https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Karim Benzema, durante un entrenamiento con la selección francesa. / afp

Un adiós sin despedida, una Francia agujereada

La campeona aprende a vivir sin Benzema y el resto de lesionados en un ambiente de unión

JAVIER ASPRÓN Enviado especial a Doha

El trayecto de Francia hasta el Mundial es la cronología tétrica de un derrumbamiento. En el plazo de un mes se ha quedado sin cinco puntales fundamentales de su selección. El último de ellos, quizá el más doloroso. La baja de Karim Benzema parece la puntilla para la campeona, que afronta el comienzo del torneo en apenas un día digiriendo aún la sucesión de varapalos.

El hotel Al Messila, lugar de descanso de los galos durante el Mundial, se convirtió en la noche del sábado en el epicentro de Doha. Tras conocer el diagnóstico de su lesión y la inevitable ausencia, Benzema durmió por última vez allí antes de coger un vuelo con destino a Madrid. Detrás deja un grupo tocado, del que ni siquiera pudo despedirse, pero con ganas de demostrar que puede crecerse ante la adversidad.

Antes de que Didier Deschamps pudiera dar la convocatoria definitiva para Qatar ya habían caído Paul Pogba y N'Golo Kanté, dos piezas fundamentales del centro del campo que hizo campeona del mundo a Francia en 2018. Ya con la lista de 26 publicada, se conoció la baja del central del PSG Presnel Kimpembe, también campeón en Rusia. Sin tiempo para recuperarse del golpe, cayó lesionado Christopher Nkunku, uno de los jugadores más en forma del panorama europeo (17 goles y cuatro asistencias esta temporada con el Leipzig).

A todo ello se sumaba el frágil estado físico de Varane y Benzema, dos pesos pesados del vestuario. El delantero madridista, que se ha perdido once partidos por lesión desde agosto y que lleva sin jugar un solo minuto desde el 2 de noviembre, se rompió en el primer test serio con el que quiso probar su estado antes del debut. «No es una recaída ni hemos ido demasiado rápido con él, no busquen polémica», dijo el seleccionador Didier Deschamps en 'Telefoot' en su primera valoración sobre lo ocurrido. «Es un desgarro en la parte anterior del muslo izquierdo tras un gesto casi inofensivo, y la recuperación es demasiado larga en comparación con los plazos que nos esperan». El entrenador galo también confirmó que no llamará a otro jugador para sustituir al Balón de Oro. Francia se queda con 25 jugadores.

Aún presente

Todavía sigue el cartel de Benzema en la iconografía que empapela todos los rincones del Al Sadd Stadium. El lugar donde entrena Francia es el mismo que en su día acogió a Raúl, Xavi y Gabi, y en el que ahora juega Santi Cazorla, quien por cierto visitó este domingo junto a sus hijos a la selección española en su campo base de la Qatar University. La primera sesión sin Benzema fue programada para la tarde de este domingo, abierta por completo para los medios. Ambiente distendido y de unión entre los que se han quedado.

Antes, Camavinga (20 años) y Konaté (23) fueron los encargados de explicar el estado emocional del equipo. Dos jóvenes que por su forma de comportarse ante la prensa -hasta se permitieron pequeñas bromas- parecen en condiciones de frenar el golpe. «La noche no ha sido buena, pero tenemos muchos jugadores excelentes y lucharemos por todos los que no van a poder estar», dijo Camavinga, quien sí pudo mensajearse con Benzema cuando el delantero ya iba camino de España: «Estaba destrozado por no poder disputar esta competición».