Los jugadores del Atlético felicitan a Oblak tras detener el penalti a Joselu. / Javier soriano / afp

Jornada 28

Luis Suárez y Oblak doblegan la resistencia del Alavés

El gol del uruguayo y el penalti detenido por el esloveno en el tramo final aseguran tres puntos decisivos para el líder ante un rival correoso

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

Le costó de lo lindo, pero el Atlético acabó doblegando la loable resistencia del Alavés y mantuvo su colchón al frente de la tabla justo antes de hincar el diente a las diez últimas jornadas de Liga, ese tramo en el que como decía Luis Aragonés, se decide todo. Lo hizo tras una primera parte discreta, con una notable mejoría en la segunda y mediante la precisión para el centro de Trippier y el magisterio de Luis Suárez para convertir en gol la mayoría de lo que ocurre en su presencia en área rival. También gracias al milagroso Oblak, que le detuvo un penalti a Joselu en el tramo final después de un codazo de Savic totalmente innecesario.

Empezó descarado el Alavés, aupado por el desborde en banda derecha del uruguayo Pellistri, un jovencísimo talento cedido en Vitoria por el Manchester United que comienza a mostrar sus dotes. El jugador formado en Peñarol fue el primero en probar fortuna ante la puerta contraria con un remate de exterior muy alto. Fue tras una caída de Joselu en área rojiblanca que el punta gallego reclamó como penalti. No lo pareció.

Mientras, el Atlético trataba de meterle una marcha más al partido. Se le pudo poner de cara la tarde a través de un balón en área babazorra que golpeó en el brazo de Edgar Méndez tras el cabezazo de Giménez. Fue un acción involuntaria, pero de las que con el reglamento actual son punibles, por lo que el VAR avisó a Martínez Munuera para revisar la acción en el monitor. El colegiado valenciano despachó la acción apreciando falta del central rojiblanco en el salto, lo que invalidó la mano posterior.

1 Atlético

Oblak, Trippier, Savic, Giménez, Hermoso, Carrasco, Llorente, Koke, Lemar (Herrera, min. 74), Correa (Saúl, min. 74) y Luis Suárez.

0 Alavés

Pacheco, Ximo Navarro, Laguardia (Tachi, min. 70), Lejeune, Duarte, Battaglia, Pere Pons (Borja Sainz, min. 79), Pellistri, Jota Peleteiro (Abdallahi, min. 70), Edgar Méndez (Rioja, min. 60) y Joselu.

  • gol: 1-0: min. 54, Luis Suárez.

  • árbitro: Martínez Munuera (Comité valenciano). Amonestó a Jota Peleteiro y Battaglia, del Alavés, y a Carrasco, Savic y Saúl, del Atlético.

  • incidencias: Partido de la jornada 28 en Primera disputado en el Wanda Metropolitano a puerta cerrada.

Dejó atrás la polémica el conjunto colchonero, consciente de la importancia de una victoria para recuperar sensaciones, y se armó de paciencia para derribar el buen planteamiento táctico del Alavés de Abelardo, con dos líneas de cuatro y cinco hombres en fase defensiva y Joselu como verso libre. Se le estaba atragantando el partido al Atlético, que además recibió un aviso tras pérdida de Correa. Pere Pons condujo el balón y puso un pase pintiparado para el remate de Joselu, pero Savic llegó providencial para desviar el disparo del delantero cuando amenazaba seriamente la puerta de Oblak.

El control del duelo seguía siendo colchonero, pero no tenía reflejo en área blanquiazul. Hasta un consumado especialista en vivir siempre al filo de la navaja como Luis Suárez caía esta vez en fuera de juego una y otra vez. Ni siquiera al balón parado lograba sacarle partido el Atlético, a pesar de las varios saques de esquina y faltas en zona de peligro de los que dispuso en la primera parte. Y es que el Alavés se defendió con acierto y tampoco renunció a estirarse cuando pudo, como en un remate algo mordido de Pere Pons que atrapó Oblak con su habitual seguridad.

Pese a la dificultad, el equipo del Metropolitano consiguió meter atrás a su correoso rival. Luis Suárez amenazó con un potente remate desde fuera del área pero el descanso interrumpió el mejor momento local. Pese a ello, la persistencia colchonera incluso se incrementó en la segunda parte. El partido ya parecía un frontón y la incógnita se centraba en la duda sobre hasta dónde llegaría la gasolina alavesista para resistir el asedio.

Paso adelante tras el descanso

Le faltaba un punto más de velocidad en la circulación y de profundidad al Atlético para derribar la barrera y ambas llegaron en una jugada que nació con la apertura de Llorente a la banda, allí apareció Trippier para centrar a pesar de jugarse el físico y Luis Suárez premió la valentía del inglés con un cabezazo de manual, con el balón perfectamente ajustado al poste para abrir al fin el marcador y calmar la ansiedad rojiblanca.

Fue una liberación para el Atlético, que se desató para tratar de encarrilar el duelo. Pacheco se lució con la inestimable colaboración del larguero para evitar el 2-0 en un remate de zurda de Llorente y también para blocar un disparo lejano de Koke, motor colchonero en la medular. No obstante, la efervescencia inicial tras el gol se fue diluyendo con el paso de los minutos, aunque sin que el Alavés fuese capaz de amenazar. Pese a ello introdujo Simeone a Herrera y Saúl por Lemar y Correa para contener cualquier intento de rebelión visitante.

La cosa parecía bajo control rojiblanco y los tres puntos cercanos cuando todo saltó por los aires en una acción totalmente innecesaria de Savic. El montenegrino se llevó un balón ante Rioja en el área pero cuando ya tenía ventaja sacó el codo y golpeó al alavesista. En un fútbol donde todo se evalúa con minuciosidad el VAR avisó por segunda vez a Martínez Munuera, que indicó la pena máxima tras revisar las imágenes. Ahí apareció Oblak para sostener al Atlético, evitar un tropiezo y asegurar tres puntos que quién sabe si acabarán siendo decisivos en la batalla por la Liga.