https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Take Kubo es una de las estrellas de Japón.

Mundial Qatar 2022 Japón, el gran reto de los samuráis azules

Tras caer en tres ocasiones en los octavos de final, superar esta ronda se ha convertido en la obsesión del grupo dirigido por Moriyasu

IGOR BARCIA

La pregunta es sencilla: ¿Será Japón capaz de derribar de una vez el muro de los octavos de final en un Mundial? Hasta tres veces han chocado con esa barrera, la última en Rusia 2018, y superar esa eliminatoria en Qatar supondría para los samuráis azules una liberación que les llevaría a convertirse en la selección que quieren ser, una potencia mundial a la altura de las clásicas del panorama futbolístico.

Desde que Japón jugó en 1998 en Francia su primera Copa del Mundo no ha fallado una edición y siempre con la misma mentalidad, la de crecer. Máxima ambición en cada torneo, pero siempre un problema, los octavos de final. En Corea y Japón 2002 cayeron ante Turquía (0-1), en Sudáfrica 2010 ante Paraguay a penaltis (0-0) y en Rusia 2018 frente a Polonia (0-1).

Fracasos que frenan el plan de desarrollo futbolístico de un país que apostó en la década de los noventa por potenciar su liga para impulsar a su vez su selección. Treinta años después es habitual ver a futbolistas nipones que deciden dar el salto a los clubes europeos, solo hay que repasar la lista de los jugadores que forman la selección para esta cita de Qatar, pero falta algo. Ese paso. El lograr que Japón logre algo importante en una gran cita como es el Mundial y que el fútbol desplace la afición por otros deportes como el beisbol, el rugby o el voleibol (el sumo es intocable).

Mirar en casa

De cara a 2022, los responsables del fútbol nipón han vuelto a mirar a casa. Tras apuestas históricas por seleccionadores como Falcao o Zico en el afán de aprender, entre 2010 y 2018 la selección tuvo tres entrenadores extranjeros de forma consecutiva –Alberto Zaccheroni, Javier Aguirre y Vahid Halilhodžić– pero los resultados no llegaron de la forma en que se pretendía. Por eso, para el ciclo que debía llevar a los samuráis azules a Qatar, apostaron por Hajime Moriyasu, un técnico que brilló al frente del Sanfrecce Hiroshima y al que han dado confianza para que prepare a Japón en este nuevo desafío.

En su lista de convocados, muchos nombres conocidos. Desde Takefusa Kubo, que esta temporada ha acumulado confianza en la Real Sociedad, hasta Takumi Minamino, ex del Liverpool ahora en el Monaco, pasando por futbolistas tan experimentados como Nagatomo o Kawashima, con cuatro mundiales en sus piernas.