https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Los iraníes Noorollahi (i), Jahanbakhsh y Taremi (d) no cantan el himno en el partido contra Inglaterra. / afp

Irán amenaza a los jugadores con «encarcelar o torturar» a sus familiares ante posibles nuevas protestas

El régimen de los ayatolás trata de evitar nuevos gestos de protesta de sus futbolistas de cara al partido de esta noche ante Estados Unidos

J. GARAY

El primer partido de Irán en el Mundial de Qatar dejó una imagen insólita: los futbolistas del equipo persa se negaron a cantar el himno del país en la previa del encuentro ante Inglaterra. Su gesto era una forma de protesta por la muerte de Masha Amini, la joven de 22 años que fue detenida por llevar mal puesto el velo y vestir unos pantalones demasiados ceñidos, y que falleció por los golpes recibidos en la cabeza. Las protestas populares han dejado ya al menos 400 muertos y más de 15.000 detenidos.

Quedaba por ver lo que ocurría cuatro días después, en el encuentro contra Gales. En esta ocasión, los jugadores sí que lo hicieron. Con la boca pequeña muchos de ellos y sin siquiera mover los labios Sardar Azmoun, delantero del Bayer Leverkusen, uno de los más activos en contra de la represión contra las protestas. Como tituló Pío García la crónica de aquel encuentro, «Irán pierde un partido pero gana otro». Ahora se ha sabido la intrahistoria de aquel cambio de rumbo. Según informa la CNN, los seleccionados por Carlos Queiroz fueron convocados a una reunión con miembros del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán (CGRI) para advertirles de lo que podría suceder a sus familias si persistían en su actitud. En concreto, se enfrentarían a situaciones de «violencia y tortura» si no cantaban el himno nacional o si se unían a alguna protesta política contra el régimen de Teherán. Además, decenas de oficiales del CGRI habrían sido reclutados para controlar a unos deportistas que no pueden reunirse con extranjeros.

¿Que ocurrirá esta noche en el partido contra Estados Unidos, el gran enemigo del régimen, 'el gran Satán'? La presión sobre los jugadores es máxima. Una protesta en este contexto supondría un enorme revés para los ayatolás. Para evitarlo, han insistido en las amenazas «si no se comportan debidamente». Las fuentes de la cadena estadounidense afirman además que Carlos Queiroz, el entrenador portugués de la selección, se reunió con los oficiales del CGRI después de que estos trasladaran las amenazas a sus futbolistas. El luso, que criticó a un periodista de la BBC por hacerle preguntas de índole política en una rueda de prensa, habría dicho a sus hombres que pueden protestar en la Copa del Mundo, pero solo dentro de las normas de la FIFA.

En esa lucha por lavar su imagen, los ayatolás también habrían enviado a cientos de actores para crear una falsa sensación de apoyo a la selección en el encuentro contra Gales. Esta medida se aplicará también en el partido de esta noche contra Estados Unidos, cuando planean «aumentar significativamente el número de actores presentes en el estadio». Un partido que de ser por ellos, ni siquiera se debería disputar. Ayer mismo pidieron la expulsión del Mundial del conjunto estadounidense por la decisión de la Federación nortemericana de eliminar en sus redes sociales el símbolo central de la bandera iraní, una especie de tulipán esquemático que rinde tributo a los muertos por la patria.