Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 13 de abril
Jornada 2

El campeón domina pero no golpea

Con Odegaard muy tímido, el Madrid fue de más a menos y no pasó del empate ante una Real diezmada que tuvo las mejores ocasiones

Ignacio Tylko

Madrid

Domingo, 20 de septiembre 2020

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un mes mes y medio después de caer ante el Manchester City de Pep Guardiola en la vuelta de octavos de final de la Champions, lo que siempre supone una decepción en el rey de Europa, el Real Madrid inicia este domingo la defensa del título en el Reale Arena. Se mide a una Real Sociedad capaz de lo mejor, capaz incluso de humillar a los blancos en el último duelo copero celebrado en el Santiago Bernabéu y de encaramarse a puestos de honor en el torneo de la regularidad, pero también de caerse sin causa aparente en el tramo final de la pasada temporada.

Un duelo clásico en LaLiga desde los viejos tiempos del estadio de Atocha, donde sufría el Real Madrid con ese afición donostiarra tan encima, pero ahora descafeinado por esa pandemia y falta de público en los estadios que a todos perjudica. Si acaso, como se comprobó en el tramo final del curso pasado, beneficia más a los poderosos porque son mejores y lejos de casa no sienten la presión de la afición rival que solía llenar los estadios. Y más fácil también para los árbitros, cuyas actuaciones en el tramo final de la pasada campaña generaron enorme polémica.

Más allá del set endosado a un Getafe plagado de suplentes, pocas conclusiones se pueden extraer en el Real Madrid de esta pretemporada atípica. Lo mejor para Zidane es que el bloque campeón se mantiene, si bien a medio y largo plazo pueden notarse ausencias de jugadores con los galones de James Rodríguez, que ya marca con el Everton de Carlo Ancelotti, y Gareth Bale, en Londres para cerrar su cesión al Tottenham de José Mourinho, al que llega lesionado para un mes. El galés que se fue sin despedirse de su entrenador y de gran parte de la plantilla y centró la comparecencia previa al choque del técnico marsellés. Trató de ser elegante 'Zizou' tras media docena de preguntas pero le lanzó un dardo envenenado al afirmar que quiere en la plantilla a «25 jugadores que compitan».

Zidane sufre para este encuentro seis bajas: Eden Hazard, al que no forzará hasta que no vea en plenitud tras la operación de tobillo sufrida el curso pasado y las posteriores recaídas del belga, Marco Asensio, Isco Alarcón, aunque entró el sábado en la dinámica de grupo, Lucas Vázquez, Militao y Mariano. Ha tenido que completar la convocatoria con Borja Mayoral, de regreso tras cesión, y varios canteranos como Altube, que un año más hará las labores de tercer portero, Arribas y Marvin.

Elogios a un vikingo

Pese a los problemas que ha arrastrado en una rodilla, máxima expectación en torno al noruego Martin Odegaard, de vuelta a San Sebastián, donde creció tanto que se convirtió en una de las figuras de esta joven Real que maneja Imanol. Elogios del entrenador francés al vikingo, que a priori parte como suplente del veterano Luka Modric en el once tipo pero jugará como titular en su antigua casa. «Su trayectoria ha sido fenomenal, cada año ha mejorado, el año pasado con la Real hizo una gran temporada, es un jugador más hecho, es del Madrid y vamos a utilizarlo», valoró el marsellés sobre el principal refuerzo del verano, aunque la plantilla del campeón no está ni mucho menos cerrada aún. Con los millones de euros que se ahorra el club en las fichas de James y Bale, hay dinero en caja para buscar alguna ganga en el mercado de última hora. Un recambio para Casemiro, un central más y un tercer '9' que pueda dar descanso a Benzema si Luka Jovic sigue sin funcionar, son las plazas más demandadas.

Si el Real Madrid se exige empezar con buen pie su andadura en LaLiga tras el título logrado en la 'fábrica' de Valdebebas, ya que hizo un fortín del Alfredo di Stéfano en las jornadas finales, la Real Sociedad debe demostrar que está mas rodada tras iniciar el campeonato con un empate en feudo del Valladolid.

Ante una de sus víctimas favoritas desde 2019, ya que ha ganado al Madrid en tres de sus últimos cinco duelos, esta Real tiene que reinventarse por las bajas que le asolan. No estarán los Asier Illarramendi, Martin Zubimendi, Igor Zubeldia, Luca Sangalli, Jon Guridi y Martin Merquelanz, varios de ellos titulares en condiciones normales. Al menos el técnico de Orio puede contar con Ander Guevara, recuperado de una lesión que le ha impedido jugar tras el confinamiento y los amistosos de pretemporada. Arriba, los donostiarras están menos castigados, aunque William José es baja por la covid-19. Primera convocatoria para David Silva, uno de los grandes movimientos del verano pero aún sin ritmo y sin poderse haber acoplado a sus nuevos compañeros.

Claramente de más a menos, lógico porque durante más de media hora su presión fue altísima y muy generosa y el curso acaba de empezar tras una pretemporada corta y atípica, el Real Madrid no estuvo mal pero tampoco mostró hechuras de un equipo campeón ante una Real diezmada en Donosti pero algo más rodada. Dominó a su rival, sobre todo en el periodo inicial, pero apenas fabricó ocasiones en todo el partido y concedió dos o tres muy claras ante los dominios de Courtois, determinante en una acción ante Isak justo antes del descanso. De nuevo, el recurrente debate sobre si hace falta otro '9' para suplir a Benzema saldrá a escena.

Notable puesta en escena del Madrid y valiente planteamiento de Zidane ante una Real con muchas bajas, que sufre si le presionan arriba, no le dejan tocar y le hacen correr detrás del balón, tal y como hizo el campeón al principio. Prescindió el marsellés de inicio de Casemiro y puso en liza al noruego Martin Odegaard, que regresó a casa como un amigo. El noruego no se fue huyendo o corriendo de Donosti sino porque su club le reclamó tras una temporada magnífica. Es joven y aún se le ve muy tímido en el equipo blanco, pero atesora un físico, inteligencia y visión de juego que le pueden dar mucho a un equipo que apostó por él hace cinco años, cuando era un niño.

Le ubicó 'Zizou' como mediapunta y se le vio demasiado fijo en esa demarcación, sin el protagonismo en las arrancadas del que disfrutó en la Real Sociedad, donde junto con Merino formó una pareja de centrocampistas extraordinaria. Salió el Madrid con un 4-2-3-1 más que un 4-3-3, ya que Odegaard estuvo acompañado en los extremos por Rodrygo y Vinícius, mucho más activo que su compatriota, con Benzema en punta.

Real Sociedad

Remiro, Gorosabel, Elustondo, Le Normand, Aihen Muñoz, Guevara (Urko González, min. 89), Merino, Portu, Oyarzabal (Januzaj, min. 74), Barrenetxea (Bautista, min. 74) e Isak (Silva, min. 63).

0

-

0

Real Madrid

Courtois, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Mendy, Modric (Valverde, min. 69), Kroos, Rodrygo (Marvin, min. 69), Odegaard (Casemiro, min. 69) Vinícius y Benzema.

  • árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano): Mostró amarilla a Barrenetxea, Mendy, Aihen Muñoz y Carvajal.

  • incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de LaLiga Santander, disputado en el Reale Arena. Marvin debutó con el primer equipo del Real Madrid.

Dueño por completo de la situación por juego, dominio, ambición, toque y destreza, acusó el Madrid en el primer acto un problema que puede ser irreversible cuando lleguen los rivales de máxima exigencia, sobre todo en Europa. Juega bonito, combina bien y ensancha el campo con los jóvenes brasileños, pero le falta llegada, esa pegada que en otros tiempos le hizo temible. Si Benzema juega más en punta, para fijar a los centrales, y no baja a recibir, hay dificultades para encontrar ese último fase definitivo.

Supo cortocircuitar a la Real para que Isak y Odegaard no entrasen en juego, pero su indiscutible dominio tampoco se tradujo en casi nada ante Remiro. Se le veía sufrir a la Real, en ocasiones con Guevara muy solo en el pivote defensivo hasta que Imanol lo corrigió, pero siempre llegaba algún rechace o despeje salvador de Aritz Elustondo o Le Normand. Gorosabal padecía ante 'Vini' y Mendy más aún que el joven Aihen Muñoz con Rodrygo y Carvajal. El portero local no intervenía pero entonces daba la sensación de que el partido se le podía hacer eterno a los donostiarras. Nada más lejos.

No aprovechó su mejor momento el campeón en ese período y la Real se le subió a las barbas ya en los minutos previos al descanso. Avisó en un saque de esquina que no supo cabecear bien Le Normand, con Courtois casi batido porque midió mal en su salida. El portero belga, sin embargo, se hizo inmenso para abortar después un mano a mano con Isak. El joven sueco volvió a avisar tras un robo de balón, pero su disparo de rosca se marchó fuera.

Se reanudó el choque como se cortó, con otra ocasión local muy clara para los 'txuriurdin'. Pase genial de Oyarzabal, pero Barrenetxea quizó dudó entre disparar o regalar el gol a un compañero y en el fútbol dudar no es de sabios. Con Barrenetxea y sobre todo Mendy en el campo tras rozar la segunda amarilla por dos entradas absurdas, la contienda llegó muy equilibrada la media hora final. Ya con mucho desgaste y más campo abierto, la calidad y el banquillo suelen decidir. Pero no fue el caso.

Imanol miró primero a David Silva, gloria del mejor fútbol español. El grancanario entró por Isak y pasó a ser Oyarzabal el nueve mentiroso hasta agotarse. Zidane hizo un triple movimiento. Más músculo con Casemiro y Valverde y chispa con Marvin, una de las sensaciones en la fábrica blanca. Respondió el técnico local con Januzaj y Bautista para refrescar a su equipo. El carrusel de sustituciones, hasta cinco en esta nueva normalidad, cortó el ritmo y condujo al justo empate final.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios