Jornada 21

Benzema da otro golpe a la Liga en San Mamés

Un madrugador doblete del francés al animoso Athletic sirve a un líder con once bajas para aumentar su cómoda ventaja

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

Otro golpe del Real Madrid a la Liga. En uno de esos días que acaban dando trofeos de la regularidad, la pegada de Benzema resolvió un duelo ante el Athletic que se presumía muy complejo por hasta once bajas entre covid y lesiones. Bien es verdad que las ausencias del conjunto vasco eran de suma importancia –Unai Simón o Iñigo Martínez, las más sensibles–, pero un vistazo al banquillo blanco invitaba a pensar en sufrimiento en un escenario siempre exigente.

El guion saltó por los aires desde el primer momento. Fue un visto y no visto. Apenas cuatro minutos tardó Benzema en fabricar un golazo, con un golpeo técnicamente exquisito de primeras tras pase de Kroos. No había terminado de reponerse del golpe el Athletic cuando otra vez el '9' blanco, esta vez aprovechando un envío involuntario de Unai Núñez hacia su portería, doblaba la ventaja madridista.

La cosa parecía cuesta abajo para el líder de la Liga pero un partido loco lo es para todo. Los leones apelaron a la garra y encendieron de nuevo las calderas de San Mamés, justo a tiempo de que el 0-2 no pesase en el ánimo de la hinchada rojiblanca. Sancet, excelente en un remate imparable para Courtois, ajustado al palo, metió de nuevo en partido a los de Marcelino, que fruto del entusiasmo comenzaron a generar serias dificultades a su rival a través de la presión muy adelantada.

1 Athletic

Agirrezabala, De Marcos, Yeray, Núñez, Balenziaga (Lekue, min. 63), Zarraga (Nico Williams, min. 57), Dani García, Vencedor, Muniain (Serrano, min. 85), Sancet (Raúl García, min. 63) e Iñaki Williams.

2 Real Madrid

Courtois, Lucas Vázquez, Nacho, Militao, Mendy, Valverde, Camavinga, Kroos, Hazard (Peter, min. 87), Benzema (Jovic, min. 90) y Vinicius (Mariano, min. 85).

  • Goles: 0-1: min. 4, Benzema. 0-2: min. 7, Benzema. 1-2: min. 10, Sancet.

  • Árbitro: Soto Grado (Riojano). Amonestó a Vinicius, Vencedor, Dani García y Camavinga.

  • Incidencias: Partido de la jornada 21 en Primera disputado en San Mamés ante 42.722 espectadores.

El partido ya se había convertido en un correcalles muy atractivo para el espectador. Y es que el Madrid nota y mucho la ausencia de Casemiro a la hora de controlar los partidos a pesar del acierto de Camavinga en la recuperación. El goleador Sancet y Balenziaga probaron fortuna en el disparo y dejaron la sensación de que pese a su eléctrico comienzo, al equipo de Ancelotti le tocaba una prueba de altura en San Mamés.

Bien es verdad que en el ida y vuelta el conjunto blanco pudo hacer el 1-3 si Hazard hubiese tenido mayor tino a la hora de asociarse con Benzema tras una contra que terminó por desbaratar De Marcos. Mientras, la tercera punta del tridente, Vinicius, le daba su punto de electricidad al partido aunque esta vez menos preciso y más involucrado en disputas innecesarias respecto a su gran versión de los últimos tiempos.

Ovación de San Mamés

Tras la pausa, el Madrid logró ponerle un punto más de control al partido para manejar su preciada ventaja. El duelo parecía en un escenario ideal para los pupilos de Ancelotti, pero un error de Lucas Vázquez pudo emborronar todo el plan blanco. Retrasó el balón el gallego y se la entregó directamente a Sancet, que tenía espacio para su buen disparo pero fue generoso, quizás demasiado, y se la cedió a Iñaki Williams, sin la puntería que exhibió hace unos días ante el Betis.

Lo cierto es que se creció el Athletic, capaz de llevar los focos del duelo a la frontal del área madridista. Ya fuera a través de los centros laterales, los disparos lejanos o la velocidad de los hermanos Williams, el conjunto vasco llevaba el peligro al área blanca. No es que fuera un cúmulo de ocasiones locales, ni mucho menos, pero hizo méritos el equipo vasco. La más clara la desbarató Courtois con una seguridad exasperante para el rival cuando Nico, el menor de los Williams, trató de sorprender al guardameta belga entre las piernas.

Con el Athletic volcado, el Madrid pudo sentenciar a la contra. La tuvieron Hazard, cambiado en los últimos minutos con síntomas de molestias, y Jovic. Fue antes de que Benzema se retirase ovacionado por La Catedral. Sin rencor al ejecutor rival desde un graderío tan emocional como caballeroso con el fútbol de muchos quilates de un jugador que hoy por hoy es absolutamente diferencial en la Liga.