Borrar
Jornada 2

Festival del Barça en San Sebastián

El equipo de Xavi se impone a la Real Sociedad con un doblete de Lewandowski y goles de Dembélé y Ansu Fati

DANIEL PANERO

MADRID

Domingo, 21 de agosto 2022, 06:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Barcelona busca este domingo en el estadio Reale Arena dar un golpe encima de la mesa. El conjunto que dirige Xavi se mide a la Real Sociedad con la obligación de dejar atrás las dudas sembradas tras el empate inicial en el Camp Nou ante el Rayo Vallecano y conseguir un triunfo que devuelva la ilusión en el nuevo proyecto. Lo hará sin Sergio Busquets y sin Jules Koundé, dos ausencias importantes, pero con la idea de lograr un triunfo de peso contra un rival de la zona, a priori, alta de la Liga.

«Es una decepción lo de hoy, pero es el principio y hay que continuar creyendo en este modelo de juego que es el que nos tiene que llevar a los éxitos», aseguró Xavi el pasado fin de semana tras un empate a cero que pinchó el globo de ilusión que tenía su equipo desde que comenzó la pretemporada. Ese día el Barça bajó de una nube. La afición, los fichajes, las sensaciones… todo era idílico para un conjunto que iba como un tiro en la pretemporada, que comenzó la Liga en una burbuja, y que a las primeras de cambio se encontró con una señal de 'Stop'. Dimitrievski y el Rayo Vallecano frenaron la euforia y ahora toca empezar de cero.

La primera parada para devolver esa fe es el Reale Arena. El objetivo del Barça este domingo es dejar ese debut en un mero resbalón, y no hay mejor escenario que la visita a uno de los estadios más complicados de la Liga. El feudo 'txuri-urdin' es un lugar en el que los culés sufrieron durante años, pero que se ha convertido en los últimos tiempos en un campo talismán. Hasta Ronald Koeman, que ganó 1-6 allí como técnico, se dio un homenaje y eso es lo que espera Xavi que ocurra este domingo cuando ruede la pelota, que todo vaya como la seda. Y es que un triunfo con buenas sensaciones sería balsámico en mitad del trasiego que hay día a día en las oficinas culés hasta que se cierre el mercado de fichajes.

Para ello, el técnico de Tarrasa tendrá que hacer frente a dos ausencias notables. Busquets está sancionado tras la expulsión del pasado fin de semana ante el Rayo y Koundé tampoco será de la partida al no haber podido resolver aún el Barcelona el rompecabezas que supone su inscripción.

No será un partido sencillo para los culés. La Real Sociedad se presenta en partido oficial esta temporada ante su público y lo hace con tres puntos ya en el bolsillo. El conjunto que dirige Imanol Alguacil se impuso el pasado fin de semana al Cádiz por 0-1 en el estadio Nuevo Mirandilla gracias a un solitario tanto de Take Kubo y buscará tres puntos que le aúpen a la zona alta de la clasificación. Tendrá que hacerlo, eso sí, con las bajas por lesión de Mikel Oyarzabal, Merquelanz, Carlos Fernández y Diego Rico.

Un choque con aroma a despedida

El partido ante la Real Sociedad puede ser también el adiós de algún que otro futbolista. Koundé sigue a la espera de que el Barcelona libere masa salarial y los jugadores que en este momento tienen más papeletas para salir son Aubameyang y Memphis Depay. Los dos cuentan para Xavi, pero el interés del Chelsea y la Juventus ha hecho que se hayan convertido en prioridades en el mercado para que los culés hagan caja y pueda ser finalmente inscrito el ex jugador del Sevilla.

El Reale Arena fue testigo este domingo de toda la pólvora que tiene este año el Barça. El conjunto que dirige Xavi Hernández se impuso por 1-4 al de Imanol Alguacil en un partido en el que los culés no estuvieron cómodos en ningún momento, pero en el que demostraron en la segunda mitad que este año tienen mucho gol. El doblete de Lewandowski y los tantos de Dembélé y Ansu Fati regalan a los azulgranas el primer triunfo del curso y despejan todas las dudas sembradas en el debut ante el Rayo Vallecano.

Un tiroteo. Eso fueron los primeros minutos de partido en el Reale Arena. El Barça quería quitarse el sabor amargo del encuentro ante el Rayo y lo hizo de un tirón, como cuando quitas una tira depilatoria. No había pasado ni un minuto y Balde encontró una autopista para asistir a Lewandowski, que sabe como pocos moverse en el área. Su gol, al primer toque y con la zurda, fue un fogonazo al que no iban a rehuir los de Imanol. Y es que la Real tiene recursos para ir a la guerra y en apenas cinco minutos puso patas arriba a los 39.500 espectadores con un contragolpe que Isak finalizó con una vaselina de esas que no necesitan 'slow motion'.

El partido era un correcalles, la afición gritaba como si de un teatro romano se tratase y Xavi pedía calma. El guion del Barça pasaba porque los De Jong, Gavi y Pedri domaran a las fieras, algo que no se estaba produciendo. En lugar de hacerse con los mandos, los culés entraron en ese nuevo escenario y el peligro pasó a estar en las transiciones de la Real. Silva y Merino, con espacio entre líneas, ejercían de lanzaderas y la espalda de los laterales blaugranas era el terreno a explotar. Los dos centrocampistas 'txuri-urdin' tenían las llaves y ambos pusieron a prueba a un Ter Stegen que estuvo excelso en una primera mitad eléctrica. El alemán salvó los muebles y Ferran Torres, con un zurdazo, pudo hacer bueno el nuevo plan azulgrana, pero disparó desviado.

Real Sociedad

Remiro, Aritz Elustondo (Gorosábel, min. 78), Zubeldia, Le Normand, Aihen, Brais, Zubimendi, Silva (Turrientes, min. 71), Merino (Karrikaburu, min. 78), Isak (navarro, min. 71) y Kubo (Cho, min. 71).

1

-

4

Barcelona

Ter Stegen, Araujo, Eric García, Christensen, Balde (Raphinha, min. 64), De Jong (Sergi Roberto, min. 84), Pedri, Gavi (Kessié, min. 85), Dembélé (Jordi Alba, min. 71), Lewandowski y Ferran Torres (Ansu Fati, min. 64).

  • Goles: 0-1: min. 1, Lewandowski. 1-1: min. 7, Isak. 1-2: min. 66, Dembélé. 1-3: min. 68, Lewandowski. 1-4: min. 79, Ansu Fati.

  • Árbitro: José Luis Munuera Montero (Comité Andaluz). Amonestó a Elustondo, Le Normand y Araujo.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de Liga, disputado en el Reale Arena ante 39.500 espectadores.

Tras la reanudación, el partido siguió por los mismos derroteros. La Real entendía que el vértigo era la única manera de dañar a un Barça que no encontraba su estilo y apostó por ello mientras le duró la gasolina. Los de Imanol, con la presión arriba por bandera, asfixiaron a los culés y pusieron contra las cuerdas a los de Xavi. Brais Méndez anotó en un libre directo, pero el gol fue anulado por fuera de juego posicional, mientras que Mikel Merino obligó de nuevo a intervenir a Ter Stegen. Fueron dos avisos que hicieron saltar las alarmas. La cosa no funcionaba y tocaba cambiar cosas desde el banquillo.

La apuesta de Xavi fue lanzar un órdago. Defensa de tres y Raphinha y Ansu Fati a escena. Todo o nada con cuatro puntas de lanza en ataque. La Real aceptó el envite y ahí murió el choque. Ansu ejerció de 10 y lideró un festival plagado de fuegos artificiales. Asistió a Dembélé con un pase magistral de tacón para que el galo desatascara el choque y se filtró en la zaga 'txuri-urdin' para regalarle el tercero a Lewandowski. Toda la pólvora azulgrana se encendió en apenas cinco minutos y el propio Ansu, omnipresente, fue el encargado de cerrar el encuentro tras una nueva asociación con Lewandowski. El nuevo Barça ya está aquí y tiene infinidad de palancas futbolísticas para activar.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios