Eden Hazard, entrenando este martes. / Real Madrid

Real Madrid

Hazard ya golpea balón y podría volver ante el Betis

El belga mejora sensaciones y en la 'casa blanca' ven cerca su regreso a los terrenos de juego

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

El regreso de Eden Hazard a los terrenos de juego está más cerca. El belga ya golpea el balón sin aparentes molestias y cunde el optimismo en el Real Madrid sobre su vuelta a la competición, que incluso podría producirse este sábado frente al Betis, si el jugador y Zinedine Zidane lo consideran oportuno.

El '7' acudió este martes a la Ciudad Deportiva de Valdebebas para continuar con su puesta a punto. Pese a que Zidane concedió día libre a la plantilla, Hazard trabajó sobre el césped junto a Andriy Lunin, Diego Altube, Isco, Lucas Vázquez y Marco Asensio, jugadores estos tres últimos que, al igual que el belga, se perdieron el estreno liguero del Real Madrid ante la Real Sociedad el pasado domingo por diferentes problemas físicos y cuyo retorno también está próximo.

El central brasileño Éder Militao, que terminó el amistoso de la pasada semana ante el Getafe con molestias musculares en su pierna izquierda que le impidieron viajar a San Sebastián, trabajó en el interior de las instalaciones y parece descartado para medirse al Betis.

Pero la mejor noticia la dejó Hazard, que sigue recuperando sensaciones en ese tobillo derecho que no cesó de atormentarle la pasada temporada. El ex del Chelsea chutó a puerta con aparente normalidad y sin resentirse, en una sesión en la que siguió cogiendo tono físico con vistas a su incorporación a la dinámica de grupo.

Optimismo

Su evolución invita al optimismo en la 'casa blanca', donde esperan contar por fin con ese jugador diferencial que espolee a un equipo que comenzó la Liga con buen juego pero sin colmillo ofensivo. Aunque Roberto Martínez, seleccionador belga, apuntó hace un par de semanas que Hazard estaba «a 60 entrenamientos de poder ser titular», ya que aún no había recobrado su condición física ideal, en el Real Madrid están satisfechos con su evolución de los últimos días.

No se descarta que forme parte de la expedición que viaje a Sevilla para medirse el sábado al Betis en el Benito Villamarín, aunque Zidane no correrá ningún tipo de riesgos con un futbolista que ha vivido un auténtico calvario desde que fichó por el Real Madrid.

Lesionado ante el PSG en el duelo de la fase de grupos de la Champions disputado en el Santiago Bernabéu el 26 de noviembre del pasado año, regresó a mediados febrero, pero recayó enseguida y tuvo que ser o perado el 5 de marzo en Dallas de una fisura en el peroné distal derecho. La paralización de las competiciones por el coronavirus le permitió disputar el tramo final de la pasada campaña, pero lo hizo mermado, ya que las molestias persistían y el futbolista no se sentía seguro.

Zidane está deseando tenerle de nuevo sobre el rectángulo de juego, pero no lo hará hasta que le vea en plenitud física. «Está mejor y lo que queremos, él el primero, es que esté al cien por cien y sin nada de molestias», dijo en su día el marsellés, que incidió en que el regreso del crack no se producirá hasta que no esté «al 120 por ciento». Un retorno que, pese a todo, está más cerca.