Grupo E / Jornada 3

La Real Sociedad sigue con paso firme por Europa

Un golazo de David Silva y un remate de Aritz a centro de Brais Méndez dan la victoria a los de Imanol, que dominaron al Sheriff

JON MUNARRIZ

Es pronto para pensar que el trabajo está hecho, pero la Real Sociedad cerró la primera vuelta de la fase de grupos de la Europa League con pleno de victorias y encarrila su presencia en la siguente fase. Los hombres de Imanol Alguacil se deshicieron de un Sheriff que dio más guerra de la esperada hasta el primer gol y la expulsión de Kyabou a la hora de partido.

El partido comenzó sin grandes sorpresas. La Real dominó el primer tiempo, dueña y señora del balón, aunque no fue capaz de convertir esa superioridad en ocasiones. El conjunto moldavo salió con un planteamiento defensivo y sabiendo que sus oportunidades pasaban por aprovechar los espacios atrás del conjunto 'txuri-urdin'.

Dicho y hecho. El Sheriff plantó una telaraña de jugadores en el centro del campo que complicó mucho el juego interior de Silva, Brais Méndez, Merino, Kubo y compañía. Sin embargo, eso no impidió que las mejores ocasiones de la primera mitad corriesen a cuenta de Silva, que rozó el primero en un tiro de falta desde la frontal, y Brais, con un remate a bocajarro que el gallego no esperaba y que no consiguió meter entre los tres palos.

0 Sheriff

Koval, Pernambuco (Ouattara, min. 66), Zohouri, Kiki, Radeljic, Rasheed, Diop, Kyabou, Badolo, Vizeu (Kpozo, min. 77) y Atiemwen (Mudasiru, min. 66).

2 Real Sociedad

Remiro, Álex Sola (Arambarri, min. 69), Aritz, Pacheco, Diego Rico, Guevara, Merino (Illarramendi, min. 77), Brais Méndez (Turrientes, min. 77), Silva (Carlos Fernández, min. 69), Kubo y Sorloth (Karrikaburu, min. 81).

  • Goles: 0-1: min. 53, Silva. 2-0: min. 62, Aritz.

  • Árbitro: Harald Lechner (Austria). Amonestó a Álex Sola, Atiemwen y Kyabou, en dos ocasiones, por lo que fue expulsado en el minuto 61.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de la Europa League, disputado el estadio Zimbru de Chisinau (Moldavia).

Pese a todo, el buen orden que mantuvo el Sheriff en defensa no lo trasladó a la fase ofensiva. Fue un conjunto de individualidades, una anarquía absoluta que complicó a la Real el análisis del rival. Los últimos minutos de la primera parte se volvieron de lo más loco y la Real perdió el dominio, y hasta la tranquilidad. Los moldavos tuvieron un par de ocasiones que metieron el miedo en el cuerpo, pero Remiro respondió con solvencia.

Otra historia

La segunda mitad fue otra historia. La charla de Imanol en los vestuarios surtió efecto y los futbolistas saltaron al verde decididos a volcarse en ataque y no entrar en el toma y daca que proponía el Sheriff. La Real siguió moviendo rápido el balón en campo rival. Uno de esos balones ha llegaron a Sorloth, quien dejó la bola en el borde del área para que Silva quitase las telarañas de la portería defendida por Dumitru Celeadnic.

El gol lo cambió todo. La Real se quitó de encima la presión y el Sheriff vio como la posibilidad de rascar algún punto se complicaba. De hecho, esa opción se volvió casi imposible pocos minutos después, cuando Kyabou vio la segunda amarilla tras arrollar a Álex Sola. Esa falta lateral se convirtió casi en un penalti para la Real. El guante que tiene en el pie Brais Méndez hace siempre que estas jugadas sean ocasiones claras para los 'txuri-urdin' y volvió a demostrarlo. El gallego puso un pase milimétrico al centro del área que Aritz Elustondo no desaprovechó, anotando el gol de la tranquilidad.

Con dos goles de ventaja y un rival menos, Imanol pensó en la Liga y dio descanso a sus grandes nombres y la oportunidad a los jugadores de reserva. Lo más destacado fue volver a ver a Carlos Fernández vistiendo la elástica blanquiazul y compartiendo delantera con Karrikaburu.

La Real sigue dando continuidad a su buena racha fuera de casa en Europa. Ya venció en Mánchester y cumplió también en la salida a Moldavia. Pleno de victorias, nueve puntos, y la sensación de tener pie y medio en la siguiente ronda.