Simeone, durante una sesión de entrenamiento del Atlético en el Cerro del Espino. / reuters

Jornada 38

Simeone: «A un partido todo es posible»

El argentino evita cualquier tipo de euforia antes de afrontar en Valladolid y ante un rival que se juega la permanencia el duelo decisivo por la Liga: «Los dos equipos se dejarán la vida para lograr sus objetivos»

R. C. Madrid

Nada de euforia antes del duelo decisivo por el título de Liga. El Atlético tiene en sus manos el alirón pero debe doblegar primero al Valladolid, un rival que se juega la permanencia en Primera, y Simeone prefiere evitar cualquier tipo de alegría innecesaria, pero también los estragos del exceso de presión en su plantilla. «Entendemos que siempre a un partido todo es posible y evidentemente las necesidades del Valladolid son diferentes a las nuestras, pero iguales en cuanto a objetivos importantes para cada uno», advirtió el entrenador argentino sobre las motivaciones del rival. «El partido de mañana es una final en la que dos equipos luchan por diferentes objetivos pero muy importantes para los dos, que se dejarán la vida para lograr esos objetivos», incidió en este sentido.

Más allá de lo que ocurra en el José Zorrilla, al Atlético podría valerle también que el Real Madrid no consiga la victoria contra el Villarreal en el Alfredo Di Stéfano, una opción que en el vestuario colchonero prefieren no contemplar de partida: «Hemos trabajado como todas las semanas, ocupándonos solo del partido del Valladolid, un rival que tiene sus necesidades. Siempre hemos buscado estar inmersos en lo que nos pasa a nosotros, en resolver nuestro partido, que es lo único que nos ocupa y que es responsabilidad nuestra».

No sorprende a Simeone la igualdad reinante en una Liga que llega a la última jornada con muchas cuestiones aún por resolver. «Es una temporada muy larga, en la que todos los equipos hemos pasado por diferentes situaciones para llegar al final de temporada. Hay dos equipos peleando por la Liga, tres por la Europa League y tres por el descenso. Así es el campeonato español, en el que partido a partido uno tiene que dejar el máximo esperando al final», valoró el preparador rojiblanco sobre la competitividad en España.

En una horas decisivas en su trayectoria como entrenador, pues tiene a su alcance el segundo título de Liga de su carrera en el banquillo atlético, prefiere afrontar la espera con la normalidad propia de cualquier semana de la temporada: «Cuando salgo de acá obviamente tengo una vida familiar como la de cualquier persona, pero también me ocupo bastante pensando en lo que necesita el equipo y en consecuencia se trabaja con mis colaboradores en lo que queremos generar para la semana y en desarrollarlo cada día».

En cuanto al arbitraje, motivo de encendida polémica en las últimas semanas, ni palabra. «Me conocen, no opino de lo que opinan los demás y entiendo que el VAR siempre va a ir a mejor», valoró sobre las palabras de Paulo Futre, otro mito colchonero, que cargó contra el videoarbitraje en las últimas horas por un posible penalti a Luis Suárez en el duelo contra Osasuna no pitado.

«Vamos a ver cómo están dos o tres jugadores que están en observación para ver si están para jugar de inicio y a partir de eso decidiremos mañana por la mañana. Lo que me preocupa es que el equipo pueda seguir respondiendo como lo vienen haciendo estas últimas semanas», analizó finalmente, sin ofrecer pista alguna, sobre su planteamiento táctico para el trascendental duelo de Valladolid.

«Nosotros buscamos hacer el mejor campeonato posible, tratando de ser competitivos, que es lo mejor que hemos logrado en estos diez años que llevamos conduciendo al equipo y mañana es un día importante porque seguimos compitiendo por lo que estamos buscando», concluyó finalmente, en otro intento más por rebajar la presión sobre su equipo.