Los jugadores del Eibar lamentan su eliminación ante el Girona. / mikel askasibar

Ascenso

La maldición del tercero persiste y el Girona rompe la suya

El conjunto catalán consigue ascender a Primera por la vía del 'playoff' en su sexta intentona

RUBÉN ROZAS

La maldición del tercero en Segunda cobra cada año más fuerza. Terminar en el tercer escalón de la categoría de plata se ha convertido en la peor de las pesadillas, historias que ni los mejores guionistas serían capaces de diseñar. El 'playoff' ha pasado a ser más un drama que una nueva oportunidad para todo aquel que acaba en el tercer escalón del podio la temporada regular. Nadie quiere verse en semejante encrucijada.

Tan solo tres equipos -Valladolid, Almería y Getafe- han logrado esquivar lo que ya es casi una norma en los doce años desde que se instauró este sistema. La lista es cada vez más prolongada: Girona, Nástic, Zaragoza hasta en dos ocasiones, Málaga, Leganés y, ahora, Eibar.

Sin casi tiempo de reacción, haberse visto a las puertas del ascenso no es plato de buen gusto para nadie. Bien se lo podrían decir al Girona, que protagonizó uno de los capítulos más duros que se recuerdan. Aquel fatídico junio de 2015 difícilmente lo olviden en Montilivi. De estar con los dos pies en Primera a que un tanto de Pablo Caballero, entonces en las filas del Lugo, en el minuto 89 les mandase al temido 'playoff'.

No obstante, lo peor no había venido todavía. Para cualquiera un 0-3 en el encuentro de ida sería un gran resultado, menos para el Girona. La amplia ventaja de poco le iba a servir en Montilivi ante el Zaragoza, que iba a protagonizar una de las mayores remontadas en el fútbol moderno que se recuerden. Con tres tantos en el primer tiempo los maños igualaban la eliminatoria, a lo que se unía un cuarto gol en el ecuador del segundo tiempo para sentenciarla. Pocos lo podían creer.

Ahora, este año, la tragedia se ha cruzado con el Eibar. De ser campeones a que un gol de Giovanni Zarfino, en el descuento, los relegase al tercer puesto en la última jornada. Lo que venía después quizá se lo pudieran imaginar. De nuevo, el tercero caía a las primeras de cambio, en esta ocasión ante el rival que peor lo ha pasado en la historia de los 'playoff'. Un tanto de Borja García, nada más arrancar el partido, y otro de Cristhian Stuani, al comienzo de la prórroga, invalidaban el triunfo vasco de la ida.

Premio a la insistencia

De una maldición a otra, el Girona iba a romper la suya. Si el refrán señala que a la tercera va la vencida, los catalanes tuvieron que esperar a la sexta. Con su triunfo, y consiguiente ascenso, en el Heliodoro los catalanes han acabado con el maleficio que les perseguía desde su primer 'playoff' a la máxima categoría. El final feliz, tarde o temprano, iba a llegar, aunque casualidades de la vida lo hace acompañando a su primer verdugo, el Almería de un viejo conocido como Rubi y que entonces estaba en el otro bando.

Verdaderos dramas se han llegado a vivir en Montilivi, sin olvidar aquella remontada épica del Zaragoza en la que seguramente sea una de sus mayores tragedias para el club catalán. Parecía misión imposible que un ascenso por esta vía fuera a llegar. Tuvieron que meterse como sextos para acabar con los malos augurios. Es la tercera campaña seguida que el sexto sube, ya que antes lo hicieron el Elche y el Rayo.

En la memoria de los gerundenses todavía estaban los dos últimos 'playoff'. El gol de Pere Milla, en plena pandemia y sin público, en el minuto 96 todavía escuece Como también estaba en la retina la historia más reciente y ese Rayo Vallecano que 364 días atrás daba la vuelta a la decisiva eliminatoria, dejando al Girona un año más en Segunda División.

Pero tenía que ser a domicilio donde se pusiera fin a esta historia de gafes. Y lo tenía que hacer el mismo día que el conjunto de baloncesto de la ciudad ascendía a la Liga Endesa. Con Míchel a los mandos de la nave ya tocaba. El técnico que en un tiempo pasado subiera a la máxima categoría con Rayo Vallecano y Huesca, ha tenido que ser el encargado de romper con la maldición particular de este Girona.