https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Nico Williams, el hermano pequeño que ya vuela solo jugará su primer Mundial

Extremo. El atacante del Athletic ha rechazado por primera vez seguir los pasos de su hermano y ha elegido la selección de España frente a la de Ghana

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

«Mamá, mamá 'que voy a la selección' empecé a gritar en el salón. Vino corriendo y me abrazó. Se puso a llorar y enseguida apareció mi padre también». Así narró Nico Williams (Pamplona, en julio cumplió 20 años, 56 partidos y 6 goles con el Athletic) su inesperada llamada a La Roja a finales de septiembre. Tras su brillante irrupción en el Athletic, su velocidad, su juego explosivo y su empeño por desbordar a su marcador en cada jugada le convirtieron en un jugador muy visible. Y ahora ha recibido la llamada para acudir a su primer Mundial.

A Luis Enrique le entró por el ojo de inmediato, como le sucedió antes a Marcelino, que lo convirtió en una apuesta personal y le aupó al primer equipo rojiblanco, y a Ernesto Valverde, que le ha consolidado como titular.

«Iñaki siempre ha sido como un padre para él. Su sueño siempre ha sido tener a toda la familia junta en Bilbao», narran desde su entorno. Cuando el hoy delantero de Ghana llegaba a la residencia del Athletic, su madre y el pequeño Nico se quedaron en Pamplona mientras el padre trabajaba en Londres.

Iñaki, en su papel de hermano mayor, abrió el camino y alcanzó el Athletic, lo que permitió la 'reunificación' de la familia Williams. Mientras se consolidaba en el primer equipo rojiblanco, observaba como su hermano avanzaba con pasos de gigante en las categorías inferiores. El 28 de abril de 2021 ante el Valladolid Marcelino les permitió cumplir su gran sueño, jugar juntos.

«Iñaki es un verdadero padre. Tiene grandes valores, muchas, muchas virtudes. Ha estado ahí para corregir a Nico. Su influencia en cómo es y se comporta Nico es absolutamente decisiva. Tiene unas cualidades humanas extraordinarias, una actitud hacia su profesión que le convierte en el perfecto modelo a seguir, un espejo en el que el hermano pequeño se mira», eligió Marcelino.

No hay mejor ejemplo de que es su guía que lo sucedido en la Supercopa'2021 en Arabia Saudí. Tras bajar del palco, Nico se quitó la medalla de plata. Su hermano se la hizo poner de nuevo.

Desde que Nico llegó al alevín A del Athletic procedente del Osasuna ha ompartido siempre escudo con su hermano. Además, Iñaki siempre ha tenido muy claro que su misión era guiarle en su carrera y protegerle en sus primeros pasos en el vestuario del equipo profesional.

Separan el camino

Por primera vez, Nico no tiene al vestuario de Iñaki como meta a alcanzar ni defienden el mismo escudo. El mayor no ha entrado en los planes de Luis Enrique y, de repente, sorprendió el pasado verano al anunciar su decisión de unirse a la selección de Ghana. Los 'Black Stars' se dirigieron también al pequeño, pero Nico dijo que era el momento de volar solo y seguir su propio destino separado de su hermano.

La federación africana insistió en mantenerle la puerta abierta tras su primera convocatoria con la selección, pero la realidad es tozuda. Nico solo piensa en triunfar con España y, además, en cuanto juegue un minuto en el Mundial, Ghana se tendrá que despedir definitivamente de él.

«Venir aquí sin Iñaki es como irse de casa», confesó en extremo en su primera concentración con España. Asume tanto su condición de hermano pequeño que el nombre que luce en su camiseta es Williams jr.

Nico, con 50 millones de cláusula, concluye contrato con el Athletic en 2024. Se va al Mundial sin que las negociaciones para su renovación hayan arrancado. Su club confía en que sólo vuele alejado de su hermano en la selección y en que siga a su lado en Lezama.