Jornada 5

Ancelotti: «Con Hazard tenemos que ser cuidadosos»

El técnico italiano reconoció en la previa del duelo entre el Valencia y el Real Madrid que el belga todavía arrastra molestias en la rodilla, lo que unido a la lesión de larga duración de Bale abre de par en par las puertas del once a Vinicius y Rodrygo a tenor de sus méritos

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

Eden Hazard sigue siendo un auténtico expediente X en el Real Madrid. Lo del belga es la historia interminable, un ciclo infinito de lesiones, recuperaciones y dudas por molestias físicas. Las sensaciones de Ancelotti respecto al estado actual del jugador no invitan a pensar en que sea de la partida ante el Valencia en Mestalla. «Hazard no jugó ante el Betis porque tenía una pequeña molestia en la rodilla. También le molestaba ayer, ha entrenado y hoy también pero veremos qué pasa. Tenemos que ser cuidadosos porque ha tenido problemas en el pasado. Honestamente no está al nivel que todos esperaban pero todos tenemos confianza en que va a recuperar su mejor condición», señaló el preparador italiano, cuestionado por el futbolista después de que no jugase un solo minuto frente al Inter en Milán.

Los problemas físicos de Hazard se unen a la lesión de Gareth Bale, que estará dos meses fuera de los terrenos de juego y despeja aún más el camino para Vinicius y Rodrygo, que siguen haciendo méritos para consolidarse definitivamente en el once blanco. «Todavía no sabemos cuánto tiempo necesita para recuperarse. La lesión es importante pero el tienpo es díficil decirlo. Es una pena porque estaba bien, había trabajado bien con el equipo nacional y también con nosotros», explicó Ancelotti en relación a la dolencia del galés.

«Vinicius es el mismo jugador que yo había visto cuando no estaba aquí. La velocidad y el uno contra uno, pero es verdad que esta temporada ha empezado marcando. Yo no soy un mago, solo trato de dar confianza a los jugadores para que puedan mostrar sus calidades. En este momento tiene que llevarse el equipo a la espalda por su calidad, cuando sea menos joven lo podrá hacer por la experiencia», señaló el preparador transalpino sobre el carioca, una de las sensaciones del Madrid en este inicio de temporada.

Tampoco escatimó elogios para Rodrygo, héroe blanco en el Giuseppe Meazza con su gol en el tramo final del duelo: «En Rodrygo veo un delantero completo, muy rápido, con mucha calidad, muy frío de cara a la portería y que puede jugar en todas las posiciones de ataque. Seguro que es el presente y el futuro del Real Madrid».

En este sentido, Ancelotti destacó aquello que le ha sorprendido del francés Eduardo Camavinga en su primera semana como madridista, que más allá de su calidad pasa por el carácter: «Me ha sorprendido un poco. La verdad. Todos conocemos la calidad física y técnica que tiene pero después ha puesto en el campo su personalidad, que no la conocía. No se preocupa por lo que pueda pasar en los partidos porque tiene confianza en su habilidad».

Rotaciones

El entrenador del Madrid recordó la importancia de las rotaciones y la dificultad de gestionar un plantilla amplia y repleta de calidad, con tantos egos y visiones diferentes del juego. «Para mí es muy difícil tomar decisiones, poner a un jugador a calentar durante 40 minutos para después no jugar por las circunstancias del partido es complicado. Por eso ellos tienen que tener paciencia con mis decisiones, porque yo tengo que mantener mi idea para el colectivo, no hacia lo individual», reconoció. «Rotar es importante porque hay jugadores cansados, otros que tenemos que cuidar porque no son jóvenes... Esto implica alguna rotación porque claramente hay que cambiar un poco los jugadores», añadió.

Finalmente, Ancelotti puso el foco de mejora para su equipo en los inicios de partido, según su criterio el punto débil del Madrid hasta ahora, y evitó pronunciarse respecto a cualquier tipo de movimiento del club en próximos mercados de fichajes: «En este momento con el presidente y con José Angel no hablamos del mercado sino de lo que el equipo tiene que hacer en este período».