Despedida

Piqué deja ya el Barça y se retira del fútbol

El central catalán comunica por sorpresa a través de sus redes sociales que el partido de este sábado entre el equipo azulgrana y el Almería en el Camp Nou será el último de su colosal carrera

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

Terremoto en el Barça y en el fútbol español. Gerard Piqué sorprendió a propios y extraños al anunciar este jueves su retirada del fútbol inmediata. Tanto que según ha comunicado en un vídeo publicado en las redes sociales que repasa toda su carrera en imágenes, el duelo liguero de esta jornada entre el Barça y el Almería será el último de una trayectoria de casi dos décadas en el fútbol de primer nivel.

«Vosotros, culers, me lo habéis dado todo, y ahora que los sueños de ese niño se han cumplido quiero deciros que es el momento de cerrar este círculo. Siempre he dicho que después del Barça no habría otro equipo, y así será. Este sábado será mi último partido en el Camp Nou», explica el todavía jugador azulgrana. Un adiós surrealista que no se corresponde con lo que significa Piqué para su club, para el catalanismo y para el fútbol español.

Su anuncio ha causado perplejidad por varias razones. Primero porque, a sus 35 años y jugando en la demarcación de central, todavía está en edad de aportar al equipo de toda la vida experiencia y calidad. Segundo, porque el propio Xavi Hernández, técnico con el que compartió vestuario como futbolista en la época durada del Barça y de la selección española, le ha utilizado más en los últimos partidos a pesar de que en verano ya le advirtió de que sería residual. Tercero, porque nos hallamos en plena temporada, y cuarto, porque ahora todas las miradas se focalizaban ya en el próximo Mundial de Qatar.

Los motivos que le han llamado a tomar tan drástica y repentina determinación, aunque en su fuero interno se lleva tiempo fraguando, son variados. Uno es el deportivo, toda vez que ya no se ve como ese jugador influyente que siempre fue dentro y fuera del vestuario; otro, está relacionado seguro con las lesiones que le merman y le dejan retratado ante grandes delanteros de físico privilegiado. Tampoco acompaña el hecho de que Piqué sea pitado no ya en los diferentes campos de España sino sobre todo en el Camp Nou, su templo, el coliseo donde triunfó.

Pero hay mucho más, sobre todo razones de índole personal que le impiden ejercer como debe un profesional de su categoría. Su reciente separación de la cantante colombiana Shakira, con la que tiene dos niños, Milan y Sasha, tiene pinta de terminar de forma bastante traumática y de afectar a su rendimiento. Además, ha provocado que Piqué sea objeto en los últimos meses más de los 'paparazzi' ávidos de sus noviazgos, que de los reporteros puramente deportivos que siguen los entrenamientos y partidos del Barça.

Luego está el Piqué hombre de negocios, fundador y presidente de la empresa Kosmos. Un puesto y un trabajo que también chocaba con su vida profesional, hasta el punto de que Xavi le dejó claro que no podría viajar y dormir lejos de casa por motivos laborales si al día siguiente tocaba entrenar a primera hora o concentrarse para un partido. El Andorra, club del que es máximo accionista, la Copa Davis o la Supercopa de España, por cuya organización su empresa cobró 24 millones de comisión, pagada en su totalidad por Arabia Saudí según su colega 'Rubi', máximo mandatario de la Federación Española de Fútbol, pasaron a formar parte de sus prioridades desde hace ya tiempo.

Hombre de negocios

Va a ser un adiós visto y no visto, ya que Piqué se despide en el Camp Nou casi aquí y ahora. El zaguero tiene contrato con la entidad blaugrana hasta el 2024, pero ha decidido que no seguirá en activo ni una semana más. Los malos tragos, mejor pasarlos cuanto antes. Piqué dejará de vestir de azulgrana tras quince campañas en el club de sus amores, al que llegó procedente del Manchester United y de la mano de Pep Guardiola en el verano de 2008.

Se trata de uno de los defensas más importantes de la historia del club azulgrana, donde ha jugado 615 encuentros y ha marcado 53 goles. Es el quinto futbolista que más duelos ha jugado con el Barça, solo superado por Messi, Xavi, Busquets e Iniesta y por delante de un tal Puyol. Palabras mayores. Con la zamarra blaugrana ha levantado nada menos 30 títulos, con tres Champions y ocho Ligas incluidas. Sumando toda su carrera, 34 títulos a nivel de clubes, más el Mundial de Sudáfrica 2010 y la Eurocopa de Polonia y Ucrania en 2012, conseguidas con la selección de Vicente del Bosque.

Hasta esta campaña, en la que es el quinto central de la plantilla, Piqué fue indiscutible en las alineaciones del Barça con todos los entrenadores que tuvo, desde Guardiola a Xavi pasando por Tito Vilanova, Tata Martino, Luis Enrique, Ernesto Valverde, Quique Setién o Ronald Koeman.

Se marcha el Piqué futbolista, nace una leyenda, quizá el futuro presidente del Barça, un cargo que siempre le ilusionó sobremanera porque combina sus enormes conocimientos deportivos con sus dotes para la dirección, la empresa y los negocios. Las aspiraciones al palco están en sus genes, ya que Piqué es nieto de Amador Bernabéu, exvicepresidente del Barça y en su día delegado de la Federación Española. «Volveré», subraya, enigmático Piqué, como epílogo en el vídeo para comunicar que cuelga las botas.