Gerard Piqué, en un partido con el Barcelona. / Efe

Piqué pidió cobrar más que Ramos

El central le reclamó a Bartomeu convertirse en el central mejor pagado del mundo

COLPISA Madrid

Gerard Piqué ha sido santo y seña del Barcelona en los últimos años, pero su peso ha perdido importancia desde hace unos meses. Tras hacerse públicas las exigencias de Leo Messi para renovar su vínculo con el club azulgrana, ahora se han conocido los pormenores de los contratos y otras intimidades de Gerard Piqué.

Según ha publicado 'El Mundo', el central azulgrana le pidió a Josep Maria Bartomeu convertirse en el central mejor pagado del mundo, por delante de Sergio Ramos. Y por lo que publicado parece ser que lo consiguió, ya que mientras el madridista recibió 12,5 millones netos, el azulgrana estaba, después de impuestos, en torno a los 15.

El nuevo contrato de Gerard Piqué le garantizaba 142 millones de euros brutos durante las cinco temporadas de vigencia, ya que se aplicaba a la vigente (2017/18) hasta la 2021-22, según se desprende del contrato listo para la firma que el club le envía un mes antes de hacerse pública su renovación, el 15 de diciembre de 2017. Ello da una cifra de 28,4 millones brutos por temporada, que podrían aumentar si se cumplían algunos pluses relacionados con objetivos.

Además, el club azulgrana incluyó un «bonus fiscal» para compensar las actas que Hacienda había levantado al futbolista por una reclamación de IVA y que, elevadas a bruto, ascendían a 7,1 millones.

Informe sobre sus negocios privados

Lo más curioso es que mientras se negociaba ese contrato que convertía a Gerard Piqué en el defensa mejor pagado del mundo, en las oficinas del club se elaboraba un informe interno en el que se detallaba el evidente perjuicio que el jugador causaba al Barça con el conflicto de intereses entre el club y sus negocios particulares.

Por un lado, Bartomeu pidió un informe en el que se detallaran los posibles incumplimientos en los que podía haber caído el jugador después de que su empresa Kosmos produjera el documental sobre la decisión de Antoine Griezmann, en el que el futbolista francés finalmente rechazaba fichar por el Barcelona.

Esta situación hizo que en los despachos de 'Can Barça' se estudiara la posibilidad de sancionar al futbolista, pero la posible «presión mediática» y la intención de que Piqué cumpliese su contrato hasta la última temporada llevó a desechar esa opción.