Juan Espino con el cubano Joel Romero. / C7

El Guapo afronta la cuenta atrás para su tercera aparición en la jaula de la UFC

El sábado, en Las Vegas, buscará ante el moldavo Alexander Romanov una victoria con premio gordo y que le metería en el Top 15 mundial

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

Ya está en plena cuenta atrás para el reto que le aguarda en la jaula de la UFC, la más prestigiosa del mundo, ante el moldavo Alexander Romanov. Será el próximo sábado en Las Vegas, con las cámaras retransmitiendo en directo para los cinco continentes. Es lo que mueve la franquicia de artes marciales mixtas en la que Juan Espino, El Guapo en el gremio, se ha ganado un sitio. Tras dos apariciones exitosas y saldadas con triunfos incontestables ante Frazier y Hughes, el grancanario persigue ahora el tres de tres, lo que puede dispararle, directamente, al Top-15 mundial, palabras mayores.

El desafío es mayúsculo, dada la talla y experiencia de Romanov, eminencia en las MMA y con dilatada trayectoria en varias disciplinas asociadas. De hecho, Espino reconoce que el nivel entre ambos «no puede ser más parejo» y maneja la previsión de que la pelea «puede decidirse por pequeños detalles». En su afán de anticiparse a todos los supuestos que se pueden dar, la fase final de su preparación específica la ha centrado en estudiar cada una de las técnicas propias y del rival para no descuidar ningún aspecto. «Podemos ir al suelo, hay que vigilar los golpes a media y corta distancia... La concentración será fundamental para poder controlar las variantes. Un mal gesto, un despiste o errar en un movimiento penalizará al máximo», augura.

De ahí que combine durísimas sesiones de trabajo físico, en la dinámica del American Top Team, con figuras de la talla de Junior Cigano, Andrey Arloski o Joel Romero con sesiones de vídeo en las que escudriña cada una de las fortalezas de su adversario.

«Soy optimista, cada día que pasa me veo mejor, aunque ya estamos en una fase en la que debo medir bien las cargas y los esfuerzos para evitar riesgo de lesiones. A medida que se acerque el día de la pelea iré disminuyendo la intensidad porque la parte central de la preparación ya la he cubierto, con un gran balance en todos los sentidos por cierto, y ahora estoy en fase de mantenimiento según la planificación que he llevado desde que llegué a Miami», asegura, ilusionado, desde la capital norteamericana.

Sabiendo que es imprevisible vaticinar qué ocurrirá ante Romanov, El Guapo, al menos, si alumbra la certidumbre de que podrá dar su mejor versión, ya que tiene «sensaciones espectaculares» que, además, le invitan a ser «muy optimista».

«Siempre digo lo mismo: bastante cuesta llegar a la UFC como para no ser luego ambicioso. Yo lo he sido siempre y ahora más, por lo que digo claramente que voy a por el triunfo, a dar todo lo que llevo dentro sin ahorrar una gota de esfuerzo y de sudor para a seguir escalando posiciones», argumenta.