Carlo Ancelotti, durante la rueda de prensa. / Foto: Rodrigo Jiménez (Efe) | Vídeo: Atlas

Jornada 6

Ancelotti: «Lo de Vinicius no afecta al vestuario ni a él»

El técnico del Real Madrid trata de restar hierro a la controversia generada sobre el brasileño en la víspera del derbi capitalino

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

De las catorce preguntas a las que tuvo que responder Carlo Ancelotti en la rueda de prensa previa al duelo que medirá al Real Madrid con el Atlético en el Metropolitano, seis versaron sobre la polémica desatada en torno al modo en que Vinicius celebra sus goles y los rifirrafes recientes que ha mantenido con los rivales. Y, como era más que previsible, el técnico italiano trató de restar hierro al asunto para que la bola no se haga aún más grande. «Puedo asegurar que no afecta al vestuario ni a Vinicius. Es un tema que no tocamos. Habitualmente, dentro de un vestuario se habla de fútbol», indicó el transalpino.

«Para mí no le está pasando nada. Está jugando al fútbol con la alegría, la calidad y la felicidad que tiene», apuntó Ancelotti sobre el brasileño, que ha recibido numerosas muestras de apoyo tras ser objeto de un comentario racista por parte de un contertulio televisivo y que el viernes se pronunciaba en sus redes sociales dejando claro que los apuntes de tinte xenófobo no cambiarán su modo de ser. «En España no veo esta forma de racismo. Me quedo con el comunicado del club y con el comunicado de Vinicius. El jugador está bien, con ganas de jugar este partido e intentar ayudar al equipo a ganar el partido», expresó Ancelotti sobre una cuestión que torna en aún más volcánico el derbi capitalino.

El míster del Real Madrid aseguró que no está inquieto por la escalada de tensión. «No me preocupa porque vamos a jugar un partido de fútbol en campo rival y es normal que la afición del Atlético, a la que respeto mucho, apoye a su equipo. La preocupación que tenemos es que jugamos ante un rival fuerte y pensamos la manera de ganarle», aseveró Ancelotti, que aclaró que no ha dado ningún tipo de consejo a Vinicius. «No, porque no soy su padre ni su hermano. Solo soy entrenador», incidió.

Más allá del runrún sobre Vinicius, el preparador del Real Madrid escondió sus cartas sobre quien oficiará como nueve ante la baja de Benzema, que sigue sin entrenar con el grupo. «La idea la tengo para mañana, pero no la digo. Benzema no está para el partido. Ha empezado a trabajar individual y estará listo para después del parón», apuntó sobre el lionés, aunque lo previsible es que vuelva a ser Rodrygo el asignado como punta de lanza ofensiva del líder. El paulista, del que ya el italiano ya adelantó que tendría mayor protagonismo este curso, atraviesa un buen momento y, como no podía ser de otra forma, Ancelotti lo celebra. «Rodrygo está tomando confianza, tiene más minutos y lo está aprovechando», comentó.

Recalcó que Militao, que se perdió los últimos encuentros por lesión, estará disponible para el derbi, aunque evitó confirmar si el central brasileño será titular o entrará conforme avance el choque. «Está listo para jugar porque ha entrenado bien. Puede ser que juegue desde el principio o que haga una parte del partido. Es una duda que tengo porque hay más de once entre los que puedo elegir», acotó.

La estrategia del cansancio

Auguró un partido «competido» en el Metropolitano y quiso dejar claro que, pase lo que pase en el recinto rojiblanco, no habrá «nada definitivo», dadas las alturas del curso a las que nos encontramos. Alabó a su homólogo colchonero. «La conexión entre Simeone, los jugadores y el club es muy estrecha y gran parte del éxito es por esto. Simeone es capaz de construir una relación muy fuerte con los jugadores, que lo dan todo por el club y por él», dijo sobre el preparador argentino. «Si el Atlético hace mucho tiempo que lucha en España y en Europa es en gran parte por Simeone», agregó cuando se le preguntó sobre el modo en que el bonaerense está gestionando el caso Griezmann.

Ironizó, por último, al ser interpelado sobre las diferentes caras que muestra el Real Madrid en las dos mitades de los partidos. «Tenemos una estrategia que se llama la estrategia del cansancio. Dejamos creer que estamos cansados y en la segunda parte, aprovechamos», cerró con una sonrisa en el rostro.