Jornada 22

Militao rescata un punto para el líder en el descuento

El Elche rozó la gesta de asaltar el Bernabéu en el homenaje a Gento, pero otra reacción heroica del Madrid lo evitó 'in extremis'

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

Al Real Madrid, líder con cuatro puntos de ventaja sobre el Sevilla y salvo caída inesperada futuro campeón, jamás se le puede dar por muerto. No llegó a remontar como en el reciente choque copero del Martínez Valero, pero el equipo de Carlo Ancelotti rescató un punto en un partido que se le puso con 0-2 cuando Pere Milla marcó a falta de un cuarto de hora.

De nuevo, la heroica de los blancos, el tembleque de los ilicitanos y dos goles, uno de penalti anotado por Modric y otro de cabeza, sellado por Militao tras una porfía y un gran centro de Vinicius. Tablas que quizá no colman de felicidad a nadie, pero que rinden otro tributo al fútbol en un duelo de emoción máxima, con polémica, una pena máxima errada por Karim Benzema y lesiones de Tete Morente y el delantero francés.

Sin restarle méritos al Elche, que compite muy bien desde la llegada a su banquillo del almeriense Francisco, ausente en el Bernabéu coronavirus, fue casi un milagro que los franjiverdes se marchasen al descanso ya en ventaja. Pero sabido es que los designios del fútbol son inescrutables y por eso es el deporte rey, injusto a veces como ninguno. Si en otras ocasiones este Real Madrid de Ancelotti encontraba mucho antes los goles que el fútbol, esta vez la contundencia no fue su gran arma en las dos áreas en el primer período.

2 Real Madrid

Courtois, Lucas Vázquez (Valverde, min. 79), Militao, Alaba, Mendy, Casemiro, Kroos (Rodrygo, min. 63), Modric, Hazard (Isco, min. 79), Benzema (Jovic, min. 58) y Vinicius.

2 Elche

Edgar Badia, Palacios, Verdú, Diego González, Mojica, Tete Morente (Fidel, min. 24), Raúl Guti, Gumbau, Pere Milla, Lucas Pérez (Josan, min. 88) y Lucas Boyé.

  • Goles: 0-1: min. 42, Lucas Boyé. 0-2: min. 76, Pere Milla. 1-2: min. 82, Modric, de penalti. 2-2: min. 90+2, Militao.

  • Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco): Mostró amarilla a Militao, Vinicius -se pierde el próximo partido- y Alaba.

  • Incidencias: Partido de la 22ª jornada de Liga, disputado en el Santiago Bernabéu. En los prolegómenos, homenaje y minuto de silencio en memoria de Paco Gento, leyenda del Real Madrid, fallecido el 18 de enero. 39.746 espectadores.

Salieron los blancos con buena actitud, fútbol notable y ni un ápice de confianza frente a un enemigo al que acababan de superar de forma casi milagrosa en el torneo del KO. Muy activos Lucas Vázquez, Benzema, Vinicius y hasta Hazard, maestros Kroos y Modric en la distribución y el manejo del tiempo y el espacio, y bastante atentos en defensa se mostraron los merengues en ese período. Pero les frenó el buen orden del rival, las intervenciones excelentes de Edgar Badia, un pequeño lince, y algo muy inusual, un penalti lanzado al limbo por Benzema. La acción previa fue polémica, no por el claro derribo de Palacios a Vini sino por la falta previa no indicada en el robo de Kroos sobre Pere Milla.

Lastrado ya a causa sus numerosas ausencias por diferentes lesiones musculares y el dichoso covid, ese virus asesino que no se muere nunca, el Elche sufrió pronto la lesión de Tete Morente tras un intento de cortar un contragolpe que conducía Casemiro. Le sustituyó Fidel y fue quien, precisamente, cerca del descanso dibujó un centro perfecto que cabeceó Lucas Boyé para el sorprendente 0-1. Fue la única distracción grave reprochable a los locales en ese primer acto.

Quedaba toda la segunda parte por delante, un mundo con el Madrid enfrente, y más en el Bernabéu. Se reanudó el choque con más lío. De Burgos indicó penalti tras una caída de Hazard, pero el VAR le instó a revisar la jugada y a corregir porque no hubo derribo al belga. Estaba mucho más cómodo el Elche y más impreciso y ansioso el Madrid que en el primer período. Además, sufrió la lesión de Benzema a falta de poco más de media hora.

Se marchaba un jugador con una influencia devastadora en el ataque del Real Madrid, quizá el más en forma de las grandes ligas, y Jovic afrontaba otra oportunidad para reivindicarse. Nada cambiaba y Carletto buscó alteerar el guion y reactivar al líder con Rodrygo en lugar del metrónomo Kroos. El Elche se sentía comodísimo, pero aún podía acusar el vértigo de verse ganador en el Bernabéu. Había mucho cansancio físico y mental, con esos 120 minutos coperos tan recientes. El Elche encontró otra jugada aislada, con gran manejo de Boyé y enorme definición de Pere Milla.

Apeló de nuevo el Madrid a la heroica, virtud que forma parte de su idiosincrasia, acortó distancias de penalti, transformado por Modric tras mano de Pere Milla indicada a instancias del VAR. Pudo haber otra pena máxima por mano clara de Verdú, pero a estas alturas ya nadie entiende nada. Se llegó a los cuatro a descuento y Militao rescató un punto para el líder tras un centro soberbio de Vinicius. Jornada de locos. ¡Viva el fútbol!