Bebé celebra junto a sus compañeros el definitivo 3-0 ante el Leganés. / juanjo martín / efe

Playoff / Semifinal

El Rayo golpea fuerte en el barrio

El doblete de Bebé y el tanto de Álvaro García en un duelo ante el Leganés marcado por la igualdad hasta el tramo final le dan una enorme ventaja para la vuelta en Butarque

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

El Rayo golpeó primero y lo hizo por partida triple en Vallecas. Y eso que el primer duelo madrileño ante el Leganés caminaba por los derroteros propios de una eliminatoria de 'playoff' de ascenso. Mucha igualdad y miedo a cometer cualquier error que acabase siendo decisivo. Así fue hasta que en apenas tres minutos todo saltó por los aires en el barrio con los goles de Álvaro García y Bebé. Por si fuera poco, y cuando los pepineros se volcaron para reducir la distancia, otra vez Bebé, de falta, dio casi la puntilla a la eliminatoria para la vuelta en Butarque.

Salieron volcados ambos equipos, aupados por la ilusión de un 'playoff' y el regreso del público a las gradas de Vallecas, pero ese ímpetu inicial se tradujo en una clara ocasión del Leganés, en un testarazo de Sergio González tras saque de esquina desbaratado por Luca Zidane, y se diluyó con el paso de los minutos. Nervios en defensa, imprecisiones en la salida de balón y apenas presencia en las áreas marcaron una primera parte con más disputa que juego.

Lo mejor, una buena jugada del Rayo, trenzando la ocasión con una sucesión de pases y la movilidad de sus hombres más ofensivos, que finalizó Isi Palazón con una volea de zurda a las manos del veterano Asier Riesgo. Mientras Luca Zidane vivía ya tranquilo, el Rayo metía una marcha a su juego, aunque sin mayores apuros para el Leganés más allá de un disparo desviado de Santi Comesaña y el cabezazo inocuo de Saveljich. A base de mayor intensidad que juego la primera parte se consumió con el conjunto vallecano apuntando más méritos, insuficientes en cualquier caso para desnivelar el marcador.

3 Rayo

Luca Zidane, Mario Hernández (Velázquez, min. 81), Saveljich, Catena, Fran García, Isi, Comesaña, Óscar Valentín (Mario Suárez, min. 81), Álvaro García, Qasmi (Bebé, min. 65) y Trejo (Andrés Martín, min. 88).

0 Leganés

Riesgo, Palencia, Sergio González, Javi Hernández, Jonathan Silva, Rubén Pérez, Luis Perea (Borja, min. 85), Avilés (Bua, min. 77), Juan Muñoz (Eraso, min. 67), Sabin Merino (Rober Ibáñez, min. 77) y Miguel.

  • goles: 1-0: min. 73, Álvaro García. 2-0: min. 76, Bebé. 3-0: min. 94, Bebé.

  • árbitro: Mario Milla (Comité andaluz). Amonestó a Catena, Trejo y Saveljich, del Rayo; y a Rubén Pérez y Miguel, del Leganés.

  • incidencias: Partido de ida de semifinales del 'playoff' de ascenso a Primera disputado en el Estadio de Vallecas ante 847 espectadores.

El segundo acto, como el primero, comenzó con paradón de Luca Zidane. Lo probó desde lejos Jonathan Silva, el tiro se envenenó y el guardameta francés estuvo rápido de reflejos para evitar el tanto visitante. Esta vez, el Rayo no se repuso del susto tan fácilmente. El Leganés mejoró tras la pausa y dominó por momentos, aunque sin ocasiones. El duelo entraba ya en la indefinición cuando Isi se inventó un centro con música. A pie cambiado, con la zurda desde la derecha, la puso para la llegada del que no esperaban en la defensa pepinera, Álvaro García, que empujó el regalo a la red.

Con la ventaja en el marcador, que no es poca cosa en eliminatorias normalmente resueltas por detalles mínimos, se desató el conjunto de Iraola, que dobló su botín sin apenas respiro. Bebé, fresco tras entrar en la segunda parte, controló el balón, se fue en velocidad, se acomodó para el disparo de izquierda y sorprendió a Riesgo, que pudo hacer algo más.

Respondió Garitano dando aire a sus bandas con la entrada en el partido de Kevin Bua y Rober Ibáñez y el Leganés se volcó definitivamente en busca de un gol que le metiese de lleno en la eliminatoria. No solo no tuvo premio, sino que además se encontró con el tremendo mazazo del segundo gol de Bebé. El portugués le pegó durísimo a la pelota a balón parado y el efecto del esférico desconcertó a Riesgo para llevar al púgil pepinero a la lona.