Sergio Ramos levanta el trofeo al campeón de Liga. / Rodrigo Jiménez (EFE)

Análisis

La Liga más larga y atípica de la historia

Casi un año después de su inicio, el campeonato de la Covid-19 y las gradas vacías en su tramo final exprés concluyó con la clasificación europea de la Real y la revelación Granada y el descenso del Leganés

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

El 16 de agosto en San Mamés comenzó con un Athletic-Barça esta Liga 2019/2020 que ya figura en la historia del campeonato, pues tras un parón de tres meses sin fútbol por la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de la Covid-19, el torneo ha acabado por alargarse hasta casi un año después de su inicio. La Liga más atípica de la historia deja un campeón sólido, aquel Real Madrid que comenzó en agosto en Balaídos sumido en un mar de dudas, con la vieja guardia desacreditada, sin sus fichajes estrella y después de haber encajado un doloroso 3-7 frente al Atlético en pretemporada.

El tiempo ha acabado por dar la razón a Zidane en su apuesta por un núcleo fuerte de jugadores que han sabido adaptarse a una versión sacrificada y sólida para darle al club blanco su Liga número 34, con la mejor versión de Benzema y Ramos como defensa más goleador de la historia de la competición, sumando once tantos. Por aquello de la teoría de los vasos comunicantes entre Madrid y Barça, las sonrisas de Chamartín son lágrimas en su eterno rival azulgrana. La temporada ha ido sumiéndose en una crisis permanente en el Camp Nou y la destitución de Ernesto Valverde cuando el equipo era aún líder no hizo sino empeorar las cosas, pues Setién ha sido incapaz de levantar a un grupo de jugadores abandonado a lo que pueda hacer Messi.

A tenor de la escasa relación entre cuerpo técnico y jugadores culés y las varias polémicas protagonizadas por Bartomeu, incluidas salidas en bloque en la junta directiva y fuertes rumores de adelanto electoral, se puede dar por bueno un subcampeonato que bien podría haber peligrado si el Atlético de Madrid hubiese encontrado antes del parón el tono que logró alcanzar tras el regreso. Pese a la ausencia de gol, Simeone ha alcanzado al final una nueva clasificación para la Champions y unas sensaciones que permiten a los colchoneros soñar con algo grande en el desenlace de la máxima competición continental de agosto.

Los puestos de Champions los completa el Sevilla de Lopetegui, aupado por el buen hacer táctico del vasco y por la enésima demostración de ojo clínico de Monchi con nombres que ya son referencias del campeonato pero que hace un año eran en muchos casos desconocidos como Diego Carlos, Koundé o en menor medida Fernando y Ocampos.

Messi, dueño y señor del Pichichi

Otro récord más de la Liga que no resiste a Lionel Messi. Si el astro argentino superó hace ya tiempo a Telmo Zarra como el máximo goleador en la historia del campeonato, ahora ya puede presumir también de ser el futbolista con más Trofeos Pichichi, pues sus 25 goles en esta Liga acabaron sirviéndole para sumar su séptimo galardón, uno más que el legendario delantero del Athletic.

A las puertas del galardón se quedó finalmente Karim Benzema, con 21 tantos, en una edición en la que el ganador bajó de las 30 dianas por primera vez en doce años, pues la temporada 2007-08, con Dani Güiza, entonces en el Mallorca, como artillero del campeonato con 27 goles fue hasta esta la última en la que el Pichihi no superó las tres decenas de tantos.

El Granada debutará en Europa

A la Europa League van dos de los equipos que mejor fútbol han desplegado en esta Liga, Villarreal y Real Sociedad, conjuntos con buen gusto futbolístico pero a los que ha faltado un punto más de solidez y regularidad para asaltar la Champions. El 'submarino amarillo', que despide a dos leyendas como Cazorla y Bruno Soriano, estuvo peor antes del parón y ha acabado en gran forma, liderado por los goles del máximo realizador nacional, Gerard Moreno, Trofeo Zarra con 18 goles. Los 'txuri urdin' vivieron el proceso inverso, pues maravillaron antes de la Covid-19 y se desplomaron con el regreso sin público del campeonato. Les acompaña en la segunda competición continental, aunque deberá superar las rondas previas, la gran revelación del campeonato, el Granada de Diego Martínez, un debutante que ha maravillado desde su magisterio en el banquillo.

En zona media se ha quedado el Getafe, que soñó con Champions durante gran parte de la Liga pero ha acabado fuera de Europa; el Valencia, una de las mayores decepciones y un club empeñado en autodestruirse, y el Athletic, que más allá de la final de Copa se ha quedado sin el premio que por plantilla podía haber alcanzado con un hombre gol que deberá seguir buscando tras el adiós de Aduriz, anunciado durante la pandemia, y que dejó para la historia el primer gol de la Liga, aquel remate acrobático con el que tumbó al Barça en el debut.

Osasuna, otro recién ascendido, Levante, Valladolid, Eibar y Alavés han logrado la permanencia, de manera holgada en el caso de los dos primeros y con más apuros en el de los tres segundos, cumpliendo así las expectativas de proyectos que siguen consolidándose entre los mejores. Por su parte, Betis y Celta son dos de las mayores decepciones de la temporada, pues futbolistas como Fekir, Canales, Borja Iglesias, Iago Aspas, Denis Suárez o Rafinha dan a priori para mucho más que alcanzar una salvación, agónica en el caso de los gallegos.

Pierde la categoría finalmente el Espanyol, un histórico que es el descalabro total de esta Liga, pues ni siquiera los millonarios fichajes invernales de Raúl de Tomás. Embarba o Cabrera impidieron un descenso que además es como claro colista y que llevará a los pericos a disputar la que será su quinta temporada en Segunda con la presión de lograr el pleno de un quinto ascenso a la primera. Leganés y Mallorca también serán de plata el próximo curso, aunque con diferente sabor, pues pese a sus limitaciones pelearon hasta la última y penúltima jornada por seguir en la élite del fútbol español.

Courtois, un Zamora blanco doce años después

En el Santiago Bernabéu ya apenas recordaban lo que era tener al portero menos goleado de la Liga. En tiempos de exuberancia ofensiva, de los 50 goles por temporada asegurados de Cristiano Ronaldo, aquello de los rigores defensivos y de la puerta a cero por partido parecía cosa de otros. Con el portugués ya hace dos temporadas en Turín Zidane ha dado con la tecla dotando a su equipo de una solidez que ha permitido a Thibaut Courtois conquistar su tercer Zamora, el primero de un guardameta blanco desde la campaña 2007-08, cuando lo conquistó por única vez Iker Casillas.

El belga rompe con cuatro años de dominio de Jan Oblak, segundo en la clasificación por delante de Unai Simón, una de las sensaciones del campeonato bajos los palos del Athletic.