Borrar
Directo Sánchez carga en la réplica contra Feijóo y le acusa de «comprar consejeros y diputados» de Vox
César Azpilicueta, en su presentación con el Atlético. Reuters

Azpilicueta ya es un pretoriano del Cholo

«Cuando hablé con Simeone, sentí que el Atlético era lo mejor para mí», confesó el defensa navarro en su presentación como rojiblanco el día de San Fermín

Ignacio Tylko

Madrid

Viernes, 7 de julio 2023, 11:19

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El mes que viene cumplirá 34 años y su cuerpo acumula más de 700 batallas, sumando sus cuatro años en la primera plantilla de Osasuna, tres en el Olympique de Marsella y once cursos en el poderoso Chelsea londinense, pero el navarro César Azpilicueta se presenta en el Atlético con la ilusión de un chaval y la humildad de un principiante. Virtudes que, junto a su profesionalidad, regularidad y polivalencia, han forjado su carrera y le han permitido, además, ser 44 veces internacional absoluto y jugar tres Mundiales y dos Eurocopas con España tras ser campeón continental sub-19 y sub-21.

Ha firmado solo por un año para no hipotecarse, ya que prefiere seguir probándose día a día o partido a partido en la élite y porque quizá le quede aún otro contrato suculento en la emergente Arabia Saudí o en Estados Unidos, y tras salir de Stamford Bridge eligió el Cívitas Metropolitano y el Atlético básicamente por lo que representa el Cholo Simeone, ese carácter ganador que transmite el argentino. Su llamada fue clave para convencer al de Zizur que nada mejor que los colchoneros.

Tenía que ser el día de San Fermín el elegido para su puesta en escena en el auditorio del estadio rojiblanco junto al presidente Enrique Cerezo, el director deportivo, Andrea Berta, una vieja leyenda como el brasileño Luiz Pereira y amigos y familiares. Azpi posó con el dorsal 3, el mismo que utilizó con ocasión de un España-Italia jugado en el Vicente Calderón, y habló ante los medios. Primero, Cerezo alabó de él su «liderazgo, experiencia, compromiso, pundonor y corazón».

Asume que para su llegada ha sido determinante el hecho de que pueda ser lateral o central en una zaga de cinco, con Nahuel Molina y Javi Galán en los carriles. «Nunca he exigido jugar en ninguna posición a ningún entrenador y ahora es igual. Vengo al Atlético a ayudar en lo máximo, con mi experiencia, a conseguir los objetivos. Me lo tomo como un desafío para seguir mejorando. Hasta el último día se puede seguir aprendiendo y en el Atleti, con lo que significa, su conexión con la afición y con el entrenador, y un grupo consolidado con jugadores jóvenes que vienen, queremos conseguir los objetivos. A eso venimos», se explayó el navarro en su nueva casa.

Se apunta al «partido a partido»

Se le preguntó por qué un contrato tan corto, de solo un año. «Tengo 33 y tampoco esperaba un compromiso de cinco. También tengo el ejemplo reciente de que el año pasado firmé dos con el Chelsea y ahora decidí cambiar. El pasado es muy bonito, estoy muy orgulloso de los títulos conseguidos, pero luego hay que ganárselo y demostrarlo cada día en el campo. Ojalá sean muchos años, es el objetivo porque significará que las cosas van bien, pero la duración del compromiso no es un aspecto vital», analizó.

¿Por qué eligió el Atlético? No dudó en la respuesta. Como ocurre con casi todos los que fichan por este club, la figura del Cholo es determinante. «Hubo muchos rumores, algo a lo que no estaba acostumbrado. En este caso, cuando hablé con el entrenador, sentí que era lo mejor para mí, que podía aportar mucho al grupo, al club. Los valores del Atlético, la afición, tenía ganas de vivirlo como local. Creo que con sacrificio y trabajo se pueden hacer cosas muy buenas. He visto cómo ha crecido el club y me apetecía mucho venir».

Siempre prudente, no se mojó sobre la polémica del escudo pero sí fue muy explícito cuando se le cuestionó si siente que ha llegado tarde al Atlético. «La edad está ahí y no la puedo cambiar, pero me cuido desde que empecé, intentando estar lo mejor posible y recuperar al máximo. Vengo en plenas condiciones físicas y mentales, con la ilusión máxima, y creo que llego en un momento buenísimo, con experiencia en otros países y compitiendo al máximo nivel, pero hay que demostrarlo».

Esbozó una sonrisa cuando le preguntó si con él en sus filas puede llegar esa ansiada Champions en el Atlético. «Un poco pronto para esa pregunta...La ambición está y siempre hay que ir a por el máximo. Sería absurdo decir que con llegar a octavos estamos contentos porque no es así. Ganar la Champions es uno de los máximos logros de mi carrera y ojalá estemos hablando dentro de diez meses de eso». Dicho lo cual, demostró que tiene ya grabado a fuego el clásico mensaje cholista. «Hay que ir partido a partido, de nada sirve verte en la final de la Champions si aún no hemos conseguido los primeros puntos de la fase de grupos La ambición está ahí, pero luego hay muchos detalles que te hacen luchar o no».

Persuadido por quienes le rodean, no dejó titulares sobre Joao Félix, con quien coincidió en el Chelsea y ahora volverá a ver en el Atlético, aunque el astro portugués desea irse, el Cholo tampoco sintoniza con él y podría tener su futuro en el PSG si se concreta la salida de Neymar y quién sabe si la de Mbappé. «Joao es jugador del Atlético. Compartí cinco meses vestuario con él y pudimos disfrutar de unos meses buenos, aunque los resultados no fueron los que queríamos y ahora estamos los dos aquí». Sin más. Azpilicueta no es un tipo de polémicas. Le van más los hechos que las palabras, como a Simeone, su principal valedor y del que ya es casi un pretoriano.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios