Salah marca el primer gol del Liverpool. / EP

Octavos | Ida

El Liverpool saca tajada de los regalos del Leipzig

Salah y Mané ajustician al conjunto de Nagelsmann, demasiado blando en defensa para hacer frente a un adversario vertical y comprometido

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Un par de fallos groseros del Leipzig, impropios de un equipo que aspira a formar parte de la élite europea, sacaron al Liverpool de la depresión en la que le ha sumido su mala marcha en la Premier League y permitirán al conjunto de Jürgen Klopp afrontar la vuelta con todo a favor para sellar el pasaporte a cuartos de la máxima competición continental. Primero Salah y luego Mané acuchillaron a un adversario extremadamente frágil en defensa para sostener la atractiva propuesta de Julian Nagelsmann, cuyas burbujas ofensivas se vieron reducidas esta vez a unos cuantos zarpazos sin premio en el destierro de Budapest motivado por la pandemia.

La conexión española del Leipzig había asestado el primer manotazo, con un centro de Angeliño y un remate en plancha de Dani Olmo que repelió el palo. Fue apenas un espejismo, porque restablecido del soponcio inicial, el Liverpool se apoderó pronto del partido y amenazó la portería de Gulacsi con asiduidad, aprovechando los desajustes de una zaga sin jerarquía. El cancerbero húngaro, que pasó seis años en la nómina del club de Merseyside aunque sin llegar a debutar en Anfield, tuvo que batirse a fondo ante las acometidas de los 'red', que recuperaron por momentos esa endemoniada verticalidad que les convirtió en amos del continente y señores de la Premier hace apenas un suspiro.

Pese a las múltiples bajas con que concurrió al Puskas Arena, la escuadra de Klopp dominó con una presión abrasiva en el centro del campo que le permitió cortocircuitar la salida del Leipzig, achantado ante el ardor de su rival, que ofreció una propuesta vibrante a la que solo le había faltado eficacia en los últimos metros para irse por delante ya al descanso, especialmente en un mano a mano que Gulacsi le ganó a Salah tras un gran pase de Alexander-Arnold.

0 Leipzig

Gulacsi, Mukiele (Orban, min. 64), Klostermann, Upamecano, Angeliño, Adams, Haidara (Poulsen, min. 64), Kampl (Hee-Chan Hwang, min. 73), Sabitzer, Dani Olmo y Nkunku.

2 Liverpool

Alisson, Alexander-Arnold, Kabak, Henderson, Robertson, Wijnaldum, Thiago (Oxlade-Chamberlain, min. 72), Jones, Salah (Williams, min. 90), Firmino (Shaqiri, min. 72) y Mané.

  • Goles: 0-1: min. 53, Salah. 0-2: min. 58, Mané.

  • Árbitro: Slavko Vincic (Eslovenia). Amonestó a Haidara, Mukiele, Nkunku, Angeliño, Kabak, Dani Olmo y Henderson.

  • Incidencias: Partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el Puskas Arena de Budapest a puerta cerrada.

El Leipzig notó mucho la ausencia de Laimer y le faltó profundidad por los costados, pese al buen desempeño de Angeliño. Con todo, pudo abrir el marcador a vuelta de vestuarios con un balón filtrado por Dani Olmo a Nkunku, pero Alisson, en el ojo del huracán por sus errores ante Manchester City y Leicester, se redimió con una buena salida.

El que no perdonaría sería el Liverpool, que aprovechó una pésima entrega de Sabitzer para que Salah encarrilara el duelo marcando a placer. Minutos después sería Mukiele el que abriría pista a Mané para doblar la renta 'red' con otro error grueso. A partir de ahí, el partido fue un quiero y no puedo por parte del Leipzig, que se consumió entre la precipitación propia y el orden de un rival que encontró un oasis en una temporada marcada por la adversidad.