AFP

Real Madrid

El Real Madrid tendrá que esperar un año más para fichar a Mbappé

Florentino Pérez llegó a ofrecer 200 millones para contratar a otro galáctico 'in extremis', pero el PSG se mantuvo firme y asumió el riesgo de que una de sus estrellas se vaya gratis el curso próximo

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

Terminó la cuenta atrás, se cerró un mercado frenético y no hubo fumata blanca para el fichaje galáctico de Kylian Mbappé por el Real Madrid. Ya no habrá más esperas porque la última oferta de Florentino Pérez tampoco abrió cerrojazo impuesto por el emir Al-Thani y el magnate Al-Khelaifi en el PSG, un club estado que tiene el dinero por castigo y que prefiere mantener a una estrella incluso a riesgo de que se pueda ir gratis la campaña próxima.

Si bien a última hora del lunes se deslizó que el Real Madrid se apartaba de las negociaciones, el asunto siguió latente hasta el final. A última hora de la tarde de este martes, Sky informó de que el máximo mandatario madridista, ya a la desesperada, puso sobre la mesa hasta 220 millones incluyendo bonus. Pero los máximos responsables del PSG ni siquiera respondieron. Querían tener a Mbappé este curso junto a Leo Messi y Neymar Jr.

El astro francés, concentrado con la selección francesa en Estrasburgo, donde este miércoles el combinado de Didier Deschamps se mide a Bosnia-Herzegovina en choque clasificación para el Mundial de Catar 2022, no cumple tampoco el sueño de recalar en el club más laureado del mundo y tendrá que reprogramarlo. Mbappé no le ha hecho ningún mal gesto público a su club, pero sí le ha trasladado a Leonardo, el director deportivo del PSG, que o alcanzaban un acuerdo para su traspaso en este mercado o el 1 de enero de 2022 será libre y volará gratis hacia el Santiago Bernabéu el próximo verano.

Según Le Parisien, en las últimas horas Mbappé rechazó una oferta de 45 millones anuales netos para renovar y a día de hoy tiene claro que se irá al Real Madrid. Pero el fútbol es muy cambiante, los petrodólares no pararán de intentar seducirle y por eso Florentino quería cerrar la operación ahora y evitar eventuales problemas de futuro.

El Real Madrid lo tuvo siempre muy complicado para fichar ahora a Mbappé, casi en chino, pero desprendió hasta el final cierta tranquilidad. Confiaba en la capacidad demostrada por su máximo mandatario a lo largo de 18 años para cerrar grandes operaciones casi sobre la bocina. Pero el tiempo jugaba en su contra y también en contra de que el PSG diera su brazo a torcer. En un club con tanto poder económico, sería impensable que recibiera una sustancial cantidad de dinero por su estrella y se quedase de brazos cruzados. Y en un visto y no visto no se acomete el fichaje de Erling Haaland con el Borussia Dortmund y el agente Mino Raiola como negociadores.

El final es muy diferente, pero la 'operación Mbappé' guardaba similitudes con el fichaje de Ronaldo Nazario en 2002 . Entonces, tras semanas de duras negociaciones, el Real Madrid emitio un comunicado explicando que la «existencia de diferencias insalvables con el Inter» y que renunciaba a esta contratación. Le funcionó la estrategia y a falta de cinco minutos para que expirase el plazo de inscripción, los blancos anunciaron la llegada del galáctico brasileño a cambio de 45 millones. La diferencia es que Ronaldo amenazó al club lombardo con declararse en rebeldía y Mbappé no ha llegado a ese extremo.

Tres años después, Florentino Pérez se vio en una situacion parecida con Sergio Ramos y el Sevilla. A media hora de que se cerrase el plazo, el Real Madrid depositó en la sede de la entonces Liga de Fútbol Profesional (LFP) los 27 millones de la cláusula del futbolista hispalense, leyenda luego en el club blanco y ahora, precisamente, en el PSG.

Ya en la segunda etapa de Florentino Pérez en el cargo de presidente, también estiró en 2013 hasta el final la complicada la negociación con el Tottenham por Gareth Bale, que se había declardo en rebeldía. Daniel Levy, presidente del club londinense que ya trató de forzar la situación para el traspaso de Luka Modric, cerrado el 27 de agosto de la temporada anterior, mantuvo el pulso pero se rindió al final por algo más de 100 millones de euros.

La última vez que el club blanco llevó una negociación hasta el 31 de agosto no acabó con un sonado éxito porque la documentación para el fichaje del portero David de Gea, procedente del Manchester United, llegó fuera de tiempo a LaLiga. Este error burocrático también truncó la salida de Keylor Navas a Old Trafford cuando ya estaba todo acordado para que el costarricense fuera el recambio del toledano en la portería de los 'diablos rojos', dirigidos en aquellos tiempos por Louis Van Gaal.