Cristiano Ronaldo celebra el primer gol de Portugal a Macedonia del Norte. / EFE

Repesca

Cristiano y Lewandowski no se perderán el Mundial de Catar

Portugal se impuso a Macedonia del Norte con un doblete de Bruno Fernandes y Polonia también derrotó a Suecia por 2-0 y un tanto de penalti del goleador del Bayern

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZ Madrid

Cristiano Ronaldo y Robert Lewandowski, los dos máximos goleadores históricos de Portugal y Polonia, no se perderán el Mundial de Catar tras las victorias de sus respectivas selecciones en las finales de la repesca frente a Macedonia del Norte y Suecia, ambas por 2-0. Cristiano Ronaldo disputará con 37 años el quinto Mundial de su carrera, mientras que Lewandowski jugará a los 34 años su segunda Copa del Mundo tras la de Rusia en 2018. Con un doblete de Bruno Fernandes, no falló Portugal en Do Dragao contra la selección balcánica que el pasado jueves dio la gran campanada al despedir a Italia en Palermo. Tampoco lo hizo Polonia en Chorzów, donde el equipo liderado por Lewandowski se impuso, con un gol de penalti del delantero del Bayern de Múnich y otro de Zielinski, al conjunto al que regresó el aún más veterano Zlatan Ibrahimovic, que jugó los diez últimos minutos en Oporto.

No marcó sin embargo Cristiano Ronaldo ante la limitada Macedonia del Norte, pero el crack portugués fue quien dio el pase del primer gol a Bruno Fernandes para que su compañero en el Manchester United abriese el marcador a los 32 minutos. Tampoco logró ver portería Cristiano en la semifinales de la repesca frente a Turquía (3-1) en Do Dragao, el escenario en el que el exgoleador del Real Madrid firmó su primer tanto con la camiseta de su país en 2004. Sin embargo, su participación en el contragolpe del 1-0, tras un robo de balón de Bruno Fernandes, con un pase genial de Cristiano con el exterior de su pierna derecha, resultó clave para que el centrocampista del United despejase el camino a un triunfo que ya se estaba mereciendo la selección dirigida por Fernando Santos.

Cristiano estará por tanto en noviembre, cerca de los 38 años, en el que será su quinto Mundial, el octavo de la historia para Portugal y el sexto consecutivo para el equipo luso, campeón de Europa en 2016 y de la Liga de Naciones en 2019. Con un equipo repleto de talento, ni siquiera el joven Joao Félix tiene sitio en el once luso -el rojiblanco saltó al campo en el minuto 86-, taponado por Otávio, Diogo Jota y el propio delantero del United. Como más daño hace Portugal es robando y corriendo con espacios, y así es como llegaron sus dos goles, ante una Macedonia que ya no tenía nada que perder tras provocar en semifinales el descalabro mundial de la tetracampeona Italia.

Solidez con Pepe y Cancelo

Después de que Cristiano tuviese la primera gran ocasión de Portugal al cuarto de hora, cuando cruzó demasiado con la zurda, la presión de Bruno Fernandes dio sus frutos a la media hora y la conexión entre futbolistas del Manchester United derribó a un rival muy inferior. Portugal recuperó en defensa para la gran cita a Pepe y a Cancelo, después de que el central exmadridista superase el coronavirus y de que el lateral derecho del Manchester City cumpliese un partido de sanción frente a Turquía, por lo que la selección lusa recuperó solidez y, al contrario que en las semifinales de la repesca, nunca sufrió frente a Macedonia. El 2-0 también lo firmó en una contra Bruno Fernandes, en el minuto 65.

También pudo disfrutar en casa de su clasificación para el Mundial, el noveno y segundo consecutivo, la selección polaca, que no jugó las semifinales de repesca al quedar emparejada ante la sancionada Rusia. Polonia debió jugarse el pasaporte contra una selección sueca que en la eliminatoria anterior necesitó la prórroga para superar a la República Checa (1-0). En un duelo en principio muy igualado en Chorzów fue el exsevillista Krychowiak, ahora en el AEK de Atenas, quien desequilibró la final al provocar el penalti transformado por Lewandowski en el minuto 48.

Quien actualmente es el mejor delantero centro del mundo engañó con una pequeña 'paradinha' al portero sueco Olsen para ampliar su espectacular cifra de goles con Polonia (75 en 129 partidos) y también la de tantos en la presente temporada, en la que de momento suma 51 (45 con el Bayern y seis con su selección). El 2-0 definitivo lo consiguió Zielinski en el 72', pero si no llega a ser por Olsen Suecia hubiera logrado una victoria más abultada.