Adana Traoré, concentrado ya con España en Las Rozas. / @SeFutbol

Adama, refuerzo de lujo ante Ucrania

El extremo de origen maliense ya se ha ejercitado este viernes con la selección española tras superar con éxito el último test de coronavirus

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

Luis Enrique dispone desde este viernes de un refuerzo de lujo en la selección española que este domingo se mide a Ucrania en la segunda jornada de la Liga de Naciones. Se trata de Adama Traoré, extremo del Wolverhampton que se perdió la cita ante Alemania por un sospechoso positivo en coronavirus el pasado fin de semana, pero que ya se ha unido al grupo y se ha ejercitado incluso con sus compañeros en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.

La Federación Española de Fútbol (FEF) recibió tras el encuentro celebrado este jueves en Stuttgart la confirmación de los resultados del test definitivo que debía marcar si Adama se podía unir a la concentración. Y todo ha salido según las previsiones más optimistas Adama, por lo tanto, viajó a primera hora de este viernes a Madrid, con tiempo suficiente para entrenarse por primera vez a las órdenes del técnico asturiano con España.

El previsible debut de Adama contra los ucranianos, a puerta cerrada en el estadio Alfredo Di Stéfano de Valdebebas, cerrará un debate instalado desde hace meses, ya que hasta que no juegue un choque oficial con el combinado español absoluto podría actuar también con Mali, el país de su origen familiar.

Es la segunda ocasión que el jugador del Wolverhampton ha sido convocado con España. Robert Moreno le citó para sustituir a Rodrigo Moreno en su día pero Adama se cayó por un problema muscular. Eso mantenía viva la llama de la esperanza de una posible llamada de Mali al jugador de L'Hospitalet.

La selección africana ha intentado por todos los medios convencer a Adama para que juegue con el país de sus padres pero no lo ha conseguido. Traoré sólo quiere triunfar con España. Está seguro de que la apuesta de Luis Enrique por él no es flor de un día. La selección, de la que ha formado parte en categorías inferiores, le sigue desde hace mucho tiempo. Considera Adama que su lamada no tiene nada que ver con lo que ocurrió con Munir o Bojan, citados en su momento para que no fueran con Marruecos y Serbia, respectivamente, pero cuyo paso por La Roja fue efímero.

Adama es un portento físico y su rapidez y desborde por banda lo necesita la selección española. Es un jugador distinto a lo que hay en la actualidad entre los seleccionables, un tipo capaz de alterar el curso de un partido saliendo desde el banquillo. «Creo que es el jugador más desequilibrante de Europa», aseguró Luis Enrique para resaltar la virtud esencial por la que le llamó entre los elegidos para su reestreno como seleccionador después de 18 meses.