Eden Hazard, durante un partido de la presente temporada. / Pablo Morano (Reuters)

Análisis

Los marginados de Ancelotti

El Real Madrid afronta el tramo final de la temporada justo de efectivos por la nula presencia de figuras como Bale, Hazard o Jovic en los planes del técnico

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

El vestuario del Real Madrid presenta dos bandos claros. A un lado, los pretorianos de Carlo Ancelotti, que acumulan esfuerzos al límite de lo aconsejable; al otro, un pelotón de marginados a los que corresponden migajas en el mejor de los casos. El italiano, en la línea de lo que ya hiciera Zinedine Zidane durante la campaña pasada, ha conformado un bloque casi inamovible con cinco alternativas de uso relativamente frecuente, mientras relegaba a un ramillete de futbolistas desmotivados por la ausencia de oportunidades. El resultado es que el conjunto de Chamartín afronta el último tramo del curso con un fondo de armario escaso, lo que puede terminar pasándole factura en la Liga y la Champions.

Siete meses y medio después de que los blancos diesen el pistoletazo de salida a la temporada 2021-2022 con el duelo frente al Alavés, nueve integrantes del plantel no han alcanzado la barrera de los mil minutos, lo que denota la falta de confianza del italiano en ese grupo de descolgados a los que, en la mayoría de ocasiones, ni siquiera recurre en situaciones de emergencia, como sucedió en el clásico del domingo. La lesión en el gemelo izquierdo de Benzema abría una rendija propicia, a priori, para que Jovic o Mariano irrumpiesen en el once. Pero el técnico se decantó por una variante tan transgresora como fallida: situar a Modric como falso nueve.

Vallejo encabeza la clasificación de los jugadores menos utilizados por Ancelotti. Solo ha disputado catorce minutos repartidos en tres encuentros. Las salidas de Sergio Ramos y Varane el pasado verano concedieron un hueco al maño, pero estaba destinado a desempeñar un rol testimonial como cuarto central, lo mismo que Lunin, guardaespaldas de Courtois bajo palos que solo contabiliza los choques frente al Alcoyano y el Elche en la Copa del Rey. A partir de ahí, aparecen siete futbolistas a los que el preparador no ha encontrado encaje: Hazard, Marcelo, Jovic, Isco, Bale, Mariano y Ceballos.

Los casos más llamativos son los de Hazard y Bale. Los dos fichajes más caros en la historia del Real Madrid son hoy activos residuales de la plantilla. El británico registró su última aparición hace más de un mes en el Parque de los Príncipes. Apenas 180 segundos que elevaron su cuenta a 271 minutos distribuidos en cinco partidos desde que regresó a Chamartín. Ninguno de ellos lo sumó en el Santiago Bernabéu, donde no se viste de corto desde hace más de dos años. Ancelotti le usó como referente ofensivo ante el Villarreal en La Cerámica, pero se perdió el clásico por molestias en la espalda que no le impedirán afrontar este jueves la repesca para el Mundial de Catar con Gales. El belga concursó por última vez contra el Alavés en la vigesimoquinta jornada de Liga. 450 segundos que sitúan su bagaje total en 880 minutos.

Ambos empezaron la temporada como titulares, pero enseguida salieron de la ecuación. Hazard es una sombra de lo que fue porque nunca ha dejado atrás las secuelas de su lesión en el tobillo derecho. Bale agota sus últimos meses como madridista jugando al golf y preparándose para las citaciones de sus seleccionador. Es evidente que ni el estado físico de uno ni la actitud del otro son los mejores para que Ancelotti les suba al carro, pero llama la atención el nulo aprovechamiento que realiza de dos futbolistas que podrían seguir aportando en situaciones puntuales.

Déficit estructural

Tampoco Isco y Marcelo entran con asiduidad en los planes de Ancelotti. La aportación del centrocampista se reduce a 341 minutos y la del lateral zurdo sube a 568, penalizados tanto el malagueño como el brasileño por la falta de fuelle en un fútbol en el que, cada vez más, prima lo físico. Entre ambos se sitúa Jovic, que ha disputado 474 minutos repartidos en 17 partidos y solo ha marcado un gol. El Real Madrid pagó 60 millones de euros por sus servicios, pero ahora Transfermarkt cifra su valor de mercado en 18. Más abajo están Mariano, con 229 minutos, y Caballos, que solo acumula 75 desde que superase la lesión de tobillo que sufrió en los Juegos Olímpicos de Tokio.

El panorama invita a reflexionar en los despachos, porque el sector de la plantilla del que se ha olvidado Ancelotti encaja casi como un guante con el grupo que defenestró Zidane. El Real Madrid apenas ha acometido fichajes en las últimas ventanas, lo que ha derivado en una situación deficitaria en varias demarcaciones, con jugadores en el crepúsculo de sus carreras, estrellas acomodadas y jóvenes que no encuentran el espacio necesario para demostrar si tienen talla suficiente para militar en el trece veces rey de Europa.