Ansu Fati se interna ante Alemania. / Efe

Análisis

Luis Enrique potenciará el relevo generacional

La irrupción de jóvenes como Ansu Fati y la explosión al fin de De Gea con La Roja, lo más ilusionante en el regreso del seleccionador

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

La explosión al fin de David de Gea, que firmó en Stuttgart quizá su partido más completo con la selección española, la irrupción de los jóvenes, que han llegado para quedarse en la absoluta, y la fe y el orgullo exhibidos para no rendirse y buscar el gol hasta el final, son las conclusiones más positivas que se lleva Luis Enrique tras su reestreno al frente de La Roja después de más de 18 meses dedicados en cuerpo y alma a su recuperación y a la de su familia tras la pérdida de su hija Xana por un cáncer de huesos.

Aunque el técnico asturiano está obligado a manifestar que hubiera terminado también satisfecho sin el gol sobre la bocina de Gayà, no cabe duda que ese postrero tanto del valenciano cambia la percepción del duelo ante la 'Mannschaft', superior en muchas fases. Ese empate de mérito le mantiene a España con todas las opciones de poder terminar líder de grupo y disputar la fase final de la segunda edición de Liga de las Naciones tras caer en la primera frente a Inglaterra y Croacia.

Luis Enrique hizo debutar a cuatro jugadores que mejoraron las prestaciones del combinado nacional y, acabado el choque, dejó claro que seguirá confiando en ellos y en otros chavales como Reguilón, Eric García, Adama Traoré o el portero del Athletic Unai Simón, quienes podrían estrenarse el próximo domingo ante Ucrania, en el estadio Alfredo di Stéfano de Valdebebas. «Ferran ha estado a un nivel altísimo. Ansu ha demostrado lo que todos ya sabemos que es. Es especial y diferente. Mikel Merino está yendo a más, de los mejores mediocampistas de la Liga, y Óscar (Rodríguez) me encanta, reúne muchas cosas», ensalzó el gijonés sobre las novedades de la selección.

Ansu Fati se convirtió en el debutante 800 de la historia de la centenaria historia de La Roja. Jugó completa la segunda mitad y debutó con 17 años y 308 días, convirtiéndose en el segundo jugador más joven en hacerlo con la absoluta tras Ángel Zubieta, que lo hizo en 1936. Comenzó desacertado en dos acciones, pero nada le amilanó y jugó con el descaro de los chicos de la calle. La pidió siempre y generó peligro dentro del área rival. Le anularon por falta de Sergio Ramos un gol que habría sido de récord y representa el futuro ilusionante. «Hay jóvenes que vienen con hambre y eso es muy importante», resaltó, precisamente, el capitán.ç

Mención especial a la exhibición del portero De Gea, que desde la eliminación en la primera Liga de Naciones solo había jugado tres partidos con España. Con Robert Moreno en el banquilo se ejecutó el cambio de guardia iniciaba Luis Enrique en Malta cuando tuvo que regresar de urgencia a Barcelona. Kepa le adelantó tras partidos y torneos que evidenciaron una inseguridad impropia en todo un titular en el Manchester United.

Charlas y sensaciones

Tras las charlas con los protagonistas y las sensaciones tras su regreso, Luis Enrique se decidió por el toledano, que estuvo magistral, sobre todo con tres paradas salvadoras en la primera parte. La defensa a ultranza del seleccionador le refuerza. «Cuando De Gea comete un fallo le buscamos las cosquillas, así que cuando hace un partido así hay que hacerle la ola. Estaría bien que fuera portada de un periódico y que se dijera mañana '¡vaya porterazo que tenemos!'», enfatizó el seleccionador sobre tan discutido y hasta ahora irregular portero.

Destacó también el estado físico de los españoles pese a la nula preparación, apenas tres entrenamientos. Hubo momentos destacados de presión alta y de correr tras los rivales y la fuerza necesaria para el arreón final. «La pena es no haber marcado el empate 10 minutos antes porque podríamos haberle dado la vuelta», subrayó 'Lucho'. «Claro que hay muchas cosas que mejorar. A nivel táctico también estoy muy contento. Fuimos a por el partido desde el inicio y tuvimos más ocasiones. Creo que el resultado es justo», resumió el seleccionador, que solo se quejó de pérdidas de balón en la salida desde atrás.

No se refirió a la falta de gol, un mal endémico que lastra a España. Apostó Luis Enrique por un falso nueve pero a Rodrigo Moreno le faltó chispa, velocidad y decisión para definir en un par de buenas ocasiones. Se quedó en el banquillo Gerard Moreno, máximo goleador español en la pasada Liga con 18 tantos, solo superado por Messi y Benzema, y sustituto en la lista de Mikel Oyarzabal, enfermo de covid-19. El versátil atacante del Villarreal debe reivindicarse ante los ucranianos. España ya suma doce partidos sin perder, pero sufre una falta de pegada alarmante si el reto es luchar por la próxima Eurocopa.