Luis Suárez se lamenta tras el empate 'in extremis' del Celta. / sergio pérez / reuters

Jornada 22

Luis Suárez no evita el tropiezo del líder

Otro doblete del uruguayo permitió al Atlético, muy castigado por la covid, remontar ante el Celta, aunque el tanto postrero de Ferreyra acabó impidiendo la victoria colchonera

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

Esta vez ni siquiera la voracidad de Luis Suárez impidió el tropiezo del líder. Aunque la vida es más fácil cuando el uruguayo está de tu parte, las bajas en el Atlético, hasta seis por la covid-19, un buen Celta y cierto atasco en la medular colchonera evitaron la victoria colchonera. Y eso que el Pichichi parece decidido a resolver esta Liga cuanto antes, como si en cada partido estuviera empeñado en demostrar por qué el Barça nunca debió enseñarle la puerta de salida a un delantero total. Pintaba oscura la noche para el cuadro rojiblanco después del gol de Santi Mina y una primera parte en la que el Celta fue mejor, pero en un visto y no visto mandaba en el marcador con otro doblete del '9'. Sin embargo, esta vez no fue suficiente para añadir tres puntos más al zurrón todavía rebosante del líder, que se quedó con la miel en los labios por el empate a dos definitivo de Ferreyra cuando el duelo agonizaba.

A las bajas colchoneras por covid de hombres importantes como Joao Félix, Carrasco o Hermoso se unieron otras dos, con los positivos de Lemar y Herrera en las horas previas al encuentro ante el Celta, un equipo muy ofensivo con los Brais Méndez, Denis Suárez, Nolito y Aspas, pero a años luz de la eficacia defensiva del rocoso Atlético. El carrusel de ausencias por coronavirus le dio a Kondogbia la posibilidad de debutar al fin como titular, escoltado por Koke y Saúl como interiores en un esquema ya habitual con tres centrales y dos carrileros, esta vez con el chico para todo, Marcos Llorente, por la derecha, y Lodi por el costado zurdo.

Comenzó intenso el Celta, con una efectiva presión de la mano del once de gala de Coudet una vez recuperado al 100 % Iago Aspas. El equipo gallego, consciente de sus virtudes en el buen manejo del balón, trató de hacerse dueño del esférico en el inicio. No es el Atlético un equipo que sufra especialmente cuando el rival domina la posesión, pero esta vez sí que se vio sorprendido pronto, con un buen centro desde el costado derecho de Hugo Mallo que Mina convirtió en el 0-1 a través de un cabezazo con escorzo incluido muy de ariete clásico. De nuevo por debajo en el marcador y obligado a remontar el líder, como en Eibar y frente al Valencia.

2 Atlético

Oblak, Llorente, Savic, Giménez, Felipe (Torreira, min. 46), Lodi, Koke, Kondogbia, Saúl, Correa y Luis Suárez.

2 Celta

Rubén Blanco, Mallo, Araújo, Murillo, Aarón Martín, Tapia, Brais Méndez, Denis Suárez, Nolito (Augusto Solari, min. 69), Aspas y Mina (Ferreyra, min. 76).

  • goles: 0-1: min. 13, Santi Mina. 1-1: min. 45, Luis Suárez. 2-1: min. 50, Luis Suárez. 2-2: min. 89, Ferreyra.

  • árbitro: Cuadra Fernández (Comité balear). Amonestó a Tapia, Denis Suárez y Coudet por el Celta y a Felipe y Giménez por el Atlético.

  • incidencias: Partido de la jornada 22 en Primera disputado en el Wanda Metropolitano a puerta cerrada.

Trató de reaccionar el Atlético, aunque con sensaciones de duda. La precisión en el pase gallega obligaba a los hombres de Simeone a un profundo desgaste en persecución del balón e impedía su despliegue a la contra. Con Llorente en banda y Kondogbia sin la capacidad de dominar el duelo desde la medular el Celta respiraba tranquilo. Mientras, el equipo rojiblanco vivía de alguna que otra arrancada que sus carrileros no fueron capaces de aprovechar.

Sin perdón

Apenas habían llegado noticias de Luis Suárez cuando llamaba a la puerta el descanso, pero el uruguayo y este Atlético son capaces de aprovechar hasta la más mínima gota de agua en el desierto. Basculó hacia el costado derecho Correa, centró Llorente al corazón del área y ahí estaba el pistolero, un depredador como no hay otro igual en la Liga, el encargado de firmar el empate justo antes de emprender el camino hacia los vestuarios para la pausa.

Regresó el Atlético al césped con una defensa de cuatro tras la entrada de Torreira por el dubitativo y amonestado Felipe para reforzar el centro del campo cuando en un visto y no visto se vio por delante en el marcador en otro zarpazo del voraz Suárez. El charrúa convirtió su décimo sexta diana en Liga a centro de Lodi y con ello completó la tercera remontada rojiblanca en las últimas cuatro jornadas. Qué fácil es la vida con un delantero así.

Con el resultado ya a favor el Atlético dejó el control del partido en manos de su rival, atenazado a la hora de crear frente a un adversario que maneja bien los tiempos de los partidos. Con un centro del campo perfecto para contener el juego enemigo y una buena exhibición de trabajo de Kondogbia los pupilos de Simeone mantuvieron a raya los tímidos intentos celestes por revelarse a un destino que parecía ya inevitable. El líder y su cañonero predilecto, Luis Suárez, saboreaban tres puntos más cuando Ferreyra dinamitó el guión local. Al borde del final del tiempo reglamentario el delantero argentino, un recién llegado al Celta, comenzó a ganarse el salario y arrebató parte del botín al Atlético, que acabó pagando las bajas aunque sigue cómodo al frente de la tabla.