Unai Emery, manteado por sus jugadores tras la conquista de la Europa League. / reuters

Análisis

Emery, el metódico míster Europa League

El técnico vasco suma su cuarto título en la segunda competición continental, que ya conquistó hasta tres veces consecutivamente con el Sevilla, y es el mejor entrenador en la historia del torneo

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

Unai Emery es un técnico metódico. Prueba de su trabajo incansable en el ámbito táctico la dan las palabras del técnico vasco tras la victoria de su Villarreal ante el Manchester United en la final de la Europa League. Cuestionado por las claves de su éxito en la competición y el papel de la fortuna en el triunfo, el preparador de Fuenterrabía recurrió a un ejemplo gráfico de su labor previa al partido: «¿Mi cuarta Europa League? 17 partidos he analizado en la última semana del Manchester United. Es trabajo. Nada más».

Ningún entrenador hace ya sombra a Emery en el palmarés de la segunda competición continental. Su póquer - tres títulos con el Sevilla en 2014, 2015 y 2016, además del actual con el Villarreal- no tiene parangón. Solo el italiano Giovanni Trapattoni estaba hasta el miércoles a la altura, con dos coronas con la Juventus en 1977 y 1993 y otra más con el Inter de Milán en 1991. Por detrás, Simeone, Mourinho, Benítez y Juande Ramos, todos con dos conquistas.

Y es que la labor de Emery con equipos poderosos, pero un escalón por debajo de la elite europea, está fuera de toda duda. El que fuera jugador de la Real Sociedad, el Toledo o el Racing de Ferrol inició su carrera en los banquillos en el Lorca, donde colgó las botas. Tras subir al equipo murciano a Segunda en la campaña 2004-05, estuvo a punto de repetir hazaña, pero esta vez en la categoría de plata, en la 2005-06. Los méritos le abrieron las puertas del banquillo del Almería, con el que logró el ascenso a Primera en 2007 y una holgada permanencia en el curso 2007-08.

Semejante trayectoria inmaculada le situó ya en el fútbol de primer nivel, con una estancia en el Valencia desde 2008 a 2012 que se saldó con hasta tres clasificaciones consecutivas para la Champions, un logro que en Mestalla no valoraron en su justa medida. Un paso infructuoso, el primero de su carrera en los banquillos, por el Spartak de Moscú dio paso a la gran etapa del Sevilla, que comenzó en 2013. En el Pizjuán comenzó el idilio de Emery con la Europa League, con tres títulos consecutivos entre 2014 y 2016, un hito sin precedentes.

Luego llegarían dos etapas en clubes de prestigio. La primera en el todopoderoso Paris Saint-Germain de Neymar y luego también de Mbappé. En dos temporadas, los parisinos se hicieron con siete de los ocho títulos nacionales -solo se les escapó la Ligue 1 de la campaña 2016-17 en favor del Mónaco-, pero naufragaron en Champions, con dos eliminaciones en octavos frente al Barça y el Real Madrid.

En el Arsenal, Emery tuvo la complicada misión de asumir la dirección técnica del club tras la salida de Arsène Wenger después de más de dos décadas, y aunque volvió a una final de la Europa League en 2019, perdida esta vez frente al Chelsea, no pudo evitar la destitución a mitad de la campaña 2019-20, antes de un regreso a la Liga a través del Villarreal que ha resultado todo un éxito, con el primer trofeo oficial en la historia del 'submarino amarillo'.