Jornada 24

El Atlético más vulnerable sobrevive a un partido loco

Tras un 2-0 a favor, la irreconocible defensa colchonera vivió la enésima remontada en contra ante el Getafe, pero el acierto de Correa y un gol a la heroica del discutido Hermoso salvaron los muebles

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

No hay ya partidos previsibles con este Atlético tan irreconocible. Cuando la mayoría de acercamientos del rival acaban en gol cualquier duelo se convierte en una ruleta rusa y eso le pasa a este equipo de Simeone, que encaja como nunca, todo aquello que antes nunca lo hacía. Ante el Getafe tuvo la opción de regalar a su afición una noche plácida, de reconciliación, pero convirtió una sólida ventaja de 2-0 a la media hora en una sangría que solo el acierto de Ángel Correa y un tanto a la heroica de Mario Hermoso, tan discutido después de su actuación ante el Barça, pudieron arreglar para éxtasis final del Metropolitano.

Llegaba al duelo el Atlético con bastante peso en su mochila, necesitado de un triunfo revitalizador después del tropiezo en el Camp Nou, que le sacó de los puestos de Champions. Se notó de partida la tensión en el bando local, que en los primeros minutos se cargó con la peligrosa amarilla de Savic e inquietó a su parroquia con una salida fuerte del Getafe, materializada a través del notable golpeo de balón del canterano madridista Óscar Rodríguez.

No era un comienzo del todo tranquilizador para el Atlético, pero la cosa se pudo poner cuesta abajo con un penalti de Soria sobre Luis Suárez. Había contacto del portero sobre el delantero uruguayo, aunque el portero no quisiera. Lo cierto es que el charrúa erró el lanzamiento desde los once metros y con ello perdió una excelente oportunidad para alargar su particular racha después de ver puerta ante el Barça, en la que fue su casa.

Se escapó a la primera pero no a la segunda. Apenas unos minutos después, Suárez trató de bajar de cabeza un centro desde la banda derecha y el intento de despeje de Djené frente a Cunha acabó en una asistencia involuntaria a Correa, el más listo de la clase para llegar desde atrás y meter la bota antes que nadie camino del gol.

4 Atlético

Oblak, Llorente, Savic, Felipe, Reinildo, Correa (Vrsaljko, min. 74), Kondogbia (De Paul, min. 74), Koke, Lemar (Hermoso, min. 92), Luis Suárez (Hermoso, min. 60) y Cunha (Joao Félix, min. 74).

3 Getafe

Soria, Damián, Djené, Mitrovic (Jaime Mata, min. 77), Cuenca, Jankto (Jonathan Silva, min. 81), Óscar (Gonzalo Villar, min. 81), Arambarri, Maksimovic, Enes Ünal (Okäy, min. 55) y Mayoral.

  • Goles: 1-0: min. 20, Correa. 2-0: min. 27, Cunha. 2-1: min. 30, Mayoral. 2-2: min. 37, Enes Ünal, de penalti. 2-3: min. 43, Enes Ünal, de penalti. 3-3: min. 45+4, Correa. 4-3: min. 89, Hermoso.

  • Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité vasco). Amonestó a Savic, Lecomte, Koke y Luis Suárez, por el Atlético; y a Djené, Maksimovic, Arambarri y Jonathan Silva, del Getafe. Expulsó por roja directa a Felipe.

  • Incidencias: Partido de la jornada 24 en Primera disputado en el Wanda Metropolitano ante 49.375 espectadores.

Era una noche para desquitarse y alejar fantasmas ante el público del Metropolitano, más aún con la liberación que produce la ventaja en el marcador. Llorente, incisivo por el carril derecho como el jugador decisivo que fue en el campeonato de Liga 2020-21, la puso al corazón del área, donde Lemar no pudo rematar pero sí desviar el balón para que Cunha ejecutase a placer en el segundo palo.

Todo apuntaba a una noche plácida en territorio colchonero, pero este Atlético no es el de antaño, muy lejos de aquel conjunto invulnerable tras adelantarse. Un mal disparo mordido de Jankto se convirtió en un pase de gol para Mayoral, que ejerció de rematador pero también contó con el beneplácito de las dudas en la zaga rojiblanca para meterle picante a un partido vertiginoso.

El contratiempo fue como una suerte de caja de pandora de todos los fantasmas atléticos esta temporada, definitivamente liberados tras una pena máxima por mano totalmente innecesaria de Cunha en el área. Mal asunto cuando un atacante se encuentra fuera de lugar. Ejecutó con contundencia Enes Ünal y lo que minutos antes parecía un partido encarrilado se convirtió en un campo de minas para el momento dubitativo del Atlético.

De señalado a héroe

La descomposición ya era total en un equipo que volvió a regalar otro penalti. De nuevo una mano temeraria en la zona roja, esta vez de Lemar. De Burgos Bengoetxea indicó la falta al borde del área pero desde el VAR le invitaron a revisar la acción ante la pantalla, dándole finalmente al turco Ünal otra ocasión de exhibir sus dotes de lanzador impecable. Otra ventaja que se quedaba en la nada, esta vez doble además. Mal endémico de los hombres del Cholo esta campaña. Quién los ha visto y quién los ve.

Pintaba un descanso de pesadilla, con bronca en los vestuarios y enfado en las gradas, pero en esas apareció Correa en el segundo palo tras un centro lateral de Lemar desde la banda izquierda. El argentino está siendo lo mejor de un curso complicado en el Atlético y mediante su décima diana liguera relajó un punto los ánimos antes del bocadillo de la pausa.

Con siete goles en contra en ocho remates a puerta recibidos entre el partido ante el Barça y la primera parte, el Atlético regresó al verde con la intención de poner algo de control a la locura. Todo saltó por los aires apenas diez minutos después, con la roja directa a Felipe por una acción temeraria sobre Arambarri. El Cholo sacrificó a Luis Suárez para dar entrada al único central disponible en el banquillo, el discutido Mario Hermoso, desbordado en el Camp Nou.

Ya solo faltaba la aparición en escena de Joao Félix para un partido absolutamente loco y esta se produjo con poco más de un cuarto de hora de juego por delante. Mandaba por entonces el Getafe, fruto de la superioridad numérica. Incluso tuvo el 3-4 el equipo de Quique Sánchez Flores en un remate desviado de Maksimovic. Los cambios parecían diseñados para que el Atlético tratase de preservar la igualada y su rival azulón persiguiese una victoria de prestigio, pero al Atlético le falta ahora mismo solidez defensiva pero ni mucho menos arrojo. La estrategia, que esta campaña tanto le está quitando a los colchoneros, se convirtió en aliada. De Paul puso la falta al área, peinó Joao Félix y Hermoso pasó de señalado a héroe con un remate acrobático que liberó al Metropolitano.