El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, y el del Athletic, Aitor Elizegi. / Archivo

Conflicto

Madrid, Barça y Athletic acusan a Tebas de «fraude de ley»

El presidente de LaLiga responde que el acuerdo con CVC «es una operación realizable de modo inmediato y con pleno respeto a las normas que nos gobiernan»

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZ Madrid

Se recrudece la guerra entre Florentino Pérez y Javier Tebas en vísperas de la asamblea de LaLiga que votará el viernes si acepta o no el acuerdo negociado por el máximo dirigente de la patronal de clubes con el fondo de inversión CVC. En una carta firmada por Florentino Pérez, Joan Laporta y Aitor Elizegi, los presidentes de Real Madrid, Barcelona y Athletic acusaron este martes a Tebas de cometer «fraude de ley», de «faltar a la verdad» y de intentar llevar a cabo una operación «que constituye un acto de apropiación (expropiación) por parte de LaLiga de sus derechos audivisuales por un plazo de 50 años».

Tebas respondió sin embargo a través de otra misiva que su Proyecto Impulso «es una operación realizable de modo inmediato y con pleno respeto a las normas que nos gobiernan» y cargó de nuevo contra el Real Madrid, «que lleva más de tres años planificando clandestinamente la operación de la Superliga, con argumentos engañosos, disfrazando el movimiento de salvación para todos los clubes y amenazando jurídicamente a LaLiga». «Exactamente lo mismo que ahora», lamenta el presidente de LaLiga en su reacción a la nueva carta remitida por los tres grandes opositores a la negociación con CVC, que en opinión de Madrid, Barça y Athletic promueve «graves irregularidades». La misiva de Florentino, Laporta y Elizegi ha sido enviada no solo al resto de clubes profesionales y al propio Tebas, sino también al ministro de Cultura y Deporte, al presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD) y al de la Federación Española de Fútbol (FEF).

«Trasladar que la propuesta Proyecto Sostenible (impulsado por el Real Madrid) no es viable, sin interesarse siquiera por sus detalles, es, simplemente, faltar a la verdad», lamentan los presidentes de Madrid, Barça y Athletic, para quienes su plan de financiación alternativo al de CVC «tiene tres ventajas esenciales sobre el proyecto promovido por el presidente de LaLiga».

«Proyecto Sostenible permitiría ahorrar a los clubes más de 12.000 millones de euros, siendo una propuesta 15 veces más económica y que, además, solo incluye compromisos por 25 años, y no por 50. En el plano jurídico es una propuesta plenamente legal, al estructurarse directamente por los clubes sin la participación directa de LaLiga; y de este modo no se vulnera la propiedad de los clubes sobre los derechos audiovisuales; y en el plano de gobierno corporativo no confiere a ninguna entidad ajena al mundo del fútbol participación alguna en la gestión y gobernanza de LaLiga (cuestión que, además, también sería irregular en el plano jurídico)», defienden Florentino, Laporta y Elizegi. «No es necesario malgastar 12.000 millones de euros para tener capacidad de crecer», aseguran.

Cesión «indiscutible» de ingresos a CVC

«Resulta inaudito, y muy preocupante, que el presidente de LaLiga induzca en ciertos casos a los clubes a actuar potencialmente de manera fraudulenta frente a sus acreedores con garantías sobre sus derechos audiovisuales», afirman los detractores del Proyecto Impulso. «Ha manifestado (Javier Tebas), incluso por escrito, que el Proyecto LaLiga Impulso puede llevarse a cabo sin dicho consentimiento. No es cierto. La estructura de la operación propuesta por LaLiga incluye una cesión implícita, e indiscutible, de ingresos audiovisuales de los clubes al fondo; por ello, la ejecución de la operación sin el consentimiento de los acreedores correspondientes sería en tales casos un esquema fraudulento», añaden los firmantes de la carta en la que responden a sendos comunicados de Tebas del pasado viernes y el domingo.

«La acusación de fraude de ley no es novedosa, siendo un reproche habitual realizado por el Real Madrid a LaLiga junto con el de 'conducta expropiatoria', abuso de derecho o mala fe, frente a los cuales, sin embargo, los propios órganos judiciales no solo siempre los han desestimado, sino que han llegado, incluso, a descalificar la propia conducta del Real Madrid», recuerda el presidente de LaLiga, para quien «la única intención» del club blanco es «generar la máxima incertidumbre y confusión para conseguir, de cualquier forma, que LaLiga Impulso no salga adelante». Florentino, Laporta y Elizegi, sin embargo, proclaman: «Los clubes somos los soberanos de LaLiga, no prisioneros de sus gestores. Y, como soberanos, tenemos el derecho y la obligación de dotarnos de normas que tengan sentido y se ajusten a la realidad económica actual. No puede costarle al fútbol español 12.000 millones de euros sobrevivir a las consecuencias de la pandemia porque así lo propongan sus gestores».