque si te soy sincero, hubo momentos en los que veía que podía conseguirlo. Pero había mucho en juego: un título, un récord, los Juegos, y Hamid estaba ahí. Este hecho hizo que a partir del kilómetro treinta y cinco nos vigiláramos y el ritmo de carrera decreció considerablemente.Entonces tuve que cambiar la táctica, me decanté por intentar lograr el campeonato. A nivel físico y mental fue una carrera durísima, date cuenta de que a falta de 700 metros íbamos juntos y nunca cedí en mi empeño. Pude ganar y marcar mi mejor registro, 2:07:2.

-¡ Dios mío! Ese duelo que describes me trae unos recuerdos... Abel Antón y yo en el Mundial de Atenas de 1997. Allí se demostró que hasta el rabo todo es toro. ¿Sabes una cosa? Eres un poco envidiosillo. Has hecho el mismo recorrido atlético que yo. Primero cross, más tarde pista y en los últimos años diste el salto a la ruta, al maratón. ¿Qué te ha llevado a correr maratón?

Tú has sido un referente y un modelo a imitar. El hecho de pasarme a la maratón fue porque mi rendimiento en pista no era el deseado, hacía buenos entrenamientos pero luego no los reflejaba en la pista, así que Antonio Serrano me aconsejó que diera el salto a la maratón.Al principio tuve mis dudas pero fue un gran acierto porque he encontrado mi prueba y es donde mejor me siento.

-¿Qué crees que ha cambiado en el atletismo desde aquellos años en los que veías correro a tu padre?

Todo se ha profesionalizado. Mi padre nunca dejó de trabajar mientras se dedicaba o practicaba el atletismo. Ahora, a los pequeños detalles le damos mucha importancia. Suelo decir que ahora el entrenamiento es invisible, hay detalles que no se ven y que contribuyen al éxito: alimentación personalizada, planificación de los entrenamientos, fisioterapia, mejora del material. Reconozco los méritos de otras épocas porque con menos medios los resultados fueron magníficos.

Carne roja, morcilla...

-Los corredores de ahora no os comeríais los chuletones que se comía Mariano Haro, ni los platos de paella que nos ofrecían tus abuelos. Pero, no me creo que un tío como tú haya dejado la sopa castellana y el cochi-frito por la quinoa, chia, lino...

Ja, ja , ja. Tienes toda la razón. Mi entrenador Jesús Álvarez-Herms es la persona que me lleva la planificación de la alimentación. Llevo una dieta muy estricta pero en la que también incluimos carne roja, morcilla, mucha legumbre.

-Mi padre, que en paz descanse, me decía que si se hubiera dedicado al atletismo me hubiera ganado. Y yo te digo a ti que de haber corrido con zapatillas de carbono desde luego que hubiera bajado de 2:06:00 en el maratón. ¿Qué opinas de las innovaciones en el calazado?

Evidentemente hay una mejora y el que diga lo contrario miente. Pero también te digo que hay que entrenar y cuidarse mucho, las 'zapas' no corren solas. Nos ha tocado vivir este avance, así que hay aprovecharlo para sacar el mayor rendimiento posible.

-Volvamos la vista atrás. En los Juegos de Río de Janeiro llegaste hasta la Villa Olímpica pero no pudiste ser olímpico. ¿Cuéntame qué es lo que pasó?

Ha sido mi mayor disgusto. Mi sueño olímpico se desvaneció estando allí. Durante el viaje a Río tuve molestias en la zona del gemelo, pensé que era algo muscular pero con los días la molestia pasó a un enorme dolor. Entonces decidí acudir a los servicios médicos del COE. Me hicieron una ecografía y descubrieron que tenía una tromboflebitis, probablemente provocada por el largo viaje. ¡Una pena! Fue como caerme a un vacío sin fondo, pero con el tiempo me ha hecho levantarme más fuerte.

Duelo olímpico

-En el último año has experimentado muchos cambios: de entrenador, de patrocinador, dietas, entrenamientos. ¿No crees que son muchas transformaciones en un año olímpico?

Este tipo de situaciones no se eligen sino que surgen. El tema del patrocinador fue duro, quería crecer deportivamente y traté de buscar soluciones. Acuérdate que en febrero de 2020 había un dominio de los atletas que utilizaban calzado con fibra de carbono. Me jugaba el pase a los Juegos y en ese momento la marca que me patrocinaba no consiguió un modelo de calzado que me diera la suficiente confianza para competir contra mis rivales.

-¿A qué aspiras en Tokio?

A disfrutar de correr la maratón olímpica. Me gustaría estar cerca del diploma olímpico.

-Estos Juegos se parecen a la película 'Tú a Boston y yo a California'. Unas pruebas se disputarán en Tokio y los maratonianos tendrán que ir hasta Sapporo: ¡a 800 kilómetros! ¿Qué te parece esta decisión?

Si los Juegos se celebran en Tokio la maratón tendríamos que correrla en Tokio. La situación que nos vamos a encontrar en Sapporo va a ser similar a la de Tokio, bajará unos grados la temperatura pero la humedad, que es lo que nos debilita, será de un porcentaje muy alto. Lo acepto, habrá que adaptarse e hidratarse...

-Kipchoge es el mejor maratoniano del mundo. Kenenisa Bekele es el mejor fondista del mundo. ¿Cómo ves el duelo olímpico?

El principal favorito al título es Kipchoge. Está un punto por encima del resto. Ojalá Bekele pueda prepararlo en condiciones y sin problemas físicos. Será un duelo apasionante.

-Y después de los Juegos qué, ¿cochinillo, cordero y de postre ponche segoviano?

-¡Lo que haga falta! Estás invitado y así volveremos a recordar épocas pasadas.