Joan Laporta, durante la asamblea de compromisarios del Barcelona. / EFE

FC Barcelona

Laporta aplaza la asamblea antes de votaciones clave como el Espai Barça

Los socios aprueban «las peores cuentas de la historia del club», que necesita un crédito de 1.500 millones de euros cuando tiene una deuda declarada de 1.350

DANIEL PANERO

Dado que ya no daba tiempo a que terminase la asamblea de socios del Barcelona antes del inicio del partido ante el Valencia en el Camp Nou, Joan Laporta decidió suspender la reunión de compromisarios y retrasar a otro día la votación de puntos vitales para el futuro deportivo y económico del club. Entre ellos, la autorización para dar vía libre al Espai Barça, para el cual la entidad azulgrana necesitará un crédito de 1.500 millones de euros, cuando el Barcelona tiene en la actualidad una deuda declarada de 1.350 millones, y la reforma de los estatutos.

«Ha primado la ilusión de todos de venir a ver el partido y la asamblea se renudará cuando sea necesario. Llevaban ya seis horas y me parece lógico que quieran ver el partido», justificó, ya en el Camp Nou, el director de fútbol del Barcelona, Mateo Alemany, después de que quince minutos antes del comienzo del encuentro entre el equipo azulgrana y el valencianista el presidente culé pusiese punto final a la asamblea general, tras haberse aprobado tan solo dos de los nueve puntos del orden del día. Una decisión sin precedentes en el club catalán.

«Pensábamos que todo iría más rápido. No es que haya prisas, es que ya vamos muy tarde. Todos queremos ir a ver el Barça-Valencia. Tenemos que hacer una reforma y solo pedimos la autorización para empezar a trabajar en la financiación del proyecto (Espai Barça). No creamos ninguna hipoteca sobre el patrimonio ni los activos del club», aseguró el presidente azulgrana a las 20:45 horas para, a continuación, anunciar que la asamblea continuaría «dentro de unos días».

«Haremos coincidir la asamblea en otra fecha que facilite la participación (será el próximo sábado día 23) y acabaríamos con este punto del día y los que quedan», aseguró Laporta tras cinco horas y 45 minutos de asamblea general durante la cual numerosos socios reclamaron un referéndum para solicitar un préstamo de 1.500 millones. «Los estatutos condicionan el referéndum, porque todo presupuesto que supere lo que marquen los estatutos tiene que pasar por asamblea», respondió Laporta ante el clamor de los compromisarios solicitando una consulta popular.

Lo que sí aprobaron los socios de la entidad fueron «las peores cuentas de la historia del Barça», según reconoció el máximo dirigente culé, con unas pérdidas de 481 millones de euros en la temporada 2020-2021 y un presupuesto de 765 millones para la presente campaña. «Cuando llegamos, casi no podíamos pagar las nóminas», desveló. «El patrimonio negativo es de 451 millones de euros, lo equivalente a estar en quiebra», reconoció, por su parte, el presidente de la Comisión Económica, Jaume Guardiola.