Courtois se dispone a abortar una acción de Edgar en el Real Madrid-Alavés. / JuanJo Martín (Efe)

Análisis

Courtois se cita con la grandeza

El belga supera la mejor versión que ofreció en el Atlético y vuela hacia su tercer Zamora como sobresaliente pilar de un Real Madrid con aroma de campeón

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Por quinto partido consecutivo, Thibaut Courtois fue un muro infranqueable ante el Alavés. Un par de paradas notables del belga a disparos de Burke y Joselu resultaron determinantes para que el Real Madrid lograse su octavo triunfo sin tregua desde la reanudación del campeonato y comenzase a saborear el que, salvo debacle mayúscula, será el trigésimo cuarto título de Liga de su historia. El segundo a la vera de Zinedine Zidane, que ha transformado a los blancos poniendo el foco en el andamiaje defensivo, con el gigante de Bree como pilar destacado que vuela hacia su tercer Zamora superando la mejor versión que ofreció en el Atlético y está en disposición de pulverizar registros históricos en la 'casa blanca' al término de una campaña que inició en el ojo del huracán y concluirá como indiscutido referente de la meta merengue para los próximos años.

Desde 2008 no encadenaba el Real Madrid cinco choques ligueros con la portería a cero y Courtois podría batir antes de que finalice el campeonato el mejor registro de todos los tiempos de los blancos, que alcanzaron siete en las campañas 1994-1995 y 1997-1998.

«Tiene una influencia muy grande. Es nuestro portero y lo que está haciendo cada partido es fenomenal. Es una cuestión de todos a la hora de defender, pero Thibaut está sacando otra vez hoy dos o tres ocasiones del rival y nos ha venido bien que nos haga esas dos o tres paradas», aplaudió Zinedine Zidane, poco amigo de individualizar elogios pero que no tuvo reparos en hacer una excepción con el cancerbero en vista de su gran actuación contra la escuadra albiazul.

Listones

Fue el decimoctavo encuentro del presente curso liguero en el que Courtois deja intacta su portería, igualando el registro que firmó Paco Buyo en la campaña 1987-1988 y a uno del récord blanco que había establecido el arquero gallego la temporada anterior. Con tres partidos por delante y un estado pletórico en cuanto a forma y confianza, todo apunta a que el ex del Chelsea franqueará ese listón que no es sino uno de los varios que está en disposición de atacar con las pocas batidas que le restan para abordar el gran salto.

El '13' acumula 462 minutos sin recoger el balón del fondo de la red, los transcurridos desde el tanto de Mikel Merino el pasado 21 de junio en el Reale Arena que significó el segundo y por el momento último gol que encajó desde que el balón volvió a rodar para los blancos siete días antes en el Alfredo Di Stéfano.

Está a 73 minutos de pulverizar su mejor marca desde que está en el Real Madrid, la que fijó entre el 19 de octubre y el 23 de noviembre del pasado año al permanecer 535 minutos imbatido desde la diana de Lago Junior en Son Moix que propició la derrota de los blancos hasta la de Willian José que adelantó a la Real Sociedad en el Santiago Bernabéu, en un partido que terminarían decantando los locales con goles de Benzema, Valverde y Modric. Entonces reventó por los pelos la plusmarca de 534 minutos que dejó Keylor Navas, la alargada sombra con la que tuvo que convivir en su primer año en Chamartín.

El Nuevo Los Cármenes, donde los blancos disputarán ante el Granada su antepenúltima final en la carrera por el título, podría ser por tanto escenario de una nueva proeza de Courtois, que también avista el tope liguero que alcanzó con el Atlético en la Liga 2011-2012: 579 minutos sin ser superado por nadie.

Entonces Víctor Valdés le apartó de un trofeo Zamora que sí conquistaría el belga en las dos campañas siguientes, cuando firmó promedios de 0,78 y 0,65 goles por encuentro, respectivamente. Ahora lidera el ranking con 18 goles recibidos en 32 partidos disputados, un soberbio 0,56 de coeficiente que le coloca como el sexto mejor de la historia, y tiene prácticamente amarrado el premio, lo que le colocaría a la altura de leyendas como Ricardo Zamora o Luis Miguel Arconada.

Ágil, sobrio, concentrado y beneficiario del rigor defensivo de sus compañeros, Courtois será el primer trofeo Zamora bajo palos del Real Madrid desde que lo consiguiese Iker Casillas hace doce años. Y una de las claves fundamentales para explicar un título liguero al que ya sólo parece faltarle el corolario.