https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Mundial Qatar 2022 Marruecos vuelve a octavos por la puerta grande

Los leones del Atlas doblegan a Canadá y aprovechan las tablas de Croacia con Bélgica para sellar el pase como primeros de grupo

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Marruecos refrendó su condición de revelación del Mundial de Qatar con un apurado triunfo sobre Canadá que sitúa a los leones del Atlas en octavos de final de una Copa del Mundo por segunda vez en su historia. Los goles de Ziyech y En-Nesyri en la primera parte catapultaron por la puerta grande a la ronda inicial de eliminatorias al combinado africano y castigaron a la permeable selección norteamericana, que se despidió del evento sin ser capaz de puntuar tras otro partido en el que las concesiones de su zaga fueron un pesado lastre frente a un adversario que salió con los colmillos afilados.

El tanto en propia puerta de Aguerd cuando un primer tiempo de neto acento marroquí encaraba su recta final alimentó las esperanzas de los hombres de la hoja de arce de cerrar con la cabeza alta un torneo en el que los resultados no han secundado su vistosa propuesta, aunque sí les ha servido como aprendizaje de cara a la Copa del Mundo que organizarán junto a Estados Unidos y México dentro de cuatro años y ha reforzado su confianza. Juegan sin complejos, y eso siempre es encomiable. Pero Marruecos impuso su fortaleza defensiva a vuelta de vestuarios para codearse de nuevo con las grandes potencias 36 años después de su anterior y, hasta ahora, única presencia en los cruces de un Mundial, en México '86.

Los contendientes saltaron al césped del Estadio Al Thumama con metas dispares. Canadá buscaba cerrar el Mundial con buen sabor de boca. Los leones del Atlas, por su parte precisaban al menos un punto para sellar sin más cábalas el pasaporte a octavos, pero tuvieron la virtud de rehuir cualquier tentación especulativa.

1 Canadá

Borjan, Johnston, Vitória, Miller, Hoillet (Wotherspoon, min. 75), Osorio (Laryea, min. 65), Kaye (Hutchinson, min. 60), Adekugbe (Koné, min. 60), Buchanan, Larin (David, min. 60) y Davies.

2 Marruecos

Bono, Hakimi (Jabrane, min. 85), Aguerd, Saiss, Mazraoui, Amrabat, Ounahi (El Yamiq, min. 75), Sabiri (Abhoukhaol, min. 65), Ziyech (Hamdallah, min. 75), En-Nesyri y Boufal (Amallah, min. 65).

  • Goles: 0-1: min. 4, Ziyech. 0-2: min. 23, En-Nesyri. 1-2: min. 40, Aguerd, en propia puerta.

  • Árbitro: Raphael Claus (Brasil). Amonestó a Hoilett, Osorio, Adekugbe y Vitória.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada del Grupo F del Mundial de Qatar, disputado en el Estadio Al Thumama.

Boufal amenazó con un zarpazo nada más comenzar el choque, aunque la dentellada se la propinó en carne propia Canadá a renglón seguido tras un fallo garrafal de su arquero que sirvió el gol en bandeja al peor enemigo posible. Ziyech, autor de un doblete en el último amistoso que había medido a ambas selecciones hace seis años, empaló a placer desde la frontal del área, despejando aún más el horizonte para los leones del Atlas.

Los representantes del reino alauita lucían una planta imponente. Herméticos en defensa, ágiles en labores creativas y punzantes en ataque, apretaban a una Canadá muy tierna en la retaguardia, aunque con ínfulas en la vanguardia. Un centro de Larin desde la derecha que Buchanan remató en posición muy forzada le sirvió a los norteamericanos para reponerse tras el mazazo tempranero y mostrar otras hechuras.

Pero el paso al frente de Canadá dejaba aún más expuesta a su zaga, más blanda que un flan a lo largo del campeonato. Un pecado mortal cuando el rival dispone de un correcaminos del calibre de En-Nesyri y un lanzador de la talla de Achraf. Un envío magistral del lateral del PSG precipitó al espacio al delantero del Sevilla, que se coló entre los timoratos centrales canadienses y batió a Borjan con un disparo seco al palo corto.

Canadá perdona el empate

El contraste entre la indefinición canadiense y la determinación marroquí presagiaba un marcador más contundente a poco que los hombres de Walid Regragui mantuviesen su ambición ofensiva, porque atrás lucían una muralla casi inexpugnable. Pero el fútbol, deporte tan imprevisible como ese hockey hielo por el que se desviven los conmilitones de la hoja de arce, abrió una grieta inopinada en la fortaleza africana tras una colada y centro de Adekugbe por la izquierda. Aguerd, en su desafortunado intento de despeje, mandó el balón a la red de Bono y dio oxígeno a los 'canucks'.

Plegó velas tras el paso por la caseta el siempre precavido seleccionador marroquí mientras Canadá adelantaba líneas. Hutchinson tuvo el empate en un testarazo que botó sobre la línea tras golpear el larguero y Johnston tampoco pudo embocar el rechace por centímetros. Canadá acometía con fe; Marruecos resistía con una defensa numantina. En ese enfrentamiento entre necesidad y pragmatismo salió victorioso el 'catenaccio' africano. Los leones rugen con una zaga de granito y se sienten capaces de intimidar a cualquiera.