Playoff / Semifinal

Sin milagro en Almería; el Girona, a un paso de Primera

El equipo catalán defendió con un empate sin goles en el Estadio de los Juegos Mediterráneos su contundente ventaja de la ida (3-0) y peleará por el ascenso

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

No hubo milagro en Almería, ni siquiera amago. El Girona salió indemne de su visita al Estadio de los Juegos Mediterráneos, donde defendía el valioso 3-0 de la ida y de donde se fue sin arañazo alguno, con un empate sin goles que le permitió el acceso a la final por el ascenso a Primera. Por segunda temporada consecutiva, ejerció como verdugo del faraónico proyecto del saudí Turki Al-Seikh, diseñado para pelear el ascenso directo a dos transatlánticos como el Espanyol y el Mallorca pero de nuevo de más a menos en la temporada, sin gasolina en el momento de la verdad.

Las sensaciones del partido de ida quedaron de manifiesto en los onces iniciales. Mientras Francisco calcaba la alineación de Montilivi, Rubi introducía hasta siete cambios, incluida la portería, en busca de un milagro que pasaba por mantener la puerta local a cero. Esta premisa estuvo pronto a punto de saltar por los aires de partida, pues Sylla se plantó en el área y Fernando Martínez tuvo que salir para tapar cualquier hueco.

Curiosamente, y a pesar de que la obligación la tenía el Almería, fue el Girona el que dominó en el inicio, con una agresiva presión para recuperar rápidamente el balón y criterio para aprovechar los espacios. Otra vez Sylla ensayó el disparo, aunque muy elevado, y el entusiasmo de la grada con una épica remontada comenzaba a enfriarse muy pronto. Sufría el conjunto andaluz para estirarse, aunque avisó tras un buen pase de Sadiq para Juan Villar que el onubense no pudo hacer bueno en el control.

0 Almería

Fernando Martínez, Buñuel (Corpas, min. 46), Chumi, Ivanildo, Centelles (Robertone, min. 46), Morlanes, Costa (Lazo, min. 70), Ramazani, Juan Villar (Balliu, min. 46), Aketxe (Akieme, min. 46) y Sadiq.

0 Girona

Juan Carlos, Couto (Aday Benítez, min. 81), Bueno, Juanpe, Arnau, Franquesa (Luna, min. 81), Cristóforo (Terrats, min. 54), Gumbau (Kebe, min. 54), Monchu, Sylla y Bárcenas (Bustos, min. 68).

  • árbitro: Ortiz Arias (Comité madrileño). Amonestó a Ivanildo, Buñuel, Robertone y Costa, del Almería; y a Kebe y Sylla, del Girona.

  • incidencias: Vuelta de semifinales del 'playoff' de ascenso a Primera disputada en el Estadio de los Juegos Mediterráneos ante un millar de espectadores.

El '7' rojiblanco, suplente en la ida, fue de nuevo el elemento indescifrable para la defensa del Girona tras una buena arrancada por banda izquierda de Centelles, que sirvió para Villar aunque este no atinó con la puerta rival después de driblar a Juan Carlos. Esperanza para la parroquia local, otra vez al borde de un ataque de nervios cuando Sylla se encontró por segunda vez con el muro de Fernando. El senegalés fue un auténtico incordio para los hombres de Rubi, para los que el reloj era el peor enemigo, pero un gol contrario el fin de cualquier posibilidad.

El Girona, consciente de que jugaba a favor de obra, estiraba sus posesiones, tocando con tranquilidad, sabedor de que la mejor defensa posible residía en tener el balón en campo ajeno. Apenas un disparo a las nubes de Ramazani como amenaza y un 0-0 al descanso que obligaba al Almería a una heroicidad en los segundos 45 minutos.

Revolución infructuosa al descanso

Para obrar el milagro, Rubi deshizo lo inicialmente planteado con hasta cuatro cambios al descanso. Otra vuelta de tuerca más, a la desesperada. La empresa se pudo haber puesto un poquito menos cuesta arriba para los de la tierra del Indalo en un cabezazo de Costa que Juan Carlos sacó sobre la misma línea. Concedió gol el madrileño Ortiz Arias pero el VAR aclaró que el balón no rebasó la raya.

El Girona reforzaba su medular para el tramo final, con el propósito de alcanzar la meta con piernas frescas, y aunque el Almería pretendía meter una marcha más, seguía impotente para inquietar realmente a su rival. El paso de los minutos fue consumiendo la ilusión rojiblanca, con el Estadio de los Juegos Mediterráneos ya enmudecido. Era cuestión de tiempo lo que finalmente se produjo. El ambicioso Almería de Al-Sheikh tendrá que seguir esperando, cultivando algo más de paciencia en sus proyectos. El Girona ya está a un solo paso del regreso a Primera.