Jornada 33

El virtual campeón tiene prisa por entonar el alirón

Los goles de Alaba, Asensio y Lucas Vázquez validan las rotaciones de Ancelotti frente a Osasuna y dejan el título en bandeja al Real Madrid

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

El Real Madrid mantiene el paso firme en la Liga tras conquistar tres puntos ante Osasuna que le ponen en bandeja el título. Los blancos salieron sonriendo de una visita a El Sadar en la que Carlo Ancelotti sacó lustre a su unidad B. Pese a que Benzema desperdició dos penaltis en la segunda parte, los goles antes del descanso de Alaba y Asensio, unidos al de Lucas Vázquez cuando el choque ya agonizaba, sirvieron para abrochar un triunfo que deja al conjunto de Chamartín a un paso de ese alirón que quiere entonar cuanto antes.

El mullido colchón liguero y la proximidad del duelo con el Manchester City en semifinales de la Champions invitaron a Ancelotti a revolucionar el once. El técnico del Real Madrid reservó de entrada a Carvajal, Kroos y Vinicius pensando en la visita al Etihad, configuró un centro del campo inédito en el que sobresalió la primera titularidad del curso para Ceballos y dispuso a Asensio y Rodrygo como escoltas en el tridente ofensivo de Benzema, imprescindible tanto en las etapas llanas como en las de alta montaña. La apuesta no pudo salirle mejor.

Enfrente tenía a un adversario desprovisto de urgencias, pero extramotivado. No es por ello extraño que las primeras ocasiones fuesen de Osasuna, con mención especial para un envío tensísimo del Chimy Ávila que pasó delante de las narices de Brasanac sin que el serbio lograse tocar el esférico en boca de gol cuando un roce podría haberle bastado para abrir la lata.

1 Osasuna

Sergio Herrera, Nacho Vidal, David García, Aridane, Cote (Barja, min. 68), Moncayola, Brasanac (Roberto Torres, min. 80), Rubén García (Manu Sánchez, min. 46), Javi Martínez (Oier, min. 68), Chimy Ávila (Barbero, min. 85) y Budimir.

3 Real Madrid

Courtois, Lucas Vázquez, Militao, Alaba (Carvajal, min. 46), Nacho, Camavinga (Isco, min. 74), Valverde, Ceballos (Kroos, min. 71), Asensio, Benzema y Rodrygo (Vinicius, min. 90).

  • Goles: 0-1: min. 11, Alaba. 1-1: min. 13, Budimir. 1-2: min. 45, Asensio. 1-3: min. 96, Lucas Vázquez.

  • Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Amonestó a Camavinga, Brasanac y Nacho.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la 33ª jornada de Liga, disputado en el estadio de El Sadar ante 21.360 espectadores.

La ardorosa presión de los rojillos complicó la vida al Real Madrid, que se sacudió las tenazas tirando de pizarra. Una acción de estrategia permitió a Alaba desnivelar la balanza con buenas dosis de fortuna. Pero la réplica local fue inmediata. De nuevo el Chimy Ávila encontró pasillo por el costado derecho para meter otro pase venenoso que Budimir, solo en el segundo palo, embocó para registrar su quinta jornada consecutiva marcando.

La ausencia de los timoneles habituales del Real Madrid facilitó que el duelo se verticalizase en la primera media hora. Ese panorama benefició a Osasuna, valiente en la salida. El plan le funcionó a Arrasate hasta que Camavinga atisbó una grieta en la retaguardia rojilla al borde del descanso. El pivote francés, que había ido creciendo con el paso de los minutos, metió un pase llovido a Ceballos que no pudo aprovechar el centrocampista sevillano pero sí Asensio, atento al rechace para empalar a placer.

De vestuarios regresó el Real Madrid sin Alaba, cuya lesión muscular en los estertores del primer acto activó las alarmas. Le sustituyó Carvajal, de nuevo lateral zurdo de emergencia, lo que desplazó a Nacho al eje de la zaga. Una pugna que Brasanac le ganó al alcalaíno estuvo a punto de meter a Courtois en un embrollo de cuidado, pero el belga corrigió a tiempo.

La Cibeles se prepara

El foco pasó enseguida a la otra área, con un manotazo al balón de Chimy Ávila mientas el argentino se deslizaba sobre el césped que abrió una oportunidad de oro para que Benzema sentenciase desde los once metros. Pero falló. Tuvo la oportunidad de desquitarse cuando Nacho Vidal rebañó a Rodrygo minutos después. Retador, el lionés calcó el lanzamiento. Y Sergio Herrera volvió a leerle la intención. Insólito.

El doble error no distrajo al Madrid, de nuevo crecido en la segunda parte y con Rodrygo como el futbolista más incisivo. Suyas fueron las acciones más punzantes en un tramo en el que el cuadro de Ancelotti dejó sus mejores minutos antes de que Osasuna apurase sus últimas opciones aprovechando que los blancos habían perdido músculo en la medular con la salida de Camavinga. Pero la entrada de Vinicius en la recta final aumentó el colmillo del líder, que remató a su presa con una contra lanzada por Benzema, acelerada por el brasileño y culminada por Lucas Vázquez. La Cibeles se prepara.