Sergio Ramos, en una acción durante el clásico. / Lluis Gene (Afp)

Análisis

La lesión de Sergio Ramos pone a prueba al Real Madrid

El capitán de los blancos sufre una rotura fibrilar en el bíceps femoral de la pierna derecha que le hará perderse como mínimo los duelos con Villarreal, Inter y Alavés, en los que sí podrá estar Hazard tras superar el coronavirus

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Justo cuando las negociaciones para la renovación de Sergio Ramos concitan la atención del madridismo, su equipo tendrá una ocasión para comprobar de nuevo cómo puede ser la vida sin el gran capitán blanco. Las pruebas efectuadas este jueves al camero confirmaron que sufre una rotura fibrilar en el bíceps femoral de la pierna derecha, lo que le descarta como mínimo para los choques frente a Villarreal, Inter y Alavés. Tratará de llegar al duelo del 1 de diciembre frente al Shakhtar Donetsk, aunque tendrá que apurar mucho los plazos de su recuperación.

Lesionado en el encuentro que disputó el martes con la selección española frente a Alemania, su baja será una auténtica prueba de fuego para la retaguardia del equipo de Zinedine Zidane, la línea que le catapultó al título de Liga el curso pasado pero que ahora se ha convertido en el principal quebradero de cabeza para el marsellés y que acumula naufragios de envergadura sin su líder en los últimos años, especialmente en la Liga de Campeones, con las debacles frente a Ajax y Manchester City como exponentes más destacados.

El muro que erigieron los blancos en torno a Courtois se ha resquebrajado con el cambio de temporada y el técnico está obligado a recomponerlo peleando contra la adversidad para que su equipo pueda aspirar a los títulos en liza. Trece goles encajados en los seis últimos partidos entre todas las competiciones dan buena cuenta del lamento que acucia al vigente campeón de Liga, que cimentó su exitoso esprint hacia el título que defiende sobre una solidez extraordinaria: solo seis tantos recibidos en las once jornadas tras el parón. Esos automatismos que resultaron determinantes se han perdido, la distancia entre líneas ha crecido y unas rotaciones discutibles pero que el preparador considera vitales para llegar en plenitud al tramo decisivo de la campaña y con todos sus pupilos enchufados han contribuido a que arrecie una tormenta que las lesiones han agudizado.

No en vano, desde que comenzó el curso, la enfermería del Real Madrid ha vivido un continuo trasiego de zagueros, lo que ha impedido que se consolidase un cuarteto de gala conformado por Carvajal, Varane, Sergio Ramos y Mendy. Un póker defensivo que sin embargo no ha vuelto a repetir desde que Zidane enseñase sus cartas en las dos primeras jornadas de Liga.

Primero por el deseo del técnico de dar vida extra a Marcelo y luego por la lesión de Carvajal, que se dañó el ligamento lateral interno de la rodilla derecha en un entrenamiento a comienzos de octubre, lo cierto es que los cuatro defensas de mayor solvencia con que cuenta el Real Madrid no han vuelto a coincidir desde entonces sobre el pasto y no volverán a hacerlo como mínimo hasta el regreso del '4'.

Mientras Carvajal trabajaba para acortar los plazos de su recuperación, Sergio Ramos se perdió la segunda parte del duelo con el Cádiz por un encontronazo con el Choco Lozano que le hizo ausentarse también del encuentro ante el Shakhtar en la jornada inaugural de la Champions. Fueron las dos primeras derrotas de la temporada para el Real Madrid. Por su parte, Varane lo ha disputado todo salvo los 90 minutos del partido ante el Huesca, en el que Zidane le dio descanso.

Varane se probará el viernes

El 'virus FIFA' ha atacado a esa dupla precisamente en un momento crucial. Sin Ramos a su lado, Varane no ha sido capaz de liderar la zaga del Real Madrid como cabe demandar por su veteranía y condiciones. La última muestra fue el descalabro ante el Shakhtar, con Militao como compañero en el eje de la retaguardia. Por si fuera poco, el francés está entre algodones. Se retiró con molestias en el hombro al descanso del encuentro que disputó el martes con su selección ante Suecia y se probará el viernes para ver si puede jugar contra el Villarreal.

Zidane se ve aliviado al menos con el regreso de Carvajal, Nacho, Militao, Casemiro y Hazard. El diestro de Leganés lleva 50 días sin competir, el polivalente zaguero de Alcalá de Henares acumula 27 por la lesión muscular en el muslo derecho que sufrió durante el clásico y el central brasileño suma 18 en el dique seco desde que diese positivo por coronavirus. En circunstancias normales, entrarían de modo progresivo, pero la baja de Sergio Ramos y la duda de Varane precipitarán los acontecimientos.

Fundamental será también el estado en que se encuentren Casemiro y Hazard, recuperados ya como Militao de la covid-19. El mediocentro brasileño es fundamental por el equilibrio que da a un equipo que se vino abajo sin su presencia en Mestalla, mientras el belga necesita esa continuidad que tanto ha echado de menos desde que aterrizó en el Real Madrid a causa de las lesiones para brillar como se espera de un jugador de su jerarquía.