https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Mundial Qatar 2022

Delirio de Corea del Sur en el tiempo extra

Los asiáticos marcan en la prolongación el gol que les clasifica para octavos de final ante una Portugal que pasa como primera de grupo

JOSÉ CARLOS CARABIAS Madrid

Es el delirio para otra selección asiática. Corea del Sur tocó el cielo ante Portugal con un gol en el tiempo extra y se clasificó para los octavos de final porque Uruguay no lo impidió con otro tanto en el partido contra Ghana. Una barbaridad en un contragolpe fulminante. Otra sorpresa en este Mundial.

Portugal llega plácida hasta esta frontera de los octavos de final y esto no se explica tan fácil. No enamora con su juego, no es una roca en defensa, Cristiano Ronaldo ha cumplido 37 años, no tiene otros jugadores diferenciales, su entrenador Fernando Costa Santos es de sobra conocido por su racanería táctica...

No es sencillo, salvo que se puede considerar a este grupo uno de los más flojos del Mundial. La realidad es que Portugal llegó sin réplica a la última jornada de los grupos, casi garantizada como primera salvo unas cuantas carambolas, y podía afrontar el partido ante Corea sin la tensión que ha presidido estos días el Mundial.

2 Corea del Sur

Seunggyu, Moonhwan, Younggwon (Junho Son, min. 81), Kyungwonm, Jinsu, Wooyoung, Inbeom, Son, Jaesung (Hwang, min. 65), Kang-in Lee y Guesung (Cho Yumin, min. 93).

1 Portugal

Diogo Costa, Dalot, Pepe, António Silva, Cancelo, Matheus Nunes (Palinha, min. 65), Rúben Neves (Leao, min. 65), Vitinha (Bernardo Silva, min. 81), Joao Mário (W. Carvalho, min. 81), Cristiano Ronaldo (André Silva, min. 65) y Ricardo Horta.

  • Goles: 0-1: min. 4, Ricardo Horta. 1-1: min. 26, Younggwon. 2-1: min. 91, Hwang.

  • Árbitro: Facundo Tello (Argentina). Amonestó a a Kang-in Lee y Hwang.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada del Grupo H del Mundial de Qatar, disputado en el Education City.

La tarde se puso de cara a los lusos gracias a una rápida penetración por la derecha de Dalot que finalizó en gol Ricardo Horta, el delantero que dejó en el banquillo a Joao Félix, quien no termina de ganar una plaza indiscutible en su selección como tampoco lo ha logrado en el imperio del cholismo.

Corea del Sur se repuso de inmediato. Quería seguir en Qatar. Llegaban malas noticias desde el otro duelo, los goles de Uruguay, aunque a los coreanos tanto les daba. Su única obligación para seguir era tumbar a Portugal.

Eso no es tan simple en el método de Fernando Santos, un entrenador celoso de su portería que no ha triunfado en ese aspecto en el Mundial. Kim Younggwam aprovechó la indecisión en un córner para colocar otro gol en la cazuela de Diogo Costa, un cancerbero que provoca sudores fríos.

Son obra el milagro

Con el empate Portugal estiró el cuello, Cristiano Ronaldo sacó la cresta y tuvo dos ocasiones que tal vez antes no fallaba. Los vecinos parecían mejor equipo que los asiáticos, aunque sin estridencias. El marcador no se alteró más en la primera parte y todo quedó a expensas de la emoción que se vive estos días en los desenlaces mundialistas.

Corea del Sur no sabía cómo meter el diente al partido, no decidía intervenir la portería de Diogo Costa, jugársela a una carta. No quería recibir el contragolpe con sentencia de Cristiano, sino que buscaba un gol de alivio que lo mantuviese en pie. Sin más.

No era la mejor actitud, aunque no llegaba a la mezquindad de la Polonia especuladora. Son, el mejor coreano, era el más capacitado para hacer daño a la banda de Pepe, que todavía campea por la zaga de Portugal.

El seleccionador luso, ese señor que parece siempre enfadado, retiró a Cristiano, descanso para lo que viene, y Portugal se liberó de una especie de cliché según el cual todos los balones tienen que acabar en el astro ahora sin equipo.

Corea empujaba mirando de reojo su portería, pero le faltaba frescura e imaginación. Atacaba con poca gente y sus laterales no llegaban. Pero en una arrancada meteórica de Son, contragolpe conducido con inteligencia, espera la llegada de Hwang, sirve un pase magnífico y su compañero la clava en la red. Locura coreana porque el gol les clasifica para octavos de final. Solo un gol de Uruguay podía romper esa felicidad, pero los sudamericanos no atinaron ante Ghana y quedaron eliminados.