Borrar
Jornada 6

El Barça ahonda en su crisis de juego e ideas

El conjunto de Koeman no pudo pasar del empate a cero ante el Cádiz en un partido en el que volvió a evidenciar que carece de un plan

DANIEL PANERO

MADRID

Miércoles, 22 de septiembre 2021

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Barça afronta este jueves una auténtica final contra el Cádiz en el Nuevo Mirandilla. El conjunto que dirige Ronald Koeman llega a la sexta jornada de Liga, por increíble que parezca, inmerso en una crisis y se juega mucho. Se disputa la continuidad de su entrenador, la creencia en un estilo que se ha puesto en entredicho tras el empate ante el Granada y, lo más importante, no descolgarse en un campeonato en el que Real Madrid y Atlético ya han puesto la directa.

«Buenos días a todos, el club está conmigo en una situación de reconstrucción. La situación financiera del club está ligada a lo deportivo, esto significa que tenemos que reconstruir la plantilla sin poder hacer grandes inversiones. El fútbol necesita tiempo», aseguró Koeman en la previa al choque frente al Cádiz. El técnico neerlandés sorprendió al no dar rueda de prensa y limitar su intervención a un comunicado con el que lanzaba un mensaje de puertas para fuera, pero también de puertas para dentro exigiendo paciencia.

El comunicado de Koeman llegó después de que a lo largo de toda la semana su continuidad haya estado en entredicho. Varios miembros de la Junta Directiva pidieron su dimisión tras la derrota ante el Bayern y el empate frente al Granada fue la gota que colmó el vaso. Por eso, el neerlandés salió este miércoles a defender su labor al frente del primer equipo. «El proceso en el que nos encontramos hace que la plantilla tenga que ser respaldada, con hechos y con palabras», aseguró el técnico en un claro mensaje a los altos cargos del club.

Koeman pidió paciencia pero sabe que lo que tiene por delante son auténticas finales. La primera será frente al Cádiz, un rival que ya le mojó la oreja al Barcelona hace no demasiado tiempo. La pasada campaña los blaugranas cayeron por 2-1 en el por entonces Ramón de Carranza y no pudieron pasar del empate a uno en el Camp Nou en un encuentro que fue crucial para que el Barça llegara sin opciones de título a la recta final del campeonato.

Condicionado por las bajas

Los precedentes no son favorables para Koeman y tampoco lo son las noticias que le llegan desde la enfermería. A los Pedri, Jordi Alba, Ansu Fati, Dembélé y Braithwaite se sumó este lunes Balde por una lumbalgia. Todas estas bajas condicionan a un Barça que se verá obligado a improvisar un once en el que Sergiño Dest actuará como lateral izquierdo y Mingueza pasará a ocupar el carril diestro. En la punta de ataque estará Luuk de Jong para intentar centros laterales. En el once entran también Gavi y Demir.

En cualquier caso, el Barcelona tendrá por delante un partido complicado porque se mide a un rival que llega con la moral alta después de la importante victoria que logró el pasado fin de semana en Vigo frente al Celta por 1-2. Los de Álvaro Cervera empezaron el curso con dudas pero ese triunfo ha reforzado el plan de un equipo que ya la pasada campaña logró la salvación con holgura y busca seguir creciendo entre los grandes.

Frente al Barcelona, Cervera podrá contar además con todos sus efectivos a excepción de Garrido y José Mari, mientras que recupera a Cala tras sanción y a Perea, que estuvo fuera por una lesión en la rodilla. Así las cosas, el técnico del Cádiz alineará un once de garantías para volver a dar guerra al Barça como ya hizo el año pasado, cuando rascó cuatro puntos frente a los culés.

Cervera no se fía del rival pese a que no llegue en su mejor momento y aprovechó este miércoles la rueda de prensa para echar un capote a Koeman ante las críticas que han aparecido sobre el estilo de juego contra el Granada. «Ha intentado jugar con el estilo Barcelona, pero el otro día se le puso el partido en contra muy pronto y eso le llevó a hacer cosas diferentes. Los estilos, para mí, los marcan los jugadores que tienes», comentó el técnico del Cádiz.

«El Barça de hoy no es el de hace ocho años», dijo Ronald Koeman tras el empate frente al Granada en el Camp Nou el pasado lunes. No le faltaba razón al neerlandés. Su equipo aterrizó en el Nuevo Mirandilla para jugar una auténtica final y se fue con un empate a cero que refleja a la perfección la situación de un equipo que carece de un plan específico de juego y que completó su semana 'horribilis' con su entrenador más fuera que dentro del club. Sin fútbol, ni resultados, ni confianza por parte de la Junta Directiva, el técnico neerlandés podría tener las horas contadas.

El Barça salió de inicio al Nuevo Mirandilla con la clara idea de resetear la imagen dada contra el Granada el pasado lunes en el Camp Nou. Koeman apostó por Gavi y Demir, dos jóvenes talentos con mucho futuro, y dio un voto de confianza a Luuk de Jong en punta de ataque. Pese a la presencia del neerlandés, el equipo culé no fió todo a los centros laterales, sino que intentó construir por dentro y así liberarse de un Cádiz que salió con presión alta y la búsqueda permanente de segundas jugadas gracias a la brega de Álvaro Negredo y la presencia en ataque de jugadores de segunda línea como Arzamendia y Sobrino.

El plan del Barça funcionó, pero lo hizo a medias. Los de Koeman dominaron el juego en la primera mitad y supieron contener el ímpetu del Cádiz, pero el equipo sufrió un apagón similar al del Granada en el tramo final del terreno de juego, donde se deciden los partidos. Cuando los Frenkie de Jong, Demir o Gavi llegaban a la zona de peligro la luz se iba y solo las internadas de Sergiño Dest, improvisado lateral izquierdo, parecía la única vía de escape para generar peligro. Por ese flanco llegaron las únicas ocasiones con dos balones a los que no llegó Memphis Depay antes del descanso. Los primeros 45 minutos no sirvieron para levantar el ánimo del equipo, y tampoco lo iba a hacer la segunda parte.

Cádiz

Ledesma, Arzamendia (Perea, min. 57), Haroyan, Chust, Pacha Espino, Fali (Jonsson, min. 40), Alarcón, Álvaro Jiménez (Salvi Sánchez, min. 46), Iza (Akapo, min. 79), Sobrino y Negredo (Choco Lozano, min. 57).

0

-

0

Barcelona

Ter Stegen, Dest (Riqui Puig, min. 80), Piqué, Araujo, Mingueza, Busquets, Frenkie de Jong, Gavi (Nico, min. 73), Demir (Sergi Roberto, min. 46), Memphis y Luuk De Jong (Coutinho min. 68).

  • Árbitro: Del Cerro Grande (Comité Madrileño). Amonestó a Frenkie de Jong en dos ocasiones, Sergi Roberto, Haroyan, Akapo, Alarcón, Sergi Roberto, Busquets y expulsó con roja directa a Koeman.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada de Liga, disputado en el Estadio Nuevo Mirandilla ante 12.180 espectadores.

Tras la reanudación, Koeman intensificó su propuesta de juego con la entrada de Sergi Roberto por Demir y su equipo mejoró hasta tener peligro en el área contraria. Memphis Depay, que parece haber perdido la chispa de la pretemporada, tuvo una ocasión clamorosa que no acertó a rematar tras un centro lateral y un disparo que se marchó desviado. Era el mejor momento de un Barça que, como dijo Koeman, «no es el de hace ocho años» pero que encontró una pequeña idea con la que hacer daño al Cádiz en el inicio de la segunda mitad a través del balón.

El Barça no aprovechó ese intervalo en el partido y poco a poco el Cádiz logró sacarse de encima el empuje de su rival. Álvaro Cervera introdujo a Salvi Sánchez y al Choco Lozano, piernas frescas con las que renovar la presión alta que tanto había incomodado al conjunto culé en la primera mitad y a partir de ahí los culés volvieron a sufrir. En mitad de ese cambio de inercia, Koeman se llevó un nuevo revés cuando Frenkie de Jong vio dos amarillas en apenas tres minutos y dejaba a su equipo con diez y sin uno de sus referentes.

La expulsión de Frenkie de Jong aniquiló por completo las opciones de un Barça que ya había perdido el norte en la segunda mitad. El Cádiz se creció ante el bajón de un equipo que no se supo sobreponer a los varapalos de la última semana ni al adiós repentino de uno de sus puntales en el centro del campo. El equipo de Koeman quedó expuesto al empuje del Cádiz en la recta final del choque y solo una mano de Ter Stegen ante Salvi y la precipitación de los gaditanos evitaron que el mal fuera aún mayor. Con este nuevo empate, el Barça agrava su particular crisis tras la derrota ante el Bayern y el empate ante el Granada y se adentra en días decisivos para la continuidad de su técnico. El incendio continúa en Can Barça.

El Barça completa su semana 'horribilis' con derrota ante el Bayern, empates frente a Granada y Cádiz, y la continuidad de su técnico más en el aire que nunca.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios