Javier Tebas, presidente de LaLiga.

La covid y la situación financiera del Barça lastran las cuentas de LaLiga

El club azulgrana concentra casi el 60 % de los 892 millones de euros de pérdidas netas de la patronal de clubes en el ejercicio 20-21, marcado por la pandemia de coronavirus que llevó la austeridad al mercado y alejó al público de los estadios

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

LaLiga ha hecho públicas las cuentas financieras de la pandemia, los números contantes y sonantes de un ejercicio 2020-21 lastrado por la covid-19 y también por la calamitosa situación financiera del Barça. De los 892 millones de pérdidas netas en la patronal de los clubes, un 58 % corresponden al conjunto azulgrana, incluidos 250 millones en concepto de provisiones.

Es la primera vez que el balance de LaLiga en un ejercicio se va a los números rojos, algo inédito desde que se instauró el actual control económico y el desarrollo de marca en los parámetros actuales, alrededor de 2012. Y es que la patronal de los clubes españoles fijó su balance financiero en el ejercicio 2019-20, último precedente ya ligeramente afectado por el coronavirus en el tramo final del campeonato, en un beneficio de 52 millones, montante positivo inferior a los más de 200 del periodo 2018-19, el último prepandemia y en pleno crecimiento.

LaLiga ingresó en este ejercicio 2020-21 un total de 3.818 millones de euros, sensiblemente por debajo de los últimos precedentes, en los que su volumen de negocio permitía unos ingresos superiores a los 5.000 millones. Este drástico descenso se debe a la austeridad del mercado en plena crisis sanitaria y al desplome de los ingresos por abonos y entradas ante la ausencia de público.

Se trata de una caída del 24,1 %, menor en cualquier caso de lo inicialmente previsto por la consultora PwC y la UEFA en sus informes sobre la incidencia de la pandemia en el mundo del fútbol. Además, y a pesar de las pérdidas de casi 900 millones de euros, la deuda financiera neta de LaLiga se sitúa tras el ejercicio 2020-21 en 1.946 millones, con solo 236 millones de aumento, una notable diferencia entre un parámetro y otro que se explica a través del estabilizador automático.

Este concepto que maneja la patronal de los clubes españoles consiste en la existencia de menos ingresos, pero también de una reducción considerable en las partidas de gasto, que permite una menor amortización en los próximos ejercicios. Este hecho explica en gran medida que la deuda neta haya crecido menos de lo que cabía pensar a tenor de la pérdida de ingresos. Y es que el 46 % del gasto de LaLiga se concentra en la contratación de personal deportivo. Este montante salarial se reduce un 5,4 %, en un descenso que puede parecer menor al inicialmente esperado, pero en el que hay que tener en cuenta también la progresión al alza de muchos acuerdos rubricados antes de la pandemia. Es por ello que debido a la afectación económica de los últimos tiempos, se firman menos contratos y más reducidos en sus cuantías.

Previsiones de futuro

Más allá de los números contables, LaLiga trabaja ya con una previsión financiera para el ejercicio 2021-22, que entra ahora en su tramo final, hasta el próximo 30 de junio. Estima una cifra de ingresos de 4.012 millones, ligeramente superior a la del periodo 2020-21 pero todavía lejana a la era prepandemia. También 297 millones de pérdidas después de impuestos, un escenario «razonable» con 140 millones sin pérdidas recuperables, que forman parte del dinero que se ha permitido gastar a los clubes derivados del Plan Impulso y el acuerdo con el fondo de inversión CVC.

Para el retorno a los números verdes habría que esperar al ejercicio 2022-23, con un escenario previsible para el 2023-24 ya en cifras previas a la pandemia de la covid-19. Para este retorno al crecimiento LaLiga se basa en varios pilares, principalmente el Plan Impulso y la financiación de CVC a 50 años de la que no forman parte el Real Madrid, el Barcelona y el Athletic.

Asimismo, la patronal de los clubes espera un incremento de los ingresos por la comercialización de los derechos televisivos. En este sentido, la media para el ciclo 19-20, 20-21 y 21-22 se sitúa en 1.853 millones de euros por campaña, que según las estimaciones de LaLiga pasarían a ser 2.026 para el próximo, de cinco años hasta 2026.

Finalmente, en relación al resto de las cuatro grandes ligas de Europa, y pese a la evidente afectación económica, la patronal de los clubes españoles valora positivamente su situación financiera a tenor de los 1.438 millones de euros de pérdidas de la Premier League inglesa o los 1.109 de la Serie A italiana. Por detrás en cuanto a sus números rojos se sitúan dos campeonatos con un menor volumen de ingresos como la Ligue 1, que pierde 695 millones, y la Bundesliga, que frena su caída en 307.