Los jugadores del Sheriff celebran su victoria en el Bernabéu. / Juan Medina (Reuters)

Grupo D | Jornada 2

El Real Madrid se pega un tiro ante el Sheriff

El modesto conjunto de la liga moldava asalta el Bernabéu y firma otra noche para el bochorno de los blancos en su competición fetiche

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

El miedo escénico, que tantas víctimas se cobró en el pasado entre quienes visitaban el Santiago Bernabéu en competición europea, se ha vuelto contra su dueño de un tiempo a esta parte. Pisar el feudo del Paseo de la Castellana en su torneo fetiche se ha convertido ahora en un auténtico tormento para el trece veces campeón del continente. Así lo descubren sus números. Solo cinco victorias en las trece últimas citas en su otrora fortín evidencian que tiene un problema de los gordos. Hasta el modesto Sheriff de la desconocida liga moldava logró asaltarlo la noche en que el coliseo merengue volvió a escuchar la música de la Champions 580 días después. Se le subió a las barbas como en campañas anteriores hicieran el CSKA, el Brujas o el Shakhtar. Y se llevó la victoria con oficio, desparpajo y las necesarias dosis de suerte. Hazaña histórica para unos e histórico bochorno para otros.

Un golazo de Thill cuando el Real Madrid pugnaba por la remontada redondeó un resultado que dará la vuelta al mundo. Por el calibre del derrotado y, sobre todo, por la osadía del triunfador, un equipo que ya tocó el cielo entrando por primera vez en la fase de grupos y que, no contento con ello, lidera con pleno de puntos en las dos primeras jornadas un grupo que parecía hecho para que los blancos campasen a sus anchas, más allá de la amenaza del Inter. La escuadra italiana tampoco termina de despegar y dio oxígeno al conjunto de Carlo Ancelotti empatando frente al Shakhtar en Ucrania. Menos mal, porque de otro modo la situación empezaría a adquirir tintes dramáticos.

La diferencia de calidad entre los oponentes era abismal, pero el Sheriff demostró que en el fútbol no hay nada que se pueda dar por sentado con un alarde de gallardía. Plantó la defensa bastante adelantada y complicó desde el primer momento al Real Madrid. Su hoja de ruta pasaba por pillarle desprevenido a la contra y dio la estocada pronto, con un centro de Cristiano desde la izquierda para que Yakhshiboev cabecease a placer. Ni en sus mejores sueños podía haber cavilado un mejor guion. El gol hizo saltar todas las alarmas en el Bernabéu. Y otro despiste, en este caso de Courtois, colocó al respetable merengue al borde del soponcio. A Yakhshiboev se le fue el disparo por un pelo, pero el aviso era de los serios.

1 Real Madrid

Courtois, Nacho (Rodrygo, min. 65), Militao, Alaba, Miguel Gutiérrez (Kroos, min. 65), Casemiro (Modric, min. 65), Camavinga, Valverde, Hazard (Jovic, min. 65), Vinicius y Benzema.

2 Sheriff

Athanasiadis, Costanza, Arboleda, Dulanto, Cristiano, Thill, Addo, Traoré, Kolovos (Nikolov, min. 90+1), Castañeda (Julien, min. 77) y Yakhshiboev (Bruno, min, 57).

  • Goles: 0-1: min. 24, Yakhshiboev. 1-1: min. 64, Benzema, de penalti.1-2: min. 89, Thill.

  • Árbitro: Lawrence Visser (Bélgica). Amonestó a Arboleda, Casemiro, Addo, Dulanto, Ancelotti y Jovic.

  • Incidencias: Partido de la segunda jornada del grupo D de la Liga de Campeones, disputado en el Santiago Bernabéu ante unos 23.000 espectadores

Tocado en su orgullo, y tras minutos en los que fue un manojo de nervios, el Real Madrid reaccionó por fin con furia. Vinicius, Nacho, Benzema, Hazard y Casemiro encabezaron el asedio, pero entre la falta de puntería y las buenas respuestas de Athanasiadis, el Sheriff logró irse al descanso con ventaja. Asombroso.

Quien perdona, paga

Ancelotti mantuvo los cromos tras el paso por la caseta, pero comenzó a sacudir el avispero por si había que acudir a urgencias. Su equipo redobló el ímpetu frente a un Sheriff acantonado pero que salía con fuego en cuanto tenía un resquicio. Al Madrid comenzaban a poderle las prisas. Los centros laterales no son precisamente el mejor de sus recursos, pero a ellos acudió con demasiada frecuencia.

Contra esa vía se revolvían Vinicius y Hazard, empeñados en proponer por dentro. El belga trata de recuperar el terreno perdido a sus 30 primaveras. El brasileño lidera con fe infinita y arrojo a sus 21 años. Una incursión de este último sacó al Real Madrid del hoyo. Addo no tuvo más remedio que derribarle en el área. Benzema ajustició a la escuadra desde los once metros para superar a Raúl y colocarse, con 72, como el cuarto máximo goleador histórico de la Champions en solitario.

Tuvo Vinicius el segundo a pase de Camavinga, pero Athanasiadis respondió con bravura, la misma que le permitió salvar con la cara un remate a quemarropa de Modric poco después. Para entonces Ancelotti ya había prescindido de los laterales para poner toda la artillería sobre el verde. Con Rodrygo, Jovic, Modric y el recuperado Kroos sumando fuerzas con Benzema y Vinicius, el Real Madrid mantuvo el zafarrancho de combate. Pero perdonó y lo pagó. Thill cazó un balón al borde del área y lo puso en la red. Otro desastre que pasará a los anales.